Rubén Paniceres

Bang! Bang! La novela popular resurge

Texto: Rubén Paniceres /

La prestigiosoa editorial Akal acaba de publicar, en edición de bolsillo, ¡Bang, Bang, estás muerto!, una magnífica antología de novelas populares en, nada más y nada menos que cuatro volumenes.

Si decimos que se ha editado recientemente una antología de escritores españoles de novela policíaca  que incluye, entre otros, trabajos de Juan Gallardo Muñoz, Luis García Lecha, Miguel Oliveros Tovar, Antonio Viader, Francisco Caudet Yarza, Antonio Vera Ramírez, Alfonso Rubio Manzanares o Victoria Rodoreda, puede que a la mayoría del publico esos nombres  y apellidos no le digan mucho. Pero si delante de esos nombres reales se manifiestan los seudónimos de Donald Curtis, Clark Carrados, Keith Luger, Alexis Barclay, Frank Caudett, Lou Carrigan , Alf Manz o Vic Logan, a un sector  bastante más amplio del personal, le traerán a la memoria las novelas de quiosco dedicadas al género criminal que publicaban editoriales como Bruguera, Rollan, Dólar o Toray, entre otras, y que durante finales de los 50 y mediados de los 70 fueron un medio de evasión ( completamente valido) a la mediocre y rancia cultura que el tardo franquismo quería imponer.

El españolito de a pie estaba agobiado por un asfixiante baturrillo compuesto por abominaciones como la edificante –y católica, como no- literatura juvenil de Rafael J. Salvia; las  ingeniosas comedias de Alfonso Paso o de un Miguel Mihura, sombra del gran autor que fue, en su decadencia de Ninettes y otras bagatelas parisinas. Sin olvidar la  narrativa de denuncia social perpetrada por curitas cañón, como José Luis Martín Vigil. Al mismo tiempo,  José María Pemán alegraba las noches  catódicas desde el único canal de televisión nacional (al menos para gran parte de España) narrándonos los chistes y chirigotas de El Séneca. Y, siempre quedaba la opción de ir al cine a endulzarse la vida con películas protagonizadas por cantarines infantes, cómicos descerebrados, a menudo en taparrabillos y calcetines,  o entrañables abuelitos con boina que les solucionaban la vida a las familias que, por supuesto, eran todas  la  gran familia.

Para quien vivió su infancia y primera adolescencia en ese repugnante panorama, colecciones de quiosco centradas en el suspense como Servicio Secreto (iniciada en 1950, con más de miltítulos en su repertorio); Punto Rojo (que abarcó su singladura de 1962 a 1986); Enviado Secreto (1967), -todas ellas de Editorial Bruguera-, representaban un soplo de aire fresco, una posibilidad de escape del obsoleto huis clos nacional católico que nos permíta viajar a urbes incógnitas –Chicago, Nueva York, Londres o Paris-, exóticos confines de Africa, Asia o América y vivir, de manera vicaria, las más extraordinarias aventuras en la piel de  duros detectives privados, incorruptibles policías o indestructibles agentes secretos. En estas colecciones -y muchas otras como F.B.I (iniciada en 1950)  publicada por Rollan; Brigada Secreta(1951/1955) de editorial Toray; C.I.A(1951/56) de Dólar; ZZ7(1968) de Rollan- encontrábamos las novelas de los autores arriba citados y de otros gigantes de la cultura popular como Silver Kane (Francisco González Ledesma), Peter Debry(Pedro Debigrode Dugi), Burton Hare (José María Lliró), Eddie Thorny(Eduardo Guzmán), o Ross M. Talbot (Rosa María Núñez Gonzalez) entresacados de una larga lista que sería just, aunque prolijo, enumerarlos a todos y todas.

En cualquier caso, todos ellos, y algunos más, los podemos encontrar en la antología, compuesta por cuatro volúmenes, ¡Bang, Bang, estás muerto! publicada por Akal, en edición de Moncho Alpuente y Luis Conde. Cada autor tiene una novela  que se estima representativa, sea porque fue publicada en colecciones de gran difusión y relevancia- Punto Rojo y Servicio Secreto son el principal yacimiento  del que se abastece la presente miscelánea- o por ser un jalón del título más popular de un determinado escritor. Este puede ser el caso de Alexis Barclay que con BANG, agente OOO (publicada inicialmente por Ferma en 1966 y continuada mas tarde, en 1968 por Euredit y por Producciones Editoriales, en 1980) ofrecía una imaginativa revisión del universo de James Bond, agitando un combinado de múltiples géneros( ciencia ficción, terror, serie negra, relato de espías, aventura exótica…).

Francisco González Ledesma o Silver Kane

Francisco Caudet Yarza, alias Frank Caudett (otros pseudónimos serían Kenneth Cooper, Frankie Cauyarz, Mark Brown o Derek Donovan), era un deconstructor de la narración de bolsillo.  A menudo, entablaba un diálogo con el lector, recordándole de forma confidencial que la aventura que estaba leyendo no era, después de todo, nada más que una novelucha que su autor fabricaba con la sana intención de ganarse unos duros, reconociendo, en ocasiones, con todo el desparpajo del mundo, que se perdía en el envés (que no en el revés de la trama), por estar escribiendo otras novelas al mismo tiempo. Caudett exhibía una fanfarronería machista, enjuiciada en nuestros días como políticamente incorrecta, pero que en el fondo era una burla encubierta de una cultura masculina basada en la testosterona (como se ve en sus aportaciones para Enviado Secreto).

Sello de la colección F.B.I

 Pedro Debrigode Dugi, alias Peter Debry, es una de las personalidades con  singladura  más dilatada entre los autores presentes en esta recopilación. Nacido en 1914 de madre corsa y padre francés, Debrigode fue, durante la guerra civil, militar en el bando nacional  y estuvo a punto de ser fusilado por los franquistas, acusado de espía republicano. Pedro Debrigode Dugi fue siempre un individuo que iba por libre. Él mismo se definía así: «No soy ni rojo, ni azul. Soy un cachondo y la política me tiene sin cuidado».

A la izquierda Pedro Debridogi.

En los años 40, con el seudónimo de Arnaldo Visconti, Debrigode Dugi  escribió la novelística de piratas más popular de la narrativa española con obras como El Pirata Negro o Diego Montes. En el campo de la literatura policíaca creó en 1944, bajo la firma de Red Colt, a  El fantasma  y a Red Colt, el ametrallador que puede verse como un precedente del Punisher de la Marvel. Según su colega, González Ledesma, era un hombre muy culto, que dominaba varios idiomas, incluso las variedades dialectales del hampa. Lo que le sirvió para ser traductor de algunos de los clásicos del polar francés, como Cuidado con la pasta de Albert Simonin. Muy apreciado por los correctores de estilo y por los linotipistas- a los que, agobiado por los fatídicos plazos de entrega del novelista popular, más de una vez llegó a dictarles  el texto de sus novelas. Ssu estilo era límpido, sin erratas ni faltas, con un correcto uso del castellano.  En los años 50 y 60 publica innumerables novelas del Oeste -bajo el alias de Chas Logan– y policiales con los seudónimos de Peter Briggs y Peter Debry para colecciones como Brigada Secreta,  C.I.A, Punto Rojo, Servicio Secreto, etc. Aunque en España es un aúténtico desconocido, Peter Briggs es  un autor muy valorado en Alemania, donde la critica germana ha llegado a calificarle como uno de los mejores autores de todos los tiempos de la literatura popular española.

Juan Gallardo Muñoz o Donal Curtis o Curtir Garlan, o…

Juan Gallardo Muñoz, alias Donald Curtis, Curtis Garland y un largo etcétera, es uno de los más polifacéticos hacedores de la ficción popular. Ha tocado todos los géneros: ciencia ficción, western, policíaco, superespías, terror …. Desde su debut en 1953 , con La muerte elige, ha publicado alrededor de 2000 títulos. Nacido en 1929 y aún activo como escritor (en 2011 publicó la novela policíaca Las oscuras nostalgias), en su trayectoria vital podemos destacar sus sucesivas experiencias como crítico de cine, actor shakespeariano, dibujante, y guionista de  películas de la vanguardia barcelonesa  como No dispares contra mi (José María Nunes, 1961) o rarezas psicotrónicas como Sexy Cat (Julio Pérez Tabernero, 1973). La obrita contenida en la antología ¡Bang, Bang. Estás muerto!, bajo el título Flores en tu funeral, puede ser una introducción para conocer al creador de pequeñas obras maestras como  Bonnie y Clyde (1969) para la colección de Los intocables de Editorial Rollan o la serie  M-31 contenida en la colección F.B.I club (1965).  En 2009 se editó su autobiografía Yo, Curtis Garland.

 Antonio Vera Ramírez, alias Lou Carrigan, fue el creador, en el año 68, de la más sexy súper espía de la literatura de género (con permiso de Peter O´Donnell y su simpar Modesty Blaise), Brigitte Monfort, más conocida por “Baby”,  la mujer más bella del mundo (según repetía, ella misma, de novela en novela). Agente de la  Agencia Central de Inteligencia, vulgo la C.I.A, Brigitte o Baby, si prefieren, solía enfocar sus misiones desde una óptica muy personal, y, no pocas veces, sus intereses y los de “el nuevo orden mundial” eran divergentes.  A lo largo de 500 títulos, Carrigan demostró tener una fértil imaginación y sus novelitas fueron una iniciación al erotismo para más de uno. A parte de esta larga saga, Antonio Vera escribió numerosos títulos de diversas temáticas, pero siempre descollando en la variante criminal. Su novela La cucaracha es una de las más agradecidas de esta edición.

 Parecería que en el campo de la literatura de quiosco, las mujeres quedarían confinadas al ghetto de la novela sentimental o rosa. Nada más falso. Ha habido excelentes autoras de ciencia-ficción, espionaje o  suspense. Rosa Maria Núñez alias Ross M. Talbot y Victoria Rodoreda Sayol, alias Vic Logan nos brindan dos magnificos ejemplos en la presente compilación.

Los Guerreros de la niebla de Talbot es un exponente del viet noir (expresión  con que gusta  denominar el compañero Jesús Palacios, a la narrativa policial que tiene a la guerra de Vietnam como telon de fondo) y tambien un relato de feroz amor/ odio, así como una critica adelantada -el texto esta fechado en 1968- contra la intervención americana en el sureste asiático. Por su parte, Vic Logan nos brinda con Un crimen  y.. mucha imaginación, una  turbadora profecía sobre el futuro de la literatura devenida en un producto de marketing informatico. Sin duda este título sirve de recordatorio a la indiscutible calidad de una autora- desgraciadamente fallecida en 2010- que destacó tambien en el campo de la sf bajo el seudónimo de Marcus Sidereo.

Son otros muchos los autores presentes en  ¡Bang, Bang, estás muerto! Nombres como los de  Miguel Oliveros Tovar, alias Keith Luger, autor de cientos de novelas  de todas las temáticas, así como de obras de teatro y guiones cinematográficos, que llego a ser, según la UNESCO, uno de los escritores españoles más traducidos en el mundo. Francisco Gonzalez Ledesma, en el  num 41 de Cuadernos del Norte, dedicado a la novela negra,  consideraba que “en todas sus obras había pinceladas de humor dignas de la mejor comedia británica” El ya aludido Antonio Viader, alias Alexis Barclay; Eduardo Guzmán, alias Eddie Thorny, anarquista represaliado por el régimen franquista, que encontró en la narrativa popular su medio de subsistencia ante un medio hostil; Francisco Cortés (Frank McFair); Jordi Gubern (Mark Halloran); Félix Martínez (Fel Marty) o el talentoso émulo de Mickey SpillaneJosé María Lliró (Burton Hare), demuestran su buen hacer en distintas secciones de los cuatro volúmenes.

Por nuestra parte, sólo nos queda valorar positivamente esta propuesta de Akal y desear sucesivas entregas donde se encuentren algunos de las firmas que se han echado a faltar en esta antología (Marcial Lafuente Estefanía o José Mallorquí). Solo lamentar  la excesiva sobriedad en la presentación de los ejemplares. Señores, si se quiere recobrar la magdalena proustiana de la novela de quiosco, las portadas con chillones colores formaban parte de su encanto y es una pena que hayan sido obviadas, limitándose a unas tristes reproducciones en blanco y negro. Pero en fin, al menos los textos están ahí y eso ya es mucho.

3 pensamientos en “Bang! Bang! La novela popular resurge

  1. Pingback: Perros viejos con nuevos collares: NEVILLE. | Esbilla cinematográfica popular

  2. Pingback: 10. As novelas de quiosco ‹ A Viaxe de Gagarin

  3. Pingback: Los escritores españoles se atreven con todo - Letras Inquietas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s