Pablo Batalla Cueto

La suela de la bota de Atatürk: los confines del imperio otomano en el CCAI

Una fotografía de un candado oxidado puede no llamar excesivamente la atención y, sin embargo, ser la punta del iceberg de una historia apasionante.

Cerca de la boca egea del estrecho de los Dardanelos, en Turquía, pero no lejos de las costas griegas, se yerguen dos pequeñas islas llamadas Imbros y Ténedos. Pertenecen a la República de Turquía desde 1923. En aquel año, la firma del tratado de Lausana, que puso fin a una largua guerra greco-turca, dispuso, además de las fronteras definitivas entre los dos países, una estricta política de intercambio de poblaciones, consistente en el traslado a Grecia de las minorías griegas que vivían en territorio turco y en idéntica mudanza de comunidades turcas en suelo griego a Turquía. Con una excepción: las poblaciones mayoritariamente griegas de Imbros y Ténedos, otorgadas a Turquía, no serían obligadas a emigrar.

Se concedió a Imbros y Ténedos un cierto grado de autogobierno y de autonomía cultural, pero el gobierno turco no tardó en incumplir el tratado. Una agresiva política de expropiaciones e instalación de colonos turcos, e incluso la reubicación en Imbros, en los setenta, de un penal de alta peligrosidad, han ido espantando y haciendo menguar poco a poco a la comunidad isleña griega; sin embargo, ésta no ha podido ser aniquilada completamente. Como los galos de Astérix, los griegos de Imbros resisten ahora y siempre al invasor. Quedan unos cien.

La cartela anexa a una de las imágenes de candados y puertas cerradas que forman parte de una de las tres partes que componen la sencilla exposición Viaje a los confines del imperio otomano (hasta el 15 de octubre en la segunda planta del Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón) explica que pertenecen a viviendas de Imbros, y que los actuales poseedores pueden legarlas a sus hijos sólo si éstos son turcos: en caso de no ser así, perderán sus posesiones después de noventa años, momento en el cual pasarán a manos del estado turco.

En otra de las paredes de la sala del Antiguo Instituto que alberga la exposición, otra fotografía con mucha más chicha de lo que parece muestra un anodino monumento de mármol.

El pie de foto nos remite al holocausto armenio. Este genocidio, el segundo más estudiado de la historia después del judío, tuvo lugar en la década de 1910, y supuso la aniquilación, durante el gobierno de los Jóvenes Turcos en el imperio otomano, de entre un millón y dos millones de civiles armenios. A pesar de la demostración fehaciente de los hechos realizada por historiadores internacionales solventes y reconocidos, que ha llevado incluso a algunos países, como Francia, a penalizar legalmente la negación de tal holocausto, el gobierno turco siempre se ha negado a reconocer los hechos. En la zona de población armenia que permanece bajo dominio turco hay muchos monumentos como el de la imagen, refiere la cartela, dedicados a subvertir la historia documentada homenajeando a turcos supuestamente asesinados por armenios durante el mismo período.

Contigua a la dedicada a los armenios, otra zona de la exposición se consagra a otro pueblo oprimido, reprimido y cuasisuprimido por la bota incorrupta de Atatürk (padre de la república turca contemporánea, hoy omnipresente en retratos que cuelgan de prácticamente todas las paredes del país): el kurdo. Una de las imágenes muestra un mar de piedras como espolvoreadas sobre la verdísima hierba de un hermoso valle. En una de esas rocas hay escrito un graffitti, que, se nos explica, reclama la independencia del Kurdistán.

Más allá, el monte Ararat se eleva rotundo, excelso, majestuoso, con su corona de nieves perpetuas abrazada a la larga cumbre sobre la que la Biblia asegura que se posó el arca de Noé después del diluvio. El mundo podría ser un lugar tan hermoso en el que vivir…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s