Rubén Paniceres/Víctor Guillot

El CICA recuerda a Chris Marker en noviembre

Tras la muerte, el pasado 29 de julio, del realizador francés Chris Marker, el Centro de Interpretación del Cine en Asturias, con la colaboración inestimable del Casino de Asturias, organiza un ciclo que repasa, cada viernes de noviembre, la obra singular de uno de los cineastas más desconocidos en España y que, sin embargo, renovó la mirada cinematográfica abundando en el concepto del cine como ensayo y reflexión del pasado siglo XX.

Cineasta, cronista, ensayista, pensador de los avatares del siglo XX. El pasado 29 de julio fallecía en París el documentalista Chris Marker, a la edad de 91 años. El caso es que resulta muy dificil buscar una definición exacta de lo que fue Marker a lo largo del pasado siglo, porque todo lo anterior se queda corto cuando uno descubre su obra. De algún modo, siempre se podría añadir un adjetivo más y no sería suficiente. Es posible que esta insuficiencia de adjetivos se deba a que su obra trató siempre de desvelar la verdad que se escondía en la imagen, subordinando su poder a una mirada subjetiva, recurriendo en todo caso a la poesía, a la duda y a la idea para demostrar que la imagen es también un espacio donde se puede poner en cuestión cualquier verdad. En definitiva, la imagen es un espacio visual para la guerra de las ideas, como lo son también la palabra escrita o la música.

Ciertamente, mientras otros directores como Resnais, más lírico, o Godard, más político, se sometían a la fascinación de la imagen, bien para componer un poderoso relato sobre condiciones humanas diversas, descomposiciones de géneros o manifiestos políticos varios, en el caso de Marker hay una voluntad clara por determinar, nunca de manera definitiva, qué es verdad y qué es mentira, ya bien sea en la crónica política, en el testimonio personal, la memoria sentimental, el documento histórico o el puro relato ficcional. En el cine, nos dirá Marker como un Baudrillard cinematográfico, todo es susceptible de ser un hermoso simulacro, que deja en la conciencia del espectador el resquemor de que en toda ficción, en todo ensayo o documento, se acumula una molécula de verdad susceptible de tornarse en extraña falsedad, y viceversa.

Chris Marker nació en Neuilly-sur-Seine (Francia) el 29 de julio de 1921. Ejerció de crítico de cine en los primeros pasos de la legendaria revista Cahiers du Cinéma y en 1954 se convirtió en uno de los pioneros de la edición moderna al fundar y dirigir la colección Petite Planète, que revolucionaba el libro-reportaje. Debutó en el cine con Olympia 52 (1952), sobre los Juegos Olímpicos de Helsinki, al que siguió Les Statues meurent aussi (1953), obra ésta correalizada con Alain Resnais y que reflexiona sobre los efectos de la colonización en el arte africano. Sus imágenes fueron censuradas en Francia hasta 1963, pero ya la crítica había incluido a Marker, junto a Resnais, Agnès Varda, en el grupo Rive Gauche, que trataba de abrir una vía literaria y documental en el cine.

Con Dimanche à Pekin (1956) inició sus relatos de viajes, el aunténtico género reinventado por Marker, donde cabe destacar Description d´un combat (1960), sobre Israel y los kibutz, Cuba sí (1961), retrato del país durante los primeros años del castrismo, y, sobre todo, Lettre de Sibérie (1958), un viaje sentimental de muchos miles de kilómetros cuyo resultado no se parecía en nada a los documentales realizados por anteriores viajeros; una superposición de imágenes filmadas por él mismo, fotografías, grabados, dibujos animados y texto. André Bazin, tratando de definir la originalidad de la obr,a acuñó el término «ensayo documentado por el filme: ensayo a la vez histórico y político, aunque escrito por un poeta». Esa voluntad ensayística está presente en toda la obra del cineasta: encontrar para cada película un dispositivo nuevo, una forma nueva.

Fue a partir de los años 50 cuando Marker, junto a otros cineastas, abren nuevas perspectivas al cine-ensayo (George Franju con Le sang de bêtes, 1949, o Alan Resnais con Van Gogh, 1948). Como indica Mercedes Álvarez, en un obituario publicado el 5 de agosto en el diario El País, «con el recuerdo de la guerra aún sin cauterizar, se estaban produciendo en el seno de esa nueva generación de cineastas debates terribles en torno a una ética y una política de las imágenes». Para Marker,  escribir y filmar sobre la memoria de los campos de concentración se convirtió en una obsesión, casi en su único problema, llegando a una conclusión similar a la de Jorge Semprún o Primo Levi en el campo de la literatura. No basta el testimonio para contar. Solo a través de la palabra literaria y la memoria el mundo podrá creer lo que sucedió verdaderamente allí.

Marker se situaría frente a los supuestos del cinema-verité de esos años y frente al mito de la objetividad documental, adoptando en adelante un punto de vista subjetivo con el que logró esquivar los rígidos tics del cine militante e ideologizado. De la caduca militancia siempre le salvaron sus dos armas principales: un permanente cuestionamiento de la verdad que contienen las imágenes y una ironía insobornable en el discurso, lleno de conciencia cinematográfica. Esa conciencia que una vez le llevó a aventurar: «En el futuro, la guerra de las imágenes acabará convirtiéndose en la guerra misma» ¿Pero cómo combatir a las imágenes con otras imágenes? Marker nos enseña que no basta con oponer una imágenes a otras o cambiar el discurso. Es necesario interrogar la mirada del espectador, cuestionarla. Una misma imagen puede decir cosas diferentes y hasta contrarias.

Marker adaptó su mirada cinematográfica a todos los formatos y dispositivos audiovisules que ha alumbrado el cine, lo que le permitió a lo largo de su su obra, más de cincuenta películas de diferente metraje, una libertad creativa insólita en los tiempos que corren.  Como señala Mercedes Álvarez:  «Nos enseñó mucho, y a varias generaciones de cineastas, y, sobre todo, una lección importante: las imágenes no son inocentes, están dentro de una historia de las imágenes y para romper con la retórica del poder es necesario una revolución del lenguaje, de la forma. Siempre estará ahí, el maestro de quien una vez dijera Henri Michaux: «Habría que derribar la Sorbona y poner a Chris Marker en su lugar».

TODAS LAS PELÍCULAS PROGRAMADAS SE PROYECTARÁN A PARTIR DE LAS 20.00 HORAS

 Viernes 9 de noviembre

El muelle (La Jeté) Francia. 29 min. Foto-relato. Con Étienne Becker, Jean Négroni y Hélène Chatelain.

En un futuro devastado tras la tercera guerra mundial, un individuo viaja a través del espacio y del tiempo en busca de un pasado que pueda explicar la salvación de la humanidad futura. Chris Marker definió este trabajo como un foto-relato de ciencia-ficción, que inspiraría cuarenta años después, el film de Terry Gillian, 12 monos. La Jeté es un experimento que busca modular el tiempo pasado, presente y futuro a través de la manipulación de la imagen, planteando dilemas morales y políticos sobre el papel del individuo ante un porvenir que garantiza la continuidad de su existencia aunque no necesariamente de su dignidad. La capacidad narrativa de Chris Marker permite, además, introducir una sensible historia de amor, donde se hace un homenaje al Vertigo de Hitchcock.

Recuerdos del porvenir (Le Souvenir d´ un avenir) Francia. 2001. 42 min. Codirigida con Yannik Bellon

Crónica y memoria de la fotógrafa Denise Bellon, testigo esencial del surrealismo francés de los años veinte y treinta, que dio fe con su trabajo de la obra de figuras esenciales de la vanguardia francesa tan importantes como André Bretón. El relato de Denise Bellón se convierte en la excusa perfecta para contar el devenir de Europa a lo largo de tres décadas, que culminará con la coflagración de la II Guerra Mundial. El film está codirigido por la hija de la gran fotógrafa, Yannick Bellon.

Viernes 16 de noviembre

El último bolchevique (Le tombeau de Alexandre) Francia. 1993. 120 min.

Recuperación y redescubrimiento de la figura de un maestro del cine soviético cuya obra fue silenciada por el estalinismo. Hablamos de Alexandre Medvedkin. El documental es, al tiempo que un homenaje a la figura del director, una búsqueda de la pureza revolucionaria, deformada por el tiempo y el totalitarismo soviético. Chris Marker destaca en este trabajo el humor absurdo, la búsqueda de elementos surrealistas y su tendencia a la autocrítica del sistema, que lo condujeron al silencio y el ostracismo. Medvedkin fue una figura tan relevante en la historia del cine como lo fue Sergei Eisenstein, Prudovkin o Ziga Vertov.

Vierens 23 de noviembre

Sin sol (Sans soleil). 1983.  Francia.  104 min

Llegados a este punto, Chris Marker, influenciado por los intelectuales de la posmodernidad como Levi Straus, Baudrillard, Foucault o Deluze, se decide a repensar la vida capitalista, plasmando en su cámara documental un Tokio hipertecnologizado,  más cercano al robot que al loto, al automatismo colectivo que al oasis espiritual. Sin Sol es una sinfonia audiovisual, mezcla de todos los registros documentales y ficcionales concebidos hasta la fecha para dar testimonio de un tiempo impregnado por la reflexión  filosófica del propio cineasta, que trasciende más allá de mero registrador de la actualidad. Pero Sin Sol no sólo es un ensayo del presente inmediato, sino una intensa meditación sobre el papel que juega la memoria individual y  la historia y como ambas, en una difícil relación dialéctica, logran construir el relato de un tiempo que no necesariamente fue el mejor y que, decididamente, sólo augura un futuro desalentador. Por contraste, la versatilidad narrativa de Chris Marker nos conduce también a otro lugar donde el desarrollo tecnologicista no ha llegado todavía. En una Guinea Bissau, distanciada por el tiempo, de su pasado colonial y del presente post-industrial, se nos anuncia un paraíso donde todavía hay espacio para una frágil esperanza.

Viernes 30 de noviembre

La sexta cara del pentágono (La sixième face du Pentagone) Francia. 1968. Color. 27 min. Codirigida con François Reichenbach.

Pequeño reportaje, cámara al hombro, que da cuenta de las manifestaciones que tuvieron lugar en 1967 en los aledaños del Pentagono. Marker nos relata la gesta idealista de los movimientos contraculturales de la época, que  como ejercitos de la noche, según el libro de Norman Mailer, creyeron haber desarmado los fusiles con flores y haber tomado, por unas horas, el palacio de invierno norteamericano. La película fue codirigida por el ilustre documentalista François Reichembach.

Los gatos encaramados (Chats perchés) Francia. 2004. Vídeo. 59 min.

Crónica inmediata de la situación política francesa durante la segunda ronda electoral que enfrentaba a Jacques Girac y Jean Marie Lepén, tras quedar fuera de juego el Partido Socialista Francés de Lionel Jospin. El documental registra las movilizaciones de los jóvenes franceses contra el neofascismo y la amenaza lepenista del Frente Nacional durante esas fechas, así como también el papel nostálgico que jugaron los viejos luchadores revolucionarios, a los que el tiempo, no ha dejado más espacio político que la calle. La narración de estos acontecimientos está ligada a una pequeña trama de tono surrealista: la aparición en las medianeras y los chaflanes de Paris de unos gatos graffiteados, cuya sonrisa es la manifestación estética de una vocación contestaria, ante los acontecimientos políticos que se suceden en esos momentos.

Las variaciones Marker. Un ensayo en imágenes de Isaki Lacuesta y Sergi Dies. España. 2003. Video. 34 min.

Para cerrar este ciclo, incluimos un breve documental realizdo por Isaki Lacusta y Sergi Dies que hace una glosa y recapitulación de la obra de Chris Marker y pone de manifiesto el papel inspirador de una nueva concepción de la narración cinematográfica, que serviría de gran influencia a Isaki Lacuesta en algunos de sus trabajos como Kravan Vs Kravan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s