Pablo García Guerrero

Consuelo y mocos. Guadalajara 2, Sporting 1

El Sporting, en el paroxismo de la derrota. Foto de E.C

Hay una máxima infalible: el Sporting revive a los muertos. Con una variante: los ex jugadores siempre marcan. Los muertos son equipos en crisis, con el entrenador desahuciado o que sólo habían ganado un partido en toda la temporada, como el Guadalajara. De los ex jugadores, fiascos y carbayones que han marcado (y prefieren hacerlo en El Molinón) hay una larga lista que no me quiero saber.

Sin duda, la simpática imagen que desprende el Sporting por los campos de España se debe en parte a sus dotes de nigromancia: escarba en las vísceras de los muertos, adivina en ellas su viscoso y pestilente futuro y los devuelve al mundo de los vivos. Un mundo del que el nigromante gusta de ausentarse un par de jornadas al menos, rumiando la víscera y el hedor, envuelto en tinieblas, alumbrado por la sombra: como Miguel Hernández, que creyó que la luz era suya y precipitado en la sombra se vio.

Tal el Sporting, que, tras la luz de las victorias de Sandoval, se enfrenta de nuevo a la oscuridad, de la que quizá salga tras el próximo partido, para alimentar la luz de la ilusión, que se tornará negra sombra en el siguiente, al otro en turbio resplandor de un empate, víscera hedionda más tarde, y vuelta a la luz y a la sombra y a la ilusión y al pozo ciego del desencanto, en un duelo entre tormento y resurrección, llagas abiertas y besos ardientes, que martiriza al pueblo y deja un dolor profundo en el estómago, como frecuentar el bar de ella, ella, por si aparece, y nunca volvió.

Ese duelo, pues, entre luz y sombra, ilusión y derrota, que llevamos padeciendo los sportinguistas desde hace al menos quince años, no es perverso solamente porque aniquile cualquier posibilidad de lograr el ascenso, la Uefa o algo que llevarse a la boca, sino porque convierte al aficionado en un ser endeble, flojo, fofo, viscoso también, maleable, irascible y, finalmente, inútil, un vaivén de sensaciones, del subimos fijo al son unos paquetes. Un muñeco, un guiñapo. En ese estado, el sportinguista, que trabaja malamente o espera al día 10 para cobrar el paro, sufre la semana, rumia sus penas, quita y pone entrenadores, extremos o defensas centrales que cometen penalti, recuerda de cuando Joaquín, de cuando Novoa, de cuando Lediakhov incluso, y pasan los días y despierta un ascua cuando se acerca el próximo partido, un suspiro de humo, una leve llama con que calentar la ilusión de otro empate, o del gol en el descuento, para volver al madrugón del lunes y el martes, del miércoles huelga general, del jueves sin cobrar, del viernes del alquiler, la letra, la hipoteca, el medicamento, la gasolina, el iva, el tabaco, el coñac y la puta que lo parió.

Agrio, amargo, astringente, como el sabor de una cuchara, como la tiza en la pizarra, como el bar al que ella nunca volvió. Pero, ciclotímico, también listo para arder con el primer ¡uy!, echar las cuentas del ascenso o del play-off y empezar todas las frases con «si ganamos mañana». Así malvivimos, sportinguistas, así nos corroen la luz y la sombra, mientras pasa una nueva semana de eres y caen mujeres del cielo negro de Barakaldo y los bancos malos afilan el estoque para la suerte final: bajamos la testuz entre semana y embestimos el domingo, esperando que nos indulte el pañuelo blanco de un gol, de una víscera, de una ella que nunca volvió.

Al final, Miguel Hernández veía un fulgor de puños cerrados, un rayo de sol en la lucha, que dejaba la sombra vencida. Como la lucha ha muerto, (Mártires del Compás) los pañuelos blancos quedan sólo llenos de consuelo y mocos. Llenos de consuelo y mocos. Y el amor, (Mártires:) como aquello que crece, y luego nada.

Hasta el próximo ¡uy!

Anuncios

2 pensamientos en “Consuelo y mocos. Guadalajara 2, Sporting 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s