Jorge Alonso

Nasty Mondays: baila o muere

Dicen en el dossier de prensa de Nasty Mondays que son “un referente en la escena musical y sociocultural de Barcelona, convirtiéndose en un movimiento artístico que ha sentado las bases para un nuevo concepto del ocio y las tendencias en la capital catalana. Sus fiestas rompen la monotonía del clubbing, ofreciendo sesiones y puestas en escena del más alto nivel”, pues esta vez es totalmente cierto. Y el sábado 24 serán los encargados de encender la fiesta de clausura del 50 Festival Internacional de Cine de Gijón.Reúna las últimas fuerzas y déjese bailar por la Sala Acapulco a partir de las 00:00. Bailar o morir, esa es la cuestión. Neville además tuvo la suerte de poder charlar con el 50% de Nasty Mondays, el señor Mad Max, desde Barcelona con suave acento argentino.

Hacer sesiones de Rock los lunes, parece una ocurrencia tipo “me aburro y debe haber muchos en misma situación” ¿no? Simple y genial.

La idea nació básicamente porque un amigo llevaba un local muy guapo en Barcelona, en el centro, como para unas doscientas personas y nos decidimos a empezar a hacer fiestas. La cosa era juntarnos y hacer lo que nos gustaba, el Skate, el Rock… de aquella la escena estaba muy dominada por el Hip Hop, que  no era nuestro palo. El caso es que el único día que les quedaba era el lunes y decidimos hacerlo igual, pensamos que incluso sería mejor así porque entonces la gente que viniera sería de verdad, estaría interesada en serio en el rollo.Salió bien y fuimos pasando de un club a otro hasta llegar a la Sala Apolo, que era nuestro sueño, la verdad.

¿Os veis en la tradición Dj de la música disco de los 70, más en el rollo del Madchester de finales de los 80 y principios de los 90 o ninguna de las dos?

Nosotros básicamente empezamos a pinchar por la fiesta, yo en concreto no había pinchado hasta seis meses antes de hacerlo por primera vez con Nasty Mondays, no éramos profesionales, simplemente empezamos a pinchar lo que nos gustaba y ya pronto arrancamos a sacar camisetas y todo lo demás.

¿Qué tenéis que os hace diferentes?

 Mira, nosotros siempre dijimos que éramos unos Dj de mierda (risas), sí, sí, es verdad. Con los años hemos aprendido un poco más, la técnica y eso, pero lo nuestro es más la selección de temas y darle un sentido que otra cosa. Bueno y el show. En cuanto tuvimos la posibilidad de pinchar en un escenario y no en una cabina empezamos a utilizar televisiones viejas, a usar el skate o poner decoración de los 80, y a la gente le encantaba, poníamos pinballs, radiocasettes  y demás, que Sören (la otra mitad de Nasty Mondays) colecciona, cuanto más usábamos más se engoliraba la gente, lo notábamos. Hoy por hoy está más pensado todo esto del show, pero mantenemos lo que somos, muy del rollo ochentero.

Lo cierto es que si hay algo que os distingue especialmente, a parte de  los trallazos que pincháis, es vuestra actitud y puesta en escena ¿lo visteis desde el principio como parte del proyecto, fue algo meditado o fue saliendo de forma natural?

Nosotros tenemos algo muy claro, la fiesta tiene que salir del escenario hacia la gente, esa es nuestra historia. Una vez pinchamos en Ibiza y había seis personas, en serio, seis y los camareros. Bueno pues nos emborrachamos y empezamos a hacer el tonto que si saludar a la gente de atrás, que si manos arriba… de verdad que nos lo tomamos igual si somos veinte, doscientos o dos mil. Cuando voy a ver a una banda en directo y les veo parados, mirando al suelo y con esa actitud que parece que les debes dinero siempre pienso “tío si tú no lo sientes ¿cómo lo voy a sentir yo?”. Nosotros lo pasamos de puta madre y eso se muestra en el escenario.

Y debe ser agotador…

 Bueno, a veces, pero es que no sabemos hacerlo de otra forma, y de verdad que lo pasamos de puta madre.

Habéis girado por salas españolas, y europeas, festivales incluidos, y ya hace un tiempo estuvisteis pinchando en Nueva York ¿Cómo fue la experiencia?

 Pues se nos ocurrió y nos decidimos a probar ¿por qué no ir allí y buscar un garito? Y así lo hicimos, fue un proceso similar al de aquí, empezamos en uno y nos encontramos con que venía gente que ya nos conocía de haber estado en Barcelona  y poco a poco fuimos yendo a otros sitios. Llegamos a estar allí un lunes al mes, pero ahora vamos menos, cada dos o tres meses, para divertirnos, estamos muy liados por aquí.

¿Tuvisteis que adaptar el show, cambiar algo, pulirlo o añadirlo?

 No, no, qué va.  Hicimos lo mimo, ya digo que mucha gente que venía ya nos conocía, o eran colegas de alguien que ya nos había visto, ya sabían lo que había. Además en Nueva York musicalmente puedes hacer lo que quieras. Allí vale todo.

Generalmente la figura del Dj se asocia la música electrónica, y lo vuestro no tiene nada que ver con eso. ¿Notáis que poco a poco van habiendo más Dj´s por aquí que se tiran a pinchar Rock o seguís siendo una excepción?

 Realmente aquí en España fuimos los primeros, los primeros en este formato. Dos tipos pinchando, bailando y haciendo el loco. Ahora hay mil millones con lo mismo (risas) Sí, sí, pero se quedan en lo de fuera, los tatuajes, la puesta en escena. Antes se copiaba la música, ahora las pintas, y está bien, lo preferimos, nosotros no hacemos moda, llevamos lo que nos gusta desde siempre, ponemos las música que nos gusta y que nos ha gustado siempre… no venderé mi alma al diablo del Techno, aunque lo escuche.

¿Cómo andáis de purismo? ¿Vinilo, Cd, portátil?

 Vinilo imposible. Piensa que ponemos temas de Rock, que duran como tres minutos, tendríamos que traer un camión. Y con un ordenador, a ver, es muy fácil, casi no hay más que preparar unas listas y ya está, pero muy frío de cara al público, te quedas mirando la pantalla y no ves a la gente, la reacción. De modo que usamos siempre Cd. Además como somos un desastre si se nos cae una copa encima del portátil estamos jodidos, pero si se cae encima del Cd, bueno, pues pillas otro (risas).

 Soléis empezar con un tema de los Hives ¿qué canción os ha dado más alegrías?

Sí que solemos empezar con Hives últimamente, pero vamos cambiando. Tenemos nuestras épocas y distintas canciones que han sido talismán. Hombre hay cosas que siempre suenan, como M83 o Mumford & Sons, que son algo así como nuestra marca.

Parece casi obligado hacer referencia al desastre del Madrid Arena. Todos se van a lavar las manos y ya veremos si al final alguien asume o carga con las responsabilidades, pero la primera reacción fue demonizar a los Dj´s que estaban haciendo su trabajo. ¿Te parece que en España se alcanza el mínimo profesionalmente exigible para organizar este tipo de eventos masivos?

Mira yo creo que el primer problema es que estas cosas se hacen en recintos que no están preparados para ello. Que no son clubs. En un club están trabajando todos los días con esto y tienen muy claro lo que hay que hacer en cada situación, son gente que lo ve y lo vive día a día. Pero en fiestas como esta no hay esa preparación, no saben cómo funciona, no saben cómo reaccionar. Además por supuesto allí había veinte tipos que querían ganar pasta, y claro… En Argentina hace unos años pasó algo parecido, se incendió el recinto, y pasó lo que pasa aquí, que hasta que ocurre algo grave no se toman medidas. No aprendemos.

Pues hasta aquí Max, muchísimas gracias por atender a Neville. Por cierto aún me duelen algunas articulaciones después de vuestra última visita. Pero nos vemos el sábado.

Seguro, nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s