Pablo García Guerrero

Miénteme. Hércules 1, Sporting 1

Diario Información

«Partido frío», decía Cundi en la RTPA. «Falta tranquilidad», apuntaba Rubén, hijo de Cundi, en la RTPA. «No es partido para perderlo», «Por centímetros no llegó Trejo», «Mete la puntera, pero pega al aire», «Hay que darle otro puntito de intensidad», y cosas así se fueron oyendo durante la transmisión de la RTPA.

Puntitos, centímetros, punteras y frío aquejan al Sporting desde hace décadas, como al flojo amante que no las satisface, y ellas entonces se van con el profesor de pilates o se amustian en el sofá viendo La que se avecina.

Así, helados y mustios, nos deja el Sporting. Y todo el que haya intuido de qué va la vida sabe que es preferible el dolor de la traición antes que el olvido, la tortura antes que la muerte lenta de la soledad y ese ver la vida desde la ventana, el parque donde pelotean los niños, se prometen amores las parejas y los yonkis comparten sus tetrabricks entre cagadas de paloma, desde esa ventana, lejos, lejos del fulgor de la sangre y de la traición y del deseo.

Nada peor hay, pues, que este frío del Sporting, de no estar arriba ni abajo (bueno, un poco abajo sí), el frío del equipo que atraviesa las jornadas sin pena ni gloria, sin centímetros ni punteras, pero que promete sacarte a pasear el domingo por el Muelle: te pones guapa ante el espejo cabrón, un rubor en las mejillas, la ilusión de que algo ocurra, de que, no sé, canten fandangos las hojas del otoño, que el Cantábrico haga llover perlas tras la punta Liquerique, que te miren los hombres al pasar, que tu hombre te mire o te regale perlas. Pero sólo hay pensionistas mustios en los bancos de la calle Corrida, la bajamar muestra el fango de Fomento y las únicas perlas son plásticos de Bijou Brigitte, donde otras mujeres como tú compran también el plástico que las saque del mustio rincón del olvido. «Empates a nada» o «insípido empate», en la prensa regional. ¿No es mejor perder del todo?

Sí, Sporting, así nos mueres, de pena y olvido, de otoño y de plástico. Y de cagadas de paloma.

Diario Información

Sandoval, Manolo, Clemente, Tejada, Preciado, Pepe Acebal, Cantatore, Maceda, Antonio López, qué se yo…: ¿falla el marido o son los hijos, cari, esos defensas, delanteros, extremos, suplentes, promesas, fichajes o cedidos, con los que no hacemos carrera? ¿Es quizá el caserón entero, dominado por sombras y entes perversos, que nada dejan vivir? ¿O es todo ello a la vez, y mejor entonces cambiar de vida, y de equipo?

Deja la casa, al marido y a los hijos, los plásticos y el Muelle, y huye con el profesor de pilates, me dice el tarot de acuario. Aguanta, todo cambiará, volverá a quererte, nada está escrito, alguien cercano te dará una alegría, dice géminis. Maldito tarot y maldito plástico: no te aclaras, y así me tienes, semana a semana, con De las Cuevas o Carmona, con Grégory o el chaval ési, semana a semana, que si subimos o que si bajamos, esperando que lluevan perlas del Cantábrico y sumar de tres en tres, echando cuentas de la promoción de ascenso y mirando a los de abajo, poniéndome guapa un día y arrastrada a la soledad de mi alcoba al siguiente.

«Alimentamos tu orgullo», dice la publicidad de una sidrería en la RTPA. No es el orgullo de ser del Sporting, sino el orgullo de ser asturianos, algo que, parece, debemos mantener alimentado y mejor así caldosino, en esa sidrería de Poniente que te promete salir de allí reventáu de comer y en comunión universal con los ancestros celtas que dormitan en las nubes y la soledad del otoño. Pero el orgullo, la fartura y las celtas frustraciones no manchan mi cama, ni me llevan a París o al desierto de Lawrence, con ellas no derribo imperios, ni mojo el pijama. Necesito goles, perlas, besos, puntos, amor, pasión y subir este año, copón.

Quiéreme, Sporting, dime algo bonito, miénteme, Joan Crawford, dime que me has esperado todos estos años, dímelo, dime que te habrías muerto si no hubiera regresado, dime que aún me quieres como yo te quiero a ti, dime que ganarás y que subiremos y que iremos a Europa. Claro, me dice el Sporting, te he estado esperando todos estos años, me moriría si no hubieras vuelto, seremos líderes, seremos invencibles, Europa caerá a nuestros pies.

Qué bien mientes, Sporting, y yo aquí tan sola.

Anuncios

Un pensamiento en “Miénteme. Hércules 1, Sporting 1

  1. A mi me pasa lo mismo con el trabayu… Así que voy a cambiar de vida que ye lo más fácil. Lo de cambiar de lugar de nacimiento lo veo más complicao. No sé cómo hacelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s