Adrián Sánchez Esbilla

¿Liga? ¿Qué Liga? Jornada 18

06-01-13-DANI-DUCH-REAL-MADRID_54358660261_53389389549_600_396

Buf…, dicen que ha vuelto la Liga. O al menos eso que se juega de viernes a lunes y llena papeles el resto de días. No hay propósitos de Año Nuevo que valgan, las cosas se parecen tanto a como las dejamos que cualquiera mal informado diría que son lo mismo.

Mourinho, en guerra declarada contra todo lo que no sean sus santos cojones, realiza un ejercicio de egocoherencia y vuelve a dejar a Casillas en la caseta. El karma instantáneo le devuelve un penalti con expulsión de Adán antes de los diez minutos de partido que termina con el empate y desencadenando un partido absurdo,  de esos que el Madrid gana en la agonía por su incapacidad para dominar el juego. Con orden, rapidez en el despliegue y Xabi Prieto repartiendo clase entre los menos favorecidos la Real, se plantó a la puerta de los tres puntos. Y no se los llevaron por el empeño de Cristiano, que tiró a puerta todo lo que tocó su bota en una exhibición entre chupón de patio de colegio y crack encabronado.

Lo verdaderos creyentes en el amado líder dirán que Adán se llevó cero goles y Casillas tres. Los que vieron el partido que aquello que juega el Madrid es fútbol de manera sólo circunstancial: lo juegan once dentro de un terreno de juego delimitado, hay porterías y un balón.

Y si el Madrid espanta el Barça amuerma. Su fútbol es tan perfecto que ha desactivado la emoción, la razón última del juego. Los aficionados deberían tener una tarifa reducida, o al menso progresiva, según la cual la entrada se pagaría por minutos. Eso u organizar partido de fondo, una larga velada como en el boxeo porque esto ya es igual que aquellas peleas de Tyson cuando era el Terror del Garden. 28 minutos duró un Espanyol de regalo de Reyes.

Regresó Fábregas y la maquinaria se aceleró y afinó hasta extremos que dan incluso pudor, era doloroso ver lo que el Barcelona hizo con el Espanyol. La cosa fue tan suave que Messi intuyó rápido que hoy no se le necesitaba y que podía caminar más de lo habitual. Han alcanzado el nirvana futbolero: jugar como si no costase.

Si la victoria del Real Madrid pareció un accidente y en realidad sólo sirve para lo menudo y no para lo gordo, el tropiezo del Atlético acaba con lo que se daba; que ya era poco. Sin Falcao, al equipo de Simeone le cuesta cerrar los partidos. No hace valer sus virtudes, primarias pero reales y válidas, y se lleva más disgustos que puntos. Ayer el Mallorca con menos que nada agarró un empate y sólo el palo impidió los dos puntos extra.

Fuera de la burbuja se sigue jugando la liga con minúsculas, la del menudeo y el punto es punto de Boskov. Por abajo el Deportivo gana con nuevo entrenador y nuevas ideas más acordes a su realidad. Domingos era un delantero sin gol y ahora es un técnico sobrio e interesante, que se ha manejado bien con equipos pequeños. Un Pizzi soberbio sirvió para hacer caer al Málaga, que no parece capaz de dar el paso necesario para cazar al Real Madrid y ahora tendrá que pelear su cuarto puesto con un Betis capaz de mantener el ritmo y un Levante sensacional que aplastó a un Athletic paupérrrimo mientras la grada coreaba Llorente, vente a Levante. El Sevilla feo de Míchel manda al pozo al Osasuna, otra vez. Mientras, Celta y Valladolid,  dos equipos guapos, juegan futbol del bueno entre mitad de la tabla para arriba, mitad de la tabla para abajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s