Adrián Sánchez Esbilla

Summertime: la película que se rodó a sí misma

12

Alba Messa  y Ana Rujas en Summertime

Como si la Hermandad Dadá salida de la cabeza de Grant Morrison en la psicodélica cabecera de La patrulla condenada se hubiese metido a escribir, producir y dirigir cine. Como El Hecho, el terrorista  de las ideas de Flex Mentallo —sí, estoy bajo el influjo delirante de Supergods (Turner, 2012)—, Summertime atenta contra las certezas de eso que, a falta de un nombre mejor, se ha dado en llamar low cost, aunque quizá sería mejor recuperar la marca cine povera. Sus creadores usan los materiales más a mano, los más simples y desechables, se nutren también del detritus audiovisual sin miedo al reciclaje de escombro. Como el arte povera, debe ser reactivo o no ser. Opuesto al cine tradicional, a los códigos y estándares instaurados y asumidos de antemano por el público. Summertime puede incluso verse como situacionismo en clave lúdica, con la obra perteneciendo por igual a sus autores, sus personajes y sus espectadores y con sus elementos descontextualizados y recodificados. Todo esto escrito en dos días y rodado en cuatro sin miedo de parecer superficial, vulgar o feo quizá porque inconscientemente ya ha procesado que ésas no son categorías que afectan al cine povera, que si es capaz de avanzar demandará de forma natural su propia categorización.

summertimeposterLa verdad es que llego un poco tarde a Summertime y tampoco creo que tenga nada especialmente memorable o innovador que decir. Entre otras cosas porque lo que pienso que es el aspecto más interesante de la película de Norberto Ramos del Val ya lo ha explicado Tonio L. Alarcón, gran valedor y analista del fenómeno entre la crítica nacional, tanto en la páginas de Dirigido por como en el formidable estudio que le ha dedicado en la web Miradas de Cine. Summertime propone algo que supera las limitaciones de micropresupuesto o las características estructurales de este cine low cost: un nuevo paradigma expresivo.

Si este paracinema crea su propio sistema industrial o incluso, poco a poco, su propia red de exhibición y distribución, no puede seguir dependiendo narrativa, expresiva y estilísticamente de modelos prestados. No pueden ser réplicas a microescala del cine «oficial», pero tampoco parece interesante que resucite fórmulas de género o modos del underground del pasado. Así que lo que queda es la posibilidad de crear un lenguaje propio, anticonvencional y a medida de las necesidades. Un cine instantáneo y de espaldas al sistema sólo podrá alcanzar una categoría que vaya más allá del voluntarismo, el fenómeno temporal —desechable y de moda— o el juguete a través de la réplica sintáctica y gramatical, cinematográfica en definitiva, de esa misma naturaleza. Un cine torcido, parafraseando a Fernando Alfaro, con unos códigos expresivos torcidos.

Pero no hay que ponerse a temblar. Toda esta tesis, estos aspectos ensayísticos, son encauzados por Ramos del Val y la pareja de guionistas Pablo Vázquez y Ricardo López Toledo en un método que espiritualmente está más cerca del humor a un gag por imagen de los ZAZ (Zucker-Abrahams-Zucker), quienes lograron hacernos comprender de manera inmediata qué es eso de la deconstrucción o qué es eso de las disquisiciones de Godard, aunque también se godardee por lo bajo, o de la gran broma privada de Andy Kauffman y su antihumorismo que de las disquisiciones metanarrativas de Charlie Kauffman, aunque todo el conjunto sea, en palabras de una de su heroínas, «puto metacine».

Summertime es una especie de neoastracán en el cual todos los elementos están enfocados al efecto humorístico. Algunos de ellos tiene fecha de caducidad, otros como la misma estructura/idea que lo articula son atemporales y algunos más, como convertir el raccord en un running gag de fondo, resultan de una sofisticación que permite ver que detrás de la iconoclastia, el anarquismo y el anti-intelectualismo existe una elaboración interna cuidadosamente escondida y disimulada para no resultar ni pretencioso ni cargante. De alguna manera el humor excéntrico, pero ácido, frívolo, pero agudo, la acercaría a una versión (post)postmoderna del humorismo español de la Otra Generación el 27, la de los Tono (vean, vean Habitación para tres), Neville, Jardiel, Mihura, López Rubio o Santugini en el sentido en el cual su comicidad supone, no la negación de la realidad, sino su impugnación y subsiguiente sustitución por una propia, maleable y absurda, que hace de la excentricidad su razón última de ser.

23

Hay aquí también junto a esa celebración de lo trash como materia prima la intuición de los primeros frutos ficcionales del mondobruttismo o incluso de ese «aprender en desorden» del cual hablaba en la reseña sobre Looper. Summertime iguala en su personal escala a Samuel Beckett con la telerrealidad, a Unamuno con Animal Man y a éste con las películas de terror zetosas, a Resnais o Rivette con Vampira, a los dibujos animados con el Youtube, al esquema de «misterio en habitación cerrada» con la agramática y la antisintaxis de Jesús Franco.

Esto es exploitation & ensayo y el primer chiste es su propia existencia. De ahí la autoironía feroz puesta en primer plano y la crítica, más dura de lo que pueda parecer por el jijí y el jajá, hacia su propia idiosisncrasia de subpruducto de una industria ortopédica que obliga al reciclaje en infraindustria. Un artefacto pop (punk) en la línea de cosas como Hellzapoppin’, el primer Zulueta o El Knack, salvando distancias de tiempo, medios, referentes, etcétera, pero atravesadas por el mismo espíritu lúdico, inconsciente y descarado. Culto instantáneo. Summertime es como la diversión: gratuita, inconsecuente y libertaria. Una película que parece decir «Estamos tan jodidos que esto es todo lo que podemos hacer. Pero ya puestos, hagámoslos lo mejor que sepamos y pasémoslo bien en el intento».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s