Pablo Batalla Cueto

Memento mori. Exposición de Faustino Ruiz de la Peña en la Galería Texu (Oviedo)

Faustino Ruiz de la Peña expone en la Galería Texu, situada en Postigo Bajo 13, ‘Viescas y jardines’. La muestra, que recoge distintas pinturas muy realistas, permanecerácolgada hasta el próximo 21 de febrero. El horario de visita es de 11.00 a 13.00 y de 17.00 a 20.00, de lunes a viernes, y de 12.00 a 14.00, los sábados.

 TAMON-2

El ser humano olvida con frecuencia que es un animal pequeño, débil, insignificante; apenas la sombra de una cagarruta de mosca en medio de la inmensidad del cosmos. La responsable de esta falsa idea de inmortalidad o al menos de poder es una promiscua mezcla de ingredientes batidos: el catalejo de Colón, las botas de Neil Armstrong, las de Edmund Hillary, el estetoscopio de Barnard, la tela de las alas del avión de los hermanos Wright. Los ladrillos de las viviendas en las que seres humanos viven en Svalbard, en las Kuriles, en Groenlandia. Hay quien sostiene que a la especie humana se le puede adscribir sin ningún problema la categoría de plaga, y una de las razones que aducen los defensore de esta idea (que quien esto escribe apoya sin rodeos) es la capacidad del ser humano para adaptarse a absolutamente cualquier medio. Hay, sí, seres humanos en Svalbard, en las Kuriles y en Groenlandia. Los hay en el Sáhara y en el Gobi, los hay en la selva amazónica y los hay criando glóbulos rojos a cinco mil metros de altura en los Andes peruanos. Otros sostendrán que tal particularidad no nos hace plaga, sino que nos hace cumbre de la pirámide evolutiva. Todo son maneras de verlo. El famoso cristal. El común denominador a hunos y a hotros es la idea de que el ser humano ha triunfado. Ha plantado su bandera en todas partes. No hay fuerza de la naturaleza capaz de detenerlo.

Olvidamos, sí, nuestra debilidad. Y cuando la muerte sobreviene en forma de terremoto o de tsunami o de explosión volcánica, nos sorprendemos. Nos echamos las manos a la cabeza. Nos asustamos. Hablamos de tragedia. Exigimos responsabilidades. Pensamos que el volcán ha estallado como consecuencia de alguna corruptela o negligencia. Plantamos nuestros pueblos en lugares llamados La Vaguada o Rioseco y después de que se los lleva la riada corremos a manifestarnos ante la delegación del Gobierno porque estamos convencimos de que la tragedia podría haberse evitado. Que el ser humano sólo es devorado por la naturaleza si el ser humano se deja devorar. Que no es la naturaleza quien nos permite plantar la bandera en sus viescas (o en sus Biescas), sino nosotros los que permitimos a la naturaleza plantar la suya en nuestras ciudades.

 LA-RODRIGA-2

Somos frágiles. Muchos no lo saben. Faustino Ruiz de la Peña sí. Y ha montado una exposición para contárselo al mundo mediante imágenes, que suele pasar por ser el único lenguaje que esta sociedad gozosamente iletrada entiende.

Las pinturas de Ruiz de la Peña representan casas. Casas asturianas: hay una de Curiscada, en Tineo, una de esas casas con tejado de pizarra y un marco gris alrededor de las ventanas que son propias de Galicia y de la parte de Asturias que linda con la comunidad vecina.  Hay una casa de Tamón, en Carreño, una casa lejana y pequeña en lo alto de una colina. Hay el palacio de Santa Bárbara y una casina de aperos (es decir, una chabolita para guardar las herramientas) del mismo lugar. Casas diferentes, grandes y pequeñas, pero a las que une una particularidad: todas ellas están insertas en un ambiente opresivo, atormentado, gris, gris oscuro, desolador, poderosamente terrorífico, rodeadas de árboles desnudos y de nubes amenazadoras. Ruiz de la Peña lo cuenta así: «Repetidas veladuras me permiten reflejar esa atmósfera “atormentada”; manchas que aparecen, borro y vuelvo a colocar, dejando en ese trasiego algunos rastros que en conjunto llegan a construir los cielos.»

Ruiz de la Peña ha logrado plasmar la precariedad humana. Y está a dos pasos de aquí, en Oviedo, en la galería Texu. Hasta el 21 de febrero.

Anuncios

2 pensamientos en “Memento mori. Exposición de Faustino Ruiz de la Peña en la Galería Texu (Oviedo)

  1. Buenos días ; quisiera agradecerte que hayas hecho un hueco en tu blog para comentar mi exposición. La soledad del hombre a veces puedes reflejarla en un cuadro, simplemente tienes que representar los lugares que habita o ha vivido pero sin representarle a él. Un saludo y muchas gracias, espero conocerte en un futuro.
    PD: debo aclararte que aunque pueda parecer fotografía, mis cuadros son pintura,quizá tan pegados a la realidad que parecen lo primero. Un saludo y gracias de nuevo.

  2. Gracias Faustino. Ahora hacemos la corrección. Asegura Pablo Batalla que parecían fotografías retocadas. Ah de los hiperrealistas!!!. Un abrazo. Ahora lo cambiamos. Y enhorabuena!!!. Víctor G
    uillot, director de NEVILLE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s