Pablo García Guerrero

La tía Amparo. Sporting 0, Elche 2

Con el goya en la mano, Maribel Verdú, Maribel, Maribel le dio las gracias a su familia, amigos, novio y compañeros. Terminó ofreciéndole un buen capón a toda esa carcundia que, en vez de llevarse la mano al chinchón, se la llevan al aire con el dedo del medio estirado, porque quizá los capones tendrán que ser más fuertes. Entre los agradecimientos, Maribel, Maribel citó a su tía Amparo. Nos imaginamos que Amparo es esa tía soltera que ha ejercido de segunda madre y ha sufrido desde el principio los sinsabores del oficio y le preparaba un bizcocho a la niña y a lo mejor también le soltaba un capón si se ponía rebelde. Como la guía que le pones a un árbol para que crezca derecho.

1LN

Fotografía de La Nueva España

Al Sporting le falta una tía Amparo. Le faltan muchas cosas (orden, decencia, respeto), pero en particular y ante todo le falta alguien que le dé cariño y capones cuando corresponda, para que no salga torcido. No tiene guía, ni Amparo, y así vienen saliendo ramas y hojas y frutos podridos desde hace veinte años, maleza, mala hierba, babososas, pulgones, hongos, insectos, carcundia también, todo ello.

Sin tías ni novios en quien poder confiar, carcomido desde dentro, el Sporting es un enfermo desahuciado que ya empieza a oler a muerto: acosado por las deudas, producto de una gestión económica quincallera, sin ingresos con que hacer frente a los acreedores que como hienas giran locas a su alrededor, sin el más mínimo indicio de la huella de una sombra de un tímido conato de proyecto de plan deportivo, enrocado en la desfachatez de su soberbia y en un modelo de gestión impropio de los tiempos actuales, el club se encuentra, sencillamente, abocado a la desaparición. Ni siquiera hará falta que lo asalten las hienas y los gusanos, porque quizá se mate él mismo antes, despeñado por un terraplén hacia el río donde lo esperan enormes fauces abiertas, estúpido ñú.

Hay miles de aficionados, licenciados, abogados, economistas, médicos, panaderos, camareros, entrenadores de infantiles, masajistas, taxistas, filósofos, correctores y politoxicómanos varios que podrían salvar al club. Están ahí, ofreciendo las cuentas que oculta la directiva, planteando alternativas a la gestión de la cantera, trazando el proyecto de una nueva plantilla en la mesa de un bar del Llano e imaginado formas de explotación comercial que los Donmanueles y Alfredos y Pepines de turno son incapaces de sospechar.

Ésa es su única salida: que la afición, organizada, tome el control, y que busque a una tía Amparo para ponernos derechos. Ya se lo comento yo a Maribel, si te parece.

Anuncios

Un pensamiento en “La tía Amparo. Sporting 0, Elche 2

  1. Igual lo que haz falta ye dejalo caer como Lehman Brothers para que todos tomemos consciencia y nos emborrachemos bien de tristeza, frustración e impotencia antes de empezar de nuevo.

    ¡Váyase señor Fernandez!

    ¡Asamblea constituyente y refundación ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s