Pablo Álvarez

Concha Alós: la sombra o el triunfo

Concha Alós

En agosto de 2011 fallecía en una residencia de ancianos en Castellón de la Plana Concha Alós. Un avanzado alzhéimer la había hecho olvidarse de quién había sido, una mujer luchadora y comprometida y una escritora extraordinaria, pero nadie estaba allí para recordárselo: el alzhéimer de Concha Alós parece haberse extendido también a toda la sociedad literaria. Pocas antologías y manuales la nombran (sólo algunas reseñas a sus primeras obras). Su obra está descatalogada y solamente puede conseguirse en librerías de segunda mano y en viejas ediciones poco cuidadas. Ni siquiera existe una edición crítica de la novela que le valió el premio Planeta, Las hogueras.

Ser mujer en la España de los cincuenta y sesenta no podía ser tarea facil, pero ser mujer dedicada a labores y tareas poco propias de la condición femenina de entonces debía de ser algo extremadamente difícil. Aunque los movimientos emancipadores y de igualdad entre sexos no estaban lejanos, la situación tras la guerra civil, la inmediata posguerra y la primera parte del franquismo dificultaba mucho cualquier movimiento femenino fuera de lo que se consideraba el «hábitat» natural de la mujer, a saber, los fogones y el cuidado de las criaturas.

Hubo algunas mujeres inteligenes y valientes que lograron escapar a este marasmo. En cuanto a escritoras, España recuerda relativamente bien a Carmen Kurtz, a la asturiana Dolores Medio y a la archiconocida Carmen Laforet, que revolucionó la novela social con su famosa Nada; hay, sin embargo, grandes olvidadas. Concha Alós es una de ellas, a pesar de haber sido una de las autoras más transgresoras de aquel período.

Escribir novelas, hoy día no parece una actividad o profesión —llámese como se quiera— que desempeñen solamente hombres o solamente mujeres. Sin embargo, allá por los sesenta las cosas eran bien diferentes. Hablemos de escritoras, pero antes, situémosnos: desde los años cuarenta a los sesenta, España vive un reencuentro con la literatura a través de autores y autoras que cultivaban un tipo de narrativa que, por sus formas y temáticas, terminó llamándose «narrativa/novela social». Son autores y autoras que vivieron los desastres de la guerra civil y la posguerra durante su infancia y primera juventud; por lo tanto, serán esas vivencias lo que plasmen en sus novelas: desencanto ante una España mísera, injusta con sus personajes, gris y privada de libertad.

Los enanosConcha vivió en sus propias carnes la guerra. Tuvo que huir de su Castellón natal con su familia con las bombas cayendo, literalmente, alrededor suyo. Sufrió una dura posguerra llena de una miseria, un hambre y una incertidumbre que plasmará sin tapujos, años más tarde, en El caballo rojo. La guerra y sus consecuencias están siempre, de una manera o de otra, presentes en sus novelas.

Concha tenía en común con el resto de escritores de la narrativa social la experiencia de la guerra. Pero ella, además, era una mujer. Y además, era una mujer sin pelos en la lengua y sin miedo a expresarse.

Se casa con Eliseo Feijóo, subdirector de Baleares, diario afín al régimen franquista. Concha, trabajando allí, conoce a un hombre bastante más joven que ella: el tipógrafo del periódico. No era otro que el autor catalán Baltasar Porcel. Concha abandona a su marido y huye con Porcel a Barcelona, donde comienza su período más fructífero.

Esto dice mucho de quién era Concha Alós: hablamos de una mujer que, en la España de los sesenta, abandona a su marido. Hablamos de un marido que, además, apoya a la dictadura. Y hablamos de un nuevo compañero más joven y progresista que el anterior. Podría ser perfectamente la trama de un capítulo de Cuéntame, pero es real. Concha Alós fue una mujer polémica.

 En 1962, la editorial Planeta pretende galardonarla por su novela El Sol y las bestias, pero todo se trunca cuando aparece un contrato con Plaza y Janés: al parecer, Concha ya habia acordado editar con esta editorial su segunda novela, que finalmente salió a la luz con el nombre Los enanos. Se convertiría en una de sus novelas más aclamadas.

 En 1964 recibe, esta vez sí, el premio Planeta por Las hogueras, donde aborda el desencanto de un personaje femenino con ansias de libertad. La sensación de encierro y las pasiones desbordadas serán sus temas principales.

 Es un buen momento en la carrera de la autora. Colabora en prensa esporádicamente, especialmente en el diario La Vanguardia. En febrero de 1965 publica en este diario un artículo muy llamativo. Bajo el título «La mujer en la sociedad», Alós pone el dedo en la llaga y argumenta hasta qué punto es difícil para las mujeres realizarse como personas a través de un trabajo; cómo son ellas las víctimas de una educación basada en la tradición y en la anulación de expectativas. Alós concluye el artículo afirmando que la reeducación del hombre es algo necesario para que la igualdad llegue a ser algo tangible y real.

CONCHA~3En sus siguientes novelas, describe sin reparos las consecuencias de la guerra. El lenguaje es realista y bajo, y la crítica literaria se le echa encima afirmando que sus formas son poco apropiadas para una escritora y que son pretendidamente varoniles. Concha Alós no dejaba de ser, desafortunadamente, una mujer inmersa en un mundo reservado a los hombres.

Tras tres novelas más y una recopilación de cuentos, todos ellos dignos de lectura y análisis, escribe su última novela en 1986 cansada de que sus últimas obras no encuentren el éxito de los años sesenta. Concha ha pasado de ser una escritora de actualidad, premio Planeta, a vivir relegada al olvido literario.

 El alzhéimer había comenzado. Sirva este artículo de humilde tributo y de vindicación de su memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s