Víctor Muiña Fano

Leven Anclas: Gijón Mariners 17 – Coyotes Santurce 14

575325_10151325088748247_1669587274_n

Partido de fútbol americano aquí, en Gijón, en las Mestas. Uno se entera a través de algún amigo, porque en los periódicos sale lo justo, pero da igual, para allí que nos vamos unos cuantos con la mente y los paraguas abiertos, dispuestos a ver por primera vez en la temporada a unos Mariners que venían de disputar cuatro encuentros lejos de casa, saldados con tres victorias y un empate.

La kilométrica recta final del invierno dio a los prolegómenos y al partido un aire de clásico del norte: el complejo deportivo las Mestas recibió con lluvia al público y a los Coyotes de Santurce, a los que los gijoneses habían vencido por primera vez a domicilio en el primer partido de liga. Aunque en ambas ciudades llueve más menos lo mismo, los locales se adaptaron mejor a las condiciones del encuentro, firmando un arranque que hacía presagiar una victoria fácil. Nada de eso: nos habían asegurado que esto era puro espectáculo y, además de lo acordado, también nos dieron emoción.

Tras una primera defensa sólida, los Mariners hicieron buen uso de su primera posesión combinando el juego de pases con las carreras de Santi López, el running back de los locales que, con 18 años, llama la atención por su capacidad para seguir ganando yardas con defensas que le sacan 15 centímetros colgados de su cintura. Con la maquinaria ofensiva bien engrasada y el equipo defensivo controlando el ataque de los Coyotes, los Mariners cerraron el primer cuarto con dos touch downs de su joven corredor, que ya lleva cuatro a lo largo de la temporada, y dos transformaciones a cargo de Raúl Caldero. 14 – 0 y nadie de portero… Catorce puntos de diferencia, madre mía, esto está hecho, ¿no?

Pues no. La superioridad de los locales en el primer cuarto se convirtió en dos jugadas de diferencia y la igualdad del segundo en un buen ataque de los Coyotes que, haciendo honor a su nombre, demostraron tenacidad. Con el 14 – 7 y poco tiempo para llegar al descanso, todo el mundo se puso a rebuscar monedas en la cartera. ¿Pondrán cafés calentitos? Sin embargo, los Mariners seguían a lo suyo y tras un gran retorno de Newfel Benchick, parisino de nacimiento y mariner de profesión, el pateador local estiró el marcador hasta el 17 – 7 con el que, ahora sí, la gente se fue a buscar algo de calor.

Los visitantes ya habían dado un toque de atención a los pupilos del mexicano Jesús Efrén y, tras la reanudación y bajo una lluvia cada vez más intensa, los Santurzanos parecieron sentirse más cómodos: ahora eran los coyotes quienes presionaban, quienes hacían despejar el oval a los Mariners y quienes regresaban hacia la end zone gijonesa a base de buenas jugadas y algún despiste defensivo local. En las Mestas empezaba a parecer que el partido se nos estaba haciendo tan largo como esta última estación: 17 – 14 y la cosa, tirando a gris.

La defensa de los Mariners presiona a la delantera de los Coyotes

Sin embargo, en el último cuarto los Mariners sacaron a relucir una de sus mejores virtudes: son un equipo que cada vez se maneja mejor bajo presión. Y de eso, en este deporte, hay mucho. Así que, voló el balón por el aire, y el quaterback local, Marcos Martínez, otro de los destacados del partido, encadenó una serie de pases completos que forzaron a los Coyotes a cometer un par de infracciones de esas que algún experto en la grada te aclara. La situación parecía bastante controlada pero, de repente, la locura:

Santi López vuelve a correr por un extremo del ataque para sentenciar el partido, pero la defensa Coyote, famélica, no solo le placa sino que recupera el balón y brinda a su equipo una última posesión. Un último ataque que, de llegar a buen puerto, nos va a dejar con la primera derrota de la temporada y cara de tontos. El equipo defensivo local se esmera por evitarlo y, cuando parece que vamos a conseguirlo, los Coyotes lanzan un pase largo, logran controlarlo y se plantan al borde de la victoria, rechinando los dientes. Se diría que el miedo deportivo que sobrevuela esa zona de la ciudad un domingo sí y uno no, se equivocó de hora y en vez de acudir a su habitual encuentro con el sportinguismo, se pasó un rato antes por las Mestas.

La diferencia es que los Mariners aún no han sido derrotados, son un equipo de esos regulares y si no les dejas ganar, te empatan; y, tras lo de ayer, siguen invictos, porque en el último tramo del partido, que es cuando más presta, el cornerback local Diego González interceptó un pase maligno y selló la victoria de los gijoneses.

Y ahora, leven anclas, que los Mariners ya son a estas alturas campeones de la Conferencia Norte de la LNFA y ahora vienen otros tres partidos en las Mestas, con menos frío y más público. Y luego, play-offs contra los mejores equipos de las otras conferencias. A ver si nos ganan estos partidos, que queremos que se siga jugando a esto en Gijón, que en primavera hace menos frío y podremos disfrutar sin paraguas de tener un equipo que, además de querer ascender, incluso puede lograrlo.

Así que, el sábado que viene, en el mismo sitio y a la misma hora: a las 16.00 en las Mestas, los Mariners.

(Fotografías cedidas por E&D Photo)

Anuncios

Un pensamiento en “Leven Anclas: Gijón Mariners 17 – Coyotes Santurce 14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s