Víctor Muiña Fano

Zander Comics: «Con la revista pretendemos convertir al lector en autor de tebeos» (Entrevista)

Israel Álvarez y Gonzalo M. Caldevilla son gijoneses y tienen respectivamente 38 y 37 años. El primero de ellos trabaja actualmente como diseñador gráfico; el segundo lo hizo durante un tiempo pero, recientemente, ha tenido que escoger, como muchos otros, entre emigrar o buscar trabajo aquí, en su ciudad. Juntos han decidido poner buena cara a los malos tiempos que corren y perseguir un viejo sueño: afrontarán la quíntuple crisis que les rodea (mundial, europea, española, asturiana y gijonesa) editando y distribuyendo cómics. Y es que, ya puestos a crear un negocio, mejor vender lo que a uno más le gusta. Zander Comics nacerá, por tanto, en plena primavera gijonesa, como revista bimensual con vocación de editorial pero, sobre todo, como un reducto de optimismo. Eso es, desde luego, lo que sus creadores logran transmitir a quien intenta entrevistarles y acaba, más bien, charlando con ellos.

 _MG_3933

Gonzalo M. Caldevilla e Israel Álvarez, directores de Zander Comics

-Gonzalo, ¿cómo habéis llegado, con la que está cayendo, a la decisión de fundar una editorial de comics? ¿Ha tenido algo que ver que te quedaras sin empleo?

Gonzalo: Sí, el proyecto surge a raíz, precisamente, de comentar mi situación con Israel y comprobar que él también creía posible recuperar este tipo de publicación en Asturias. A partir de ahí comenzamos a reflexionar y nos dimos cuenta de que, en su momento, las revistas de tebeos estaban muy vinculadas a periódicos y otros medios de comunicación y que en estos momentos sería imposible hacerlo de ese modo. Llegados a ese punto, sencillamente, nos planteamos encargarnos nosotros mismos de todo, prescindiendo de cualquier tipo de ayuda o subvención. Decidimos que crearíamos nuestro producto tal y como nosotros queremos que sea.

-Es cierto que los periódicos han abandonado ese tipo de publicaciones, pero ¿por qué ese rechazo a las subvenciones? ¿Creéis que os impedirían hacer las cosas a vuestra manera?

G. En mi opinión es difícil. Creímos que con una subvención lo único que conseguiríamos sería tener que cumplir las condiciones que ésta nos impusiera. Nos sentimos más cómodos invirtiendo nuestros ahorros.

-¿Dudaste entre lanzarte a esta aventura y tomar un camino más habitual como el “exilio”?

G. No, nunca. Sé que hay muchos casos en los que no queda otra posibilidad y hay que irse fuera y buscarse la vida. Afortunadamente, ese no es mi caso. Además, a mí me gusta vivir aquí y creo que tanto Gijón como Asturias tienen mucho potencial. El problema es que no hay tradición de iniciativa y estamos abocados a recibir. Da la impresión de que, si el estado no apoya un proyecto de un modo u otro, somos incapaces de hacer nada. Eso acaba esclavizando a una sociedad.

-Israel, hay una corriente de opinión que dice que, en España, es muy difícil, muy farragoso, crear una empresa. ¿Es difícil crear una editorial?

Israel. Tal y como hemos planteado el proyecto, es realmente difícil. Sabíamos que añadíamos aún más dificultad al renunciar a las ayudas y, además, hemos tenido que compaginar todas las gestiones con la búsqueda de productos que creamos que pueden atraer al público. Para hacer frente a todas las cuestiones legales y fiscales, no tuvimos más remedio que acudir a una asesoría. Si no, es imposible.

-Hacednos un resumen de vuestro proyecto, Zander Comics, y los objetivos que pretendéis alcanzar con el mismo.

I. Zander es un modo de hacer lo que nos gusta: trabajar en el mundo de los comics y difundirlos. Pero, además, en la situación actual, creemos que resulta necesaria una publicación que dé voz a los autores que no pueden tenerla, guionistas y dibujantes noveles pero con mucha calidad. Nosotros pretendemos reconocerla y pagarles por sus obras, aprovechando la ausencia de este tipo de publicaciones para dar cabida a algunos de ellos cada dos meses. A partir de ahí, esperamos que la publicación sea una lanzadera tanto para los propios autores como para nuestra editorial. Nuestro objetivo es llegar a editar los comics que más gusten. Caricatura mandamases Zander por Javi Granda

Israel Álvarez y Gonzalo M. Caldevilla, bajo la mirada de Javier Granda

-Y la gente… ¿os anima, os dice que estáis un poco locos, o ambas cosas?

G. Hay una mezcla de ambas. Tenemos claro que mucha gente que nos apoya lo hace por amistad pero, realmente, nadie excepto nosotros cree en esto. Hay personas que quizá… piensan que puede ser una vía, una salida diferente… Pero la mayoría lo hace por animarnos. No creen que esto pueda tirar para adelante, en parte porque el medio que hemos escogido, el cómic, para muchos es algo vinculado a la infancia y que solo interesa a un pequeño sector de la población. En cualquier caso, si nosotros no estuviésemos convencidos de que esto es posible, obviamente no estaríamos haciéndolo.

-I. Así es. Quienes realmente nos están apoyando, quienes nos ayudan de verdad, son los autores. Eso hace que cada día estemos más ilusionados.

-¿Y la crisis? ¿Diríais que os está ayudando? Incluso en vuestro propio caso, ¿habríais puesto hace unos años vuestro tiempo y vuestros ahorros encima de la mesa?

G. Ahora la gente está más dispuesta a arriesgar. Cuando no tienes nada que perder y sabes que moviéndote al menos tienes la posibilidad de que ocurra algo positivo… Eso hace que ahora la gente se anime. Hay autores que van a aparecer en la revista que, si no estuvieran en la situación en la que están, no lo harían. No tendrían tiempo o preferirían dedicarlo a otra cosa. Por supuesto, si yo no estuviese en la situación que estoy ahora, a lo mejor no me hubiese planteado hacer esto.

I. Hay que decir que existen otros factores que nos han impulsado a hacerlo precisamente ahora. Antes, para hacer algo así había que invertir mucho tiempo y dinero. Ahora, las nuevas tecnologías han cambiado el panorama: a nosotros nos han permitido contactar con muchísima gente que puede participar con nosotros. Es posible, incluso, interactuar con personas con las que antes ni soñarías: hoy en día puedes escribir directamente al twitter de Stan Lee.

G. O al del Papa. Estuvimos detrás del Papa para ver si quería dibujar… Esto no lo metas, ¡que mi padre me excomulga! (Risas).

-¡Cómo no lo voy a meter, esto es lo que da realismo a una entrevista! Además, tiene sentido: el Papa ahora va a tener más tiempo libre…

I. En realidad, lo ha dejado para integrarse en Zander. La encíclica que estaba preparando, la va a sacar en formato cómic con nosotros.

-Entonces, al menos en lo cultural, ¿creéis que puede salir algo bueno de la situación que estamos viviendo?

G. Sí. En momentos así, siempre surge alguien que se juega su trabajo y hace algo que en otro momento no se hubiese atrevido a hacer. No estoy diciendo que seamos nosotros, pero la escasez de medios crea grandes obras. Si Spielberg hubiese podido hacer su Tiburón por ordenador, quizá nunca hubiese incluido esos planos subjetivos.

-Hablemos de comics. Como consumidores, ¿qué es lo que os gusta? ¿Cuáles son vuestros imprescindibles?

G. He ido cambiando de gustos con la edad pero, para mí, hay algunos comics que desde luego son imprescindibles independientemente de la edad que tengas. Uno es El Príncipe Valiente de Harold Foster y otro es The Spirit de Will Eisner. A partir de ahí, todo lo que me quieran echar.

I. Yo comparto el mismo gusto por The Spirit pero, además, siempre me han gustado especialmente el underground americano y europeo: Richard Corben y también La Belette, de Didier Comès. Fue lo primero que leí.

– Y ahora, como editores, ¿qué es lo que queréis ofrecer al consumidor?

G. Esperamos que el lector de Zander se diga: “Esta historia es buena. Es entretenida, está bien narrada”. Obviamente, el dibujo es muy importante porque, aún hoy en día, mucha gente compra una publicación solo por los dibujos: igual que se come por los ojos, se compran comics por los ojos. En cualquier caso me gustaría que, después de leer las obras, los lectores comprueben que las historias están a la altura. Aunque somos conscientes de que ese equilibrio es lo más difícil de conseguir, es lo que buscamos.

I. Efectivamente. Esa es la única manera, además, de alcanzar nuestros objetivos: que quien compre Zander, repita y que, poco a poco, el lector deje de ser pasivo y se diga: “voy a mandarles algo”.

Viñeta Lughas y Granada-El mercado del cómic es bastante cerrado: quien los consume lo hace habitualmente y quien no los consume, lo desconoce casi por completo. Si os dirigís principalmente a esos consumidores, ¿no os resultará imposible romper esa dinámica?

G. Cuando tienes un producto, tienes que saber a quién va dirigido. Puedes acertar o no, pero hay que tener en mente el destinatario final. Si, con suerte, otros deciden comprarlo, genial. Pero nosotros hacemos Zander con la idea de que lo lean personas que más tarde quieran colaborar. Nos gustaría que la revista se retroalimentase, que el lector se acabe convirtiendo en autor. Si consiguiésemos eso… para nosotros sería el mejor resultado posible. No solo venderíamos comics, sino que además transmitiríamos el interés por un medio potentísimo que, con muy pocos medios, puede comunicar muchísimo. En ese sentido, el cómic tiene más potencial incluso que el cine: producirlo es más barato y, además, exige mucho al lector.

-No te metas con el cine que el cómic, últimamente, está viviendo mucho de la gran pantalla…

G. Sí, es cierto, pero a pesar de todo, cuando un cómic se lleva al cine, la película se queda corta. Nunca se podrá representar todo lo que los lectores tienen en la cabeza.

-¿Es complicado que le guste una adaptación cinematográfica a alguien que haya leído el cómic original?

G. Tan difícil como que guste una película extraída de una gran novela. Puede hacerse, por supuesto; pero, en mi opinión, para lograrlo hay que alejarse de la historia original como hizo Blade Runner con ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick. Si V de Vendetta no se hubiese llamado así y hubiese demostrado capacidad para alejarse del cómic, seguramente habría sido más interesante. El problema es intentar ser fiel a una obra original y quedarte corto.

-Volviendo a vuestro proyecto, ¿habéis encontrado autores e historias que encajen en lo que queréis editar?

I. Hemos encontrado de todo pero, mayoritariamente, el nivel es más alto del que esperábamos. El número de personas que, en nuestra opinión, no tenía el nivel para ir en el primer número de Zander, ha sido escaso. Es algo sorprendente y que, al mismo tiempo, nos da pena. Eso quiere decir que no se está dando salida a los jóvenes autores. Hay tantas ganas de que se hagan cosas así, que muchas personas nos han ofrecido una colaboración desinteresada.

-¿Qué tipo de series podremos encontrar en Zander?

G. Hemos dado libertad total a los autores y eso ha hecho que las series que vamos a publicar no tengan nada que ver unas con otras. Ni a nivel de estilo, ni de guion, ni de dibujo. Por ejemplo, Daniel Castaño ha creado Imprentum, que tiene un tono claramente fantástico; Sayar y sus Historias a una tinta se acercan más al misterio y el terror; Javi Granda hará historias cortas, humorísticas; e incluso tendremos un cómic infantil y juvenil, Lughas y Granada… Hemos aceptado todo lo que nos ha parecido bueno excepto la violencia o el sexo explícito porque queremos llegar al mayor público posible. Tampoco queremos cosas relacionadas con esta serie de personajillos de la cultura televisiva española que hoy en día…

-Habéis vetado la caspa.

I. Eso es. Además, nuestro proyecto incluye exportar el producto y para eso necesitamos que sea reconocible en todas partes. Preferimos prescindir de obras que solo sean entendibles en un ámbito concreto.

– ¿Que sean entendibles en todas partes o en todas partes y, además, por todo tipo de consumidores? ¿No creéis que el mercado del cómic está bastante masculinizado?

G. Hoy en día las mujeres compran muchos comics, especialmente tras la irrupción del manga japonés, que ha atraído a muchas lectoras. Quizá porque su lenguaje es diferente al del comic americano y europeo. Cuando voy a mi librería habitual y estoy allí un rato de tertulia con mi librero, que es algo que suelo hacer, veo que muchas chicas entran y compran mangas. No sé cuáles, porque a mí nunca me han llamado la atención, pero noto que atrae al público femenino. Y me parece muy bien, porque antiguamente quizá no era así.

-¿Hay alguna mujer implicada en el proyecto?

I. Hemos hablado con alguna posible colaboradora pero, desgraciadamente, en el primer número, no habrá ninguna autora. Esperamos que en el segundo sí la haya.

-¿Es posible ampliar el mercado del cómic?

I. Es algo muy complicado. Para lograrlo habría que trabajar a largo plazo: lo más fácil es conseguir que un niño que no lee cómic empiece a hacerlo, porque no tiene una idea preconcebida de lo que es. Quien no empieza a leer comics pronto… es difícil que empiece más tarde.

G. En España, sería muy interesante acercar al mundo del cómic a personas de 55 años en adelante, porque mucha gente de esas generaciones lo desprecia. Lo tienen asociado a Mortadelo y Filemón y no les entra en la cabeza que pueda ser para adultos.

I. Bueno… Yo no estoy del todo de acuerdo con eso. En España, en los años 70, se leían comics autóctonos muy buenos. Sin ir más lejos, estaba la Trinca. El problema fue que muchos lectores se quedaron en esos primeros tebeos y no siguieron leyendo otras cosas.

G. A eso me refiero. Hay una barrera: en España en la adolescencia, el dinero que destinas a los comics, empiezas a destinarlo a otras cosas. Yo prefería comprarme comics pero algunos amigos míos los dejaron y empezaron a gastarse su paga en tabaco, por ejemplo.

I. Quizá la clave sería editar Zander en papel de liar (risas).

Historias a una Tinta

-¿Qué papel jugará lo digital en vuestro proyecto? Además de las omnipresentes redes sociales, ¿os planteáis realizar alguna publicación digital?

G. Las redes sociales, como ya comentamos antes, serán básicas para la difusión pero, además, nos han permitido conocer a muchos de nuestros colaboradores. En cuanto a las publicaciones digitales… Supongo que es algo que, antes o después, nos tendremos que plantear. Aún no existe ningún dispositivo específico para leer comics, ni los comics se crean pensando en ello. Nosotros preferimos el papel; sin embargo, en unos años habrá gente que solo los haya leído a través de una pantalla y quizá ni se les pase por la cabeza ir a una librería a comprarse alguno.

I. En cualquier caso, de momento, editaremos en papel e iremos preparando una sección en nuestra página web dedicada a nuevos autores que quizá no tengan cabida en la revista.

-Para ir acabando, ¿por qué editar comics? ¿Qué aporta este formato al panorama cultural actual?

G. Los comics hacen feliz a la gente. Solo hace falta aprender a disfrutarlos. A mí me hacen feliz. Y me encantaría que, a través de mi trabajo, más gente conozca este medio de expresión. Ese factor de satisfacción personal es muy importante. Desde que concebimos el proyecto, no se me ha pasado por la cabeza hacer ninguna otra cosa. Esto es lo que quiero hacer.

-Muchas gracias por habernos atendido. Por cierto, ¿de dónde viene el nombre?

I. Estábamos un día tomando unas cervezas en una terraza y, hablando de las características de la publicación, nos dimos cuenta de que necesitábamos un nombre que nos gustase. La palabra ‘trueno’, thunder, está muy ligada al cómic… pero como ya hay demasiadas cosas que se llaman así, probamos con “z”. Luego descubrimos que en inglés significa algo así como “defensor”. Está relacionado con la defensa de las almenas de los castillos. También es un pez, pero bueno…

-Optasteis por la acepción más “cómic”, de la palabra, claro.

-G. Por supuesto. “Zander”, “vigía”, “defensor”… El pez no nos convencía tanto (risas). De todas formas también es por la canción de AC/DC, para qué vamos a negarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s