Javier F. Granda

Saúl Cué, de Matthew’s lighter: «Mantener una distancia segura entre la ficción y la realidad es complicado, pero hacer que el resto te sitúe entre una u otra es imposible»

Han pasado tan solo unas horas desde la publicación del último trabajo de los gijoneses Matthew’s lighter en su bandcamp y hemos querido poner contra las cuerdas a Saúl Cué, frontman del grupo, para que nos introduzca en la dimensión más real de su proyecto musical, conscientes por una parte de la exclusividad que permite compartirlo sin que el  E.P. haya tomado aún forma física y, por otra, para constatar la intensidad con la que se vive el momento en que un nuevo trabajo sale a la luz. Cinco canciones que nos ofrecen multitud de imágenes, esta vez en un castellano nítido e inspirado que lleva la impronta de Saúl Cué en las voces. El reparto instrumental se configura con Saúl a las guitarras, ruidos y puertas; Hilario Neira en percusiones, cascabeles y teclados y Xuan Villamil, guitarras, bajos y sintetizadores.

Las hermanas Vane

Conocer a Saúl es saber que te expones a un torrente de autenticidad sin fisuras. Así nos presentaba hace unas horas lo último de Matthew’s lighter: Las hermanas Vane: Las canciones se escribieron a lo largo del verano y el otoño del 12. La idea era editar un E.P. que no admitiera el modo de escucha convencional hoy día, que exigiera ir desde el principio hasta el más puro final. Pretende, supongo, ser un conjunto coherente e indivisible. Creo que la intencionalidad se entiende mejor si se consume exactamente así. El E.P. arranca con lo que, en su edición física, será la cara A (también llamada perfecta) donde recojo lo más biográfico y continúa con la cara B (también llamada perpendicular) en la que las alucinaciones, las ensoñaciones y otras pesadillas genéricas se reúnen. Desde los viajes en avión a supuestas arcadias inventadas y la compra de billetes en la red a la terrible convivencia vecinal, pasando por un inminente fin del mundo en la industrial y postapocalíptica Veriña o la confusión tras perseguir el fantasma de un amor irreal.

—¿Cómo defines el sonido de Matthew’s lighter?

—No he sentido jamás la necesidad de definir nuestro sonido. Muchos me han preguntado y nunca he sabido qué responder. Chus Neira catalogó nuestro directo como folk crudo y la etiqueta tuvo su aceptación dentro y fuera de nuestro entorno.

Matthew's lighter

Saul Cue e Hilario Neira, Matthew’s Lighter.

Nos reunimos en una habitación hace tres años. Hablamos de música y de músicos y, con el tiempo, descubrimos que nuestros puntos de vista se habían hecho íntimos. Decidimos, así, dar continuidad a nuestras conversaciones y a todo aquello que surgía de ellas. De forma natural y sin pretensiones de ningún tipo fuimos dando forma a un conjunto de canciones que, en parte, serían el germen de nuestro primer trabajo. Reconozco que en aquel momento el interés en cualquier tipo de público o el simple concepto de público nos era ajeno. Lo que hacíamos era por y para nosotros. Puro egoísmo. Fieles a esa línea, e ignorando el directo, entramos en el estudio para grabar el que sería nuestro primer trabajo: Brown sad story of a bright noisy day (Lloria, Gijón, 2011). Cuatro cortes producidos por Xel Pereda (Nacho Vegas, Lucas 15) que, con la perspectiva que da el tiempo, no podían ser más que un ensayo. La grabación terminó a finales del mes de octubre y por aquel entonces aún no teníamos nombre. Su edición física y posterior presentación nos llevó por distintos locales pero, sinceramente, la apatía por el directo —dadas las condiciones del mismo— hizo que nuestro interés se resintiera así que nos encerramos de nuevo en nuestra habitación, perdimos de vista el mundo, y empezamos de nuevo. El resultado, Las hermanas Vane. Las sesiones para Las hermanas Vane se sucedieron durante el pasado mes de diciembre, entre el 18 y el 21, cuando regresamos a Lloria dispuestos a combatir el frío. Recuerdo a Xel, productor, una vez más y ya íntimo del grupo, bromeando sobre la amenaza maya y el fin del mundo mientras yo sufría por la ausencia de terbutalina y fantaseaba con lo que ocurriría de cumplirse la profecía. Quiero creer que Las hermanas Vane surgió como un reflejo de todo aquello, que su sonido es en parte cantábrico y también de invierno. Que me ahogo porque me faltaba tiempo y el asma y la urgencia y el frío y la humedad se fueron colando poco a poco en lo que hoy podemos escuchar y sentenciar como nuestro último trabajo.

—¿Qué artistas o bandas os inspiran?

—Nunca me ha gustado responder a una pregunta con otra, pero, ¿qué no lo hace? Podría perderme entre un millón de nombres que nos condicionan y eso sin entrar en todas esas cosas que suenan en el subconsciente, colectivo o no, y que surgen, lo quiera o no, de tanto en tanto. Pasarnos días escuchando la perfección de Dirty Three, pretendiendo que nuestro gusto ha madurado, y después volvemos a la infancia de la mano de Sonic Youth, Dinosaur Jr o Husker Du. Lo nuestro con la música es circular, periódico, y aunque siempre mantenemos ciertos discos capitales al alcance de la mano vamos de un lado a otro. Durante las sesiones para Las hermanas Vane escuchaba obsesivamente el Apocalypse de Bill Callahan. En Lloria, cuando fumar se hacía inevitable, sonaba Mark Lanegan. En Las hermanas Vane aparecen pequeñas referencias a Peter Doherty y al que para mí es uno de esos discos indispensables e irrepetibles, Cajas de música difíciles de parar, del gijonés Nacho Vegas.

—Aparte del ámbito estrictamente musical, ¿de dónde sale tanta inspiración?

—De lo cotidiano, del día a día. Del conflicto y del hacer del «sentirse mal» un estilo de vida.

—¿Por qué el nombre de Las hermanas Vane?

—Mantengo una relación muy estrecha con la literatura y en una de las canciones menciono el cuento de Nabokov. Universitarias, alucinaciones, ensoñaciones, obsesiones y mensajes trascendentales desde el más allá, como siempre, con amor.

—Matthew’s lighter nos tenía acostumbrados a letras en inglés. ¿Qué origina este cambio de formato?

—El idioma era una barrera consciente para evitar sentirme expuesto. En primer lugar ante mi compañero y mitad de todo esto, Hilario Neira, y en segundo lugar, ante cualquiera que por error llegara a escucharnos. Después de nuestro primer trabajo parecía evidente que por más que lo intentara, y juro que lo intenté, ese sentimiento de vulnerabilidad frente a todo aquél que entrara en contacto con nuestra música independientemente del modo en que lo hiciera seguiría ahí, y además, sin saber muy bien cómo ni por qué, comencé a sentir la necesidad de escribir textos en castellano. El miedo sigue ahí pero he aprendido a vivir con él. Mucha gente, cuando cantas o escribes, si te entiende, pregunta —cuando no lo da directamente por sentado— si lo haces de forma autobiográfica. Mantener una distancia segura entre la ficción y la realidad es complicado, pero hacer que el resto te sitúe entre una u otra es imposible. Además, y para empeorar las cosas, me obsesionaba la idea de reducirlo todo a un simple ejercicio de estilo. Aún me obsesiona.

—¿Para cuándo el soporte físico del álbum?

—Si Alemania y el sistema postal lo permiten, para junio.

—¿Nos adelantas fechas para una gira?

—No, no, no, sólo pequeñas presentaciones con las que nos sintamos cómodos.

carátula bandcamp—¿Qué hay detrás de esa imagen tan curiosa de la carátula?

—La edición física del E.P. llevará otra carátula. Para el apartado gráfico queríamos contar con un elemento ajeno al grupo pero que, de alguna manera, fuera afín al mismo. Dentro del círculo de influencias del local creativo Paraíso, de Oviedo, y la familia de La Caja Negra, nos encontramos con Mónica de Juan, o Dalila Love, con la que hablamos sobre híbridos e ilustraciones.El diseño es una parodia, una crítica, o yo qué sé, llámalo equis, a esas figuras femeninas que posan cubriendo discos única y exclusivamente por el valor de su carne. Como víctimas de una suerte de cacería de modelos. Groupies, trofeos de estrellas y demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s