Marcos García Guerrero

El Sporting somos nosotros

L6.jpg

Fotografía de El Comercio

Una multitud se congregó el sábado ante El Molinón, hastiada y desencantada, para decir que no, que la directiva no los representa. En la distancia, media docena de lecheras vigilaron la estampa en silencio. Tensión y miedo en el ambiente. Escrache en el Molinón.

Fernández vete ya, consejo dimisión y el honor en entredicho de unas cuantas madres de los altos capos de Sporting fueron las reclamas del millar y medio de aficionados (quinientos para la policía, media docena posiblemente para Vega-Arango) que marcharon desde Casa Aurora, en la calle Sporting, hasta la puerta cero del estadio. Se comentaría luego con cierta decepción que la manifestación no fue todo lo multitudinaria que se esperaba. Pero teniendo en cuenta que la tarde se saldó con la entrada más baja de los últimos años (7.000 personas), el resultado no fue para nada desdeñable. Los directivos del Sporting, como nuestros políticos, aún no se han enterado de que lo peor no es la protesta, sino la indiferencia.

Deportivamente, el enfrentamiento ante el Córdoba fue un partido sin historia, más allá de ir viendo cómo se desenvuelven los jóvenes llamados a ser los supervivientes de la selección natural impuesta por los genios de las finanzas sportinguistas. Pese a la goleada final y a algún detalle de interés, no se consiguió revivir el entusiasmo de una afición que estaba a otra cosa.

Porque el sportinguista estaba a recordar, desde la apatía, el descontento por la marcha deportiva del equipo, y desde la protesta (ya tristemente habitual) la nefasta gestión del club. Transcurrió el encuentro sin incidentes, como en la marcha previa, aunque con un momento de tensión cuando los Ultra Boys quisieron acceder a la grada Este para hacer un desplazamiento simbólico a lo largo de todo el graderío. La cosa no pasó a mayores, y se pudo culminar la peculiar reivindicación, guiada por un espíritu sorprendentemente festivo (que recordaba amargamente el cachondeo imperante en las masivas olas que se vieron en las gradas la temporada del descenso de los trece puntos), cantando el «¡Puxa Sporting!» junto a los aficionados cordobeses hospedados en la esquina de la grada Norte con la Este. Lo que sí trascendió, lamentablemente, fue el objeto volador no identificado que impactó a última hora en un policía desde el fondo joven, y que provocó una carga que hizo salir por piernas a los Ultra Boys y asustó al guajerío que veía el partido ajeno a los asuntos de los mayores. Además, el incidente debió cortocircuitar los cables de algunos Ultras, que decidieron poco después llevar su escrache particular al aparcamiento del estadio, donde un empleado del club acabó siendo agredido. Según Twitter omnisciente, la policía escorrería porra en mano a los Ultras por los bares aledaños.

ultras

Fotografía de El Comercio

Triste punto final a una jornada que hasta entonces había sido modélica en su civismo, y que además parece distraer la atención de lo verdaderamente importante: la brecha hoy por hoy insalvable entre gerentes y afición. Ya se ha dicho: Fernández y su administración no representan al Sporting; tampoco el ala vandálica de los Ultra Boys. El infierno son los otros, que diría Sartre. Y el Sporting somos nosotros.

Anuncios

3 pensamientos en “El Sporting somos nosotros

  1. Eso pasa por dejar a los ultras apropiarse de la protesta. Ellos que siempre estuvieron protegidos por la directiva y ahora van de “indignados”

  2. Bueno, en este caso la protesta fue impulsada por ellos. Tenían legitimidad para liderarla. De todos modos, no está nada claro lo que sucedió al final del partido. Efectivamente, debió tratarse de un objeto volador no identificado, porque la única fuente que acredita su existencia es la policial. Existiese ese inicial agresión o no, nada justifica ni la actuación de la policía, totalmente desmedida, ni la de algunos Ultra, en su línea más cenutria.

  3. Pingback: Gato negro. Sporting 0, Recreativo de Huelva 0 | NEVILLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s