Marcos García Guerrero

Verde camuflaje: Huesca 2 – Sporting 1

1369516726187El otro día una amiga me decía que, teniendo en cuenta que el Sporting llevaba dos victorias consecutivas y que matemáticamente aún era posible clasificarse para el playoff de ascenso, me imaginase que sus rivales perdían los tres partidos que quedaban y que nosotros los ganábamos todos. Es difícil, me decía, pero imagínate.

Me reí. Me descojoné vivo porque era tan incapaz de hacer tal esfuerzo de abstracción mental como de concebir la infinitud del universo, la vida después de la muerte o la noche de bodas de la duquesa de Alba y Alfonso Díez. Y no tanto porque me pareciese verdaderamente difícil que ninguno de nuestros rivales (que eran muchos) no ganase al menos un partido de los que restaban, sino porque veía incapaz al Sporting de ganar tres enfrentamientos seguidos o, lo que es peor, lo veía capaz de ganar dos, que el resto de equipos perdiesen, y que, cuando disputásemos el último partido, nos quedásemos con las ganas. Porque el Sporting es así.

Pero la realidad siempre es mucho más prosaica que cualquier paja mental, y el encuentro contra el Huesca nos recordó que con este Sporting soñar es cosa de necios. 2-1 para los aragoneses, que aún tienen esperanzas de salir del descenso, y otro sábado (y esta vez soleado) perdido. La próxima semana toca despedida en casa ante el Recreativo, con una presumible entrada de inframundo mientras los vecinos carbayones puede que estén celebrando que van camino de segunda. El horror. A ver qué hacéis algunos con las acciones que comprasteis, gallos.

Como estamos en zona de nadie, el futuro es un páramo, Vega-Arango habla a través de Tebas, y el mercado es para nosotros un agujero negro que nos sustrae los pocos buenos jugadores que tenemos (esta semana el Manchester City se llevó al cadete Manu Gacía mientras Lozano veía a las futuras perlas del fútbol croata en Zagreb), la atención mediática se centró en el chance futuro de algunos jugadores del filial como Adamá Touré, y en la equipación de la próxima temporada. Porque seguiremos en segunda, vale, pero guapos. Con unas camisetas, las de Kappa, de esas apretadinas que harían las delicias de jugadores new wave como Beckham, Cristiano Ronaldo, Guti o Pedro Santa Cecilia (apunta en la libreta, Lozano). La gran novedad para la próxima campaña, ribete arriba, ribete abajo, es una tercera indumentaria de tono «verde camuflaje», muy acorde con el espíritu de la directiva sportinguista.

Y es que esto es lo que hay. Antes nos vestíamos de «verde manzana», por aquello de la asturianía, y por lo de la «manzana mecánica», porque fliparse es gratis. Y ahora vamos acorde a nuestro nuevo sino en los campos de España, en la gerencia, o en la vida social gijonesa. Vamos de cabeza a la indiferencia. Pasamos a modo camuflaje. Y lo que queda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s