Cristina Blanco

Festival de Málaga 2013. Todo lo que veremos del cine español

DSC_0380El pasado mes de abril se celebró la XVI edición del Festival de Cine de Málaga. Durante una semana, la ciudad andaluza acogió la sede del festival más relevante del cine español. Un festival que se está convirtiendo en el mejor escaparate para que los productores con menores posibilidades económicas puedan presentar sus películas a las diferentes distribuidoras y ver si pueden darle salida en el mercado. Se trata de una plataforma básica y muy necesaria para todos los estamentos. En él, viejos conocidos y nuevos talentos presentaron sus películas con la esperanza y el anhelo, sobre todo en los últimos años, de llegar al espectador. Ya no solo es que la película guste o no, sino de tener al menos la posibilidad de llegar a las salas de cine de nuestro país. Buscan visibilidad. Y reconocimiento.

La cinematográfica, como otras muchas industrias hoy en día, lo está pasando mal y Málaga es un reflejo de la situación actual. El festival arrancó con una noticia de última hora: el cierre de Alta Films, una de las principales distribuidoras del país. Y a eso hemos de sumar la subida del IVA y los numerosos recortes en cultura, factores que hacen que cada vez sea más complicado sacar adelante un proyecto de esta índole; factores de los que han hablado mucho los protagonistas en las ruedas de prensa. Como también habló el espectador, que no dudó en abuchear al ministro Wert en su paso por la alfombra roja.

El primer día empezó fuerte. Programa en mano y acreditación al cuello daba por comenzada mi semana de cine. Al llegar al Teatro Cervantes se desató la locura. Era la primera alfombra roja de la semana y puedo asegurar que nadie quiso perdérsela. Eso sí, la media de edad de la mayoría de los asistentes no alcanzaba los veinte años. Debo reconocer que conocía esta locura que originan los actores, pero a lo largo de la semana la viví en primera persona. La ceremonia de inauguración, presentada por las actrices Verónica Sánchez y Aura Garrido, congregó a rostros muy conocidos del panorama.

La película encargada de inaugurar la sección de competición fue Ayer no termina nunca, adaptación de una obra teatral dirigida por Isabel Coixet. Película dura, drama en toda regla, de un potencial tremendo. La fuerza en la interpretación de los dos actores, sobre los que recae todo el peso del metraje, además de la fantástica fotografía, envuelven en este drama una historia diferencial. La directora comentó en rueda de prensa que el guión se escribió para Javier Cámara y Candela Peña. «Me han dado más de lo que podía soñar y aspirar. Ahora solo quiero hacer pelis con ellos», expresó sin tapujos Coixet. La película nos traslada al año 2017 y muestra la historia de una pareja que tras cinco años de silencio se reencuentra para cerrar un duro capítulo de sus vidas en paz, pero sin olvidarse nunca del ayer.

DSC_1411

Isabel Coixet, Candela Peña y Jordi Azategui, durante la inauguración del Festival con la presenta´cion de “El ayer no termina nunca. Foto de Daniel Méndez.

Peña, que en los últimos meses ha estado en el candelero por su discurso en la pasada ceremonia de los Goya, comentó con sorna: «Prefiero que no me den ningún premio y me den trabajo. O que el premio sea al rostro más bonito del cine, que con eso seguro que me salen muchas campañas publicitarias. Pensaba que en este país había libertad de expresión…». La catalana recibió la Biznaga de Plata a mejor actriz por su interpretación, ex aquo con Aura Garrido. La cinta consiguió además la Biznaga de Plata al mejor montaje y mejor fotografía (ambos para Jordi Azategui) y la del premio especial del Jurado.

Y llegó el segundo día, con doble sesión matutina. El mejor despertador posible fue la primera película, porque vale que me encante ver cine y vale que cruzase España entera para ir al festival, pero un domingo a las 9 de la mañana después de un viaje de 11 horas es cuanto menos poco apetecible. Sin embargo, Casting es una comedia coral muy fresca, efectuada con un modelo de producción bien distinto al habitual. La película trata del primer largometraje de su director, Jorge Naranjo, y relata la historia de un chico y una chica que se conocen en un casting en el que otros muchos personajes secundarios van ayudando a que se forme un clima muy divertido. Los actores se desnudan emocionalmente y lo hacen desde la valentía de actuar siendo ellos mismos. El premio Biznaga de Plata a mejor actriz y actor de reparto fue para todo el elenco femenino y masculino de la película.

En la segunda sesión de la mañana pasamos de cine de autor a cine comercial: Combustión, de Daniel Calpasoro y protagonizada por Álex González, Alberto Ammann y Adriana Ugarte. Velocidad, robos y violencia se unen en esta historia de amor pasional en la que el director nos quiere trasladar “al lado salvaje de la vida” y recuperar el espíritu rebelde. Trama lúdica con una historia que pretende llegar a todo el mundo. Su actor Álex González defendió el concepto de película comercial. «Hoy en día lo comercial se entiende en sentido peyorativo. Por ser comercial no tiene que ser frívolo y, si hacer cine comercial significa hacer taquilla, estaré encantado de hacerlo». Calpasoro añadió: «El cine comercial no se premia. Es un premio y una gran sorpresa estar en Málaga en la sección oficial a concurso».

DSC_0302

Alberto Ammanns, Daniel Calparsoro, Adriana Ugarte y Álex González, durante la presentación de Combustión. Foto de Daniel Méndez.

Vamos a por el tercer día. Diamantes negros habla de la problemática existente con el tráfico de niños africanos que llegan a Europa muy jóvenes para convertirse en futbolistas profesionales. Representantes, agentes, hombres de fútbol que prometen y luego no cumplen con sus obligaciones. Mali es la nación elegida por el director, Miguel Alcantud, que encontró jóvenes locales capaces de contar su historia. Básicamente se trata de un drama basado en hechos reales. «No nos interesaba hacer una crónica periodística, ni tampoco hacer tremendismos. Los documentales tienen poca visibilidad, en cambio una película de ficción dramatizada puede tener más suerte y meter el dedo en la herida». Durante la fase de preparación y documentación el equipo de producción intentó conseguir información y testimonios de representantes de futbolistas, periódicos deportivos y equipos de fútbol del país pero nadie quiso colaborar, Real Madrid o F.C. Barcelona entre ellos. Entre su reparto cuenta con rostros conocidos como Carlos Bardem y Willy Toledo. Muy recomendable. Recibió la Biznaga de Plata Premio del Público.

Hijo de Caín fue la segunda sesión del día. Jesús Monllaó Plana estrenó en Málaga su primer largometraje que trata el viaje al interior de una familia mediterránea al borde del colapso, a través de un thriller psicológico con suspense en el que el espectador va sufriendo el dolor de los personajes. El largo engancha desde el primer momento gracias a un guión perverso y sugerente que logra que el espectador pueda ir desenterrando la trama. José Coronado encabeza un reparto en el que destaca un joven David Solans, actor que dará que hablar los próximos años.

DSC_0192

José Coronado y David Solans, durante la presentación de Hijo de Caín. Foto de Daniel Méndez.

La única cita programada para el cuarto día fue el largometraje Somos gente honrada, del vigués Alejandro Marzoa. Película honesta, divertida y con humor inteligente producida por El Terrat en colaboración con Vaca Films. Relata la historia de Suso y Manuel, dos cincuentones sin trabajo que un día de pesca se encuentran en la playa un fardo de 10 kilos de cocaína. Con personajes entrañables y cercanos encarnados por Paco Tous y Miguel de Lira, la película mezcla la comedia con el drama.  El periplo de la película comenzó en Málaga y llegará a los cines en junio. «Málaga es un referente. Nuestro objetivo es hacer ruido e ir calando. Buscamos comercialidad y mucha calidad». Palabra del director.

Fuera de concurso estuvo la primera película que visionamos el quinto día de Festival. Fuera de concurso, pero dentro de la sección oficial. Una situación cuanto menos intrigante y que responde a un problema de comunicación entre la organización y el equipo de la película. Todas las mujeres, de Mariano Barroso y protagonizada por un gran Eduard Fernández, comenzó siendo una serie para un canal de pago y, aunque no cuenta todavía con distribución, ya llegó al menos a las pantallas de Málaga. Nacho, un buscavidas con la autoestima lastimada y adicto a la mentira, siente que las personas del sexo opuesto no le entienden y las utiliza como vía de escape. Por el escenario pasan sus seis mujeres: su madre, su esposa, su amante, su cuñada, su primer amor y su terapeuta.

Sin subvenciones, con financiación de familiares, amigos y 250 micromecenas anónimos, Stockholm de Rodrigo Sorogoyen vio la luz en Málaga dejando una huella importante. Ganó la Biznaga de Plata Premio Alma al mejor guionista novel (Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen) y a la mejor dirección, además de la mención especial del jurado de la crítica.  Nada mal, para empezar. Javier Pereira y Aura Garrido, que ganó la Biznaga de Plata junto a Candela Peña, son los dos únicos actores del reparto. La película transcurre en una noche que modificará la vida de los protagonistas para siempre. Narra cómo se conocen y relacionan los jóvenes hoy en día, por lo que puede considerarse una película muy generacional.

Quince años y un día es el último trabajo de Gracia Querejeta. La película, escrita desde hace cuatro años, se presentó en Málaga como la gran favorita entre las que entraron en competición. Nació de las preocupaciones de la directora madrileña por su hijo adolescente, aunque dejó bien claro que no se trata de una película autobiográfica. Maribel Verdú protagoniza esta historia en la que una madre un tanto imprudente no puede controlar a su hijo Jon (Arón Piper) y decide mandarlo al cuidado de su abuelo, un militar retirado –papel que encarna Tito Valverde en  su vuelta a la gran pantalla-. Autoridad, familia y adolescentes se entrelazan a lo largo de todo este drama con suspense. Querejeta aseguró que en los tiempos que corren es necesario ajustar los guiones a los presupuestos. Producida por Tornasol y distribuida por Universal, Quince años y un día es de las afortunadas que llegarán a las salas de cine.

DSC_1052

Maribel Verdú y Gracia Querejeta. Foto de Daniel Méndez.

A Gracia se le da muy bien Málaga. Dos de dos lleva ya. Ganó su primera Biznaga de Oro en el año 2004 con Héctor y este año lo repitió. La cinta recibió además el premio a la mejor banda sonora original, mejor guión y el premio la Biznaga de Plata premio especial del jurado de la crítica.

Al salir de la rueda de prensa me doy cuenta de que esto se acaba. El calendario no perdona y ya solo quedan tres días. El viernes a las 9 de la mañana comenzó la cuenta atrás. Me senté en la butaca y me contaron una historia que hace que eso del sueño sea una farsa. Una mujer desesperada, que lo ha perdido todo, busca la manera de eximirse ante lo que más quiere en el mundo.  Sola contigo, de Alberto Lecchi, es un drama contado en forma de thriller protagonizado por Ariadna Gil y Leonardo Sbaraglia. Me quedo con una frase del actor argentino Hugo Astar en rueda de prensa que simboliza la realidad del oficio: «Ser periodista… o la manera más divertida de ser pobre».

Breve descanso. Como donuts, de esos gratis que regalaron durante todo el festival, y compro agua. Veo algo que altera la monotonía. La seguridad se multiplica, decenas de jóvenes con carteles, mucha expectación en la puerta del teatro Cervantes. Es el turno del favorito de las fans, el turno de La Mula, protagonizada por Mario Casas, Secun de la Rosa y María Valverde.

DSC_0040

Mario Casas durante la presentación de La mula. Foto de Daniel Méndez

Tras estar retenida dos años en el Ministerio de Cultura y con muchas batallas judiciales, La Mula se estrenó en Málaga y ya llegó a las salas de cine. Gracias a una gran labor de producción la película pudo seguir adelante cuando su director y coproductor (Michael Radford) abandonó el proyecto a tan solo cuatro días para finalizar el rodaje. Basada en la novela homónima de Juan Eslava Galán, la película narra la historia de personas sencillas implicadas en la Guerra Civil. Desarrollada en Jaén al final de la contienda, y al modo berlanguiano,  una mula blanca se hace con el protagonismo aprovechándose de una historia de amor entre un cabo del bando nacional y la chica más bonita del pueblo. En palabras de su equipo, «es la película que faltaba por hacer sobre la Guerra Civil». El actor Mario Casas, el más aclamado, recibió la Biznaga de Plata a mejor actor.

Lo bueno como siempre se acaba, El amor no es lo que era cerró la sección oficial. Primer largometraje del valenciano Gabi Ochoa, que relata la importancia que se le da al amor en cada momento de la vida. Esta comedia, protagonizada por Aida Folch, Nicolás Coronado, Blanca Romero, Alberto San Juan, Petra Martínez y Carlos Álvarez-Novoa, cuenta tres historias en las que los personajes comienzan a quererse, dejan de hacerlo y vuelven a enamorarse.

La última alfombra roja se convirtió en un auténtico desfile de modelos, actores y directores aclamados y arropados por centenares de flashes. Tras dos horas de fotografías y entrevistas, llegó la hora de la gala de clausura y la entrega de premios, con Lluís Homar como maestro de ceremonias. Se acercaba el momento de decir adiós.

Al término de la ceremonia tuve la posibilidad de presenciar la actuación que cerraba el festival en el cine Albéniz: la actuación de la gran artista malagueña Diana Navarro. La cantante se estrenó en la gran pantalla con Yocasta, un mediometraje de Alexa Fontanini, y cumplió su sueño de protagonizar una película. Flamenco, gitanos y aristocracia inglesa se mezclan en esta historia rodada íntegramente en Andalucía. Una excelente manera de cerrar el festival.

DSC_0310

Andreu Buenafuente, productor de Somos gente honrada. Foto de Daniel Méndez.

A pesar de la crisis y de los recortes, los valientes y afortunados que pudieron presentar su trabajo en Málaga van a seguir luchando por salvar nuestro cine. «Como cineasta no me interesa nada que no sea rodar. Con o sin cines yo voy a contar historias como sea», manifestó Coixet. Buenafuente, productor de Somos gente honrada, indicó que «ahora es cuando hay que meterse en el cine. Seguiremos haciéndolo, pasará la crisis y quedarán estas películas». Directores consagrados y autores noveles buscaron visibilidad desde el festival de la Costa del sol con la intención de que el público español se reconcilie con nuestro cine.

Pero… ¿por qué tanto enfado? Como espectadores deberíamos estar agradecidos a los que hoy en día se esfuerzan por sacar proyectos cinematográficos adelante. Y aunque yo no soy ni crítica de cine ni especializada en la materia, sí recomiendo todas y cada una de las películas antes citadas. Porque son muy buenas. Aunque juzguen ustedes mismos, si llegan a las pantallas, qué les parece el cine español. Y, por favor, nunca dejen de ir al cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s