J. M. Laviada

Economía del aborto

ai-mex-graphic-2_spMientras en el Salvador un equipo de médicos constataba que una joven de 22 años comenzaba a tener contracciones en el sexto mes de un embarazo que la estaba matando, en España el Ministro de Justicia sigue desgranando pacientemente su proyecto de ley del aborto. Lo hace, además, convenientemente: hoy, con 100.000 personas menos en paro, no es el día idóneo para semejantes reflexiones. Resultará más propicio hacerlas coincidir con la enésima rebaja de las previsiones económicas para el próximo año. Todo es política y, por tanto, todo es economía política.

Con el aborto arrastrado por el fango del Congreso, el Gobierno se masajea las sienes y la oposición se frota las manos. El Partido Popular es un alumno voluntarioso pero tiene poca capacidad de retención: parece haber olvidado en un tiempo récord que sus guiños a los fantasmas de ciertos sectores de su militancia, pueden instalarse en la Moncloa y acabar expulsándoles del caserón. En el solar de la calle Ferraz, mientras tanto, dirimen sus peleas y aguardan a que los acontecimientos hagan bueno el consenso que avaló la ley de 2010, que recibió el apoyo de siete partidos políticos, incluidos el PNV y dos diputados de CIU. La secuencia electoral española amenaza con volver a repetirse. Tras la tormenta, el PSOE volverá a ganar unas elecciones con un sencillo pero contundente programa electoral: derogar las leyes del gobierno de Mariano Rajoy.

Una de las estrellas de ese programa sería, sin duda, la eliminación de una ley de supuestos que, además, pretende no incluir el de malformación del feto. Una ley que, como dice Gallardón, «será en lo esencial como la de 1985, pero haciendo que se cumpla». Es de suponer que, para conseguirlo, haya desarrollado junto al titular de Interior un concienzudo programa policial que evite, por primera vez en la historia, que se efectúen abortos clandestinos.

gallardon_epLa cuestión del aborto tiene, evidentemente, una dimensión ética. Sin embargo, también tiene otro tipo de implicaciones que todos los partidos políticos, por unas u otras razones, parecen estar de acuerdo en ignorar. Guste o no guste, la interrupción del embarazo ha sido, es y será, un método de planificación familiar y, por lo tanto, históricamente ha tenido un mercado articulado en el que la oferta y la demanda se han entendido. Sin embargo, la perenne ilegalidad del procedimiento ha elevado enormemente sus costes, dificultando el acceso de las clases populares al mismo. Las élites españolas, en cambio, apoyadas en su patrimonio han podido decidir, libremente, entre mantener un vástago más o interrumpir su concepción en una buena clínica. No hay ideología ni religión que doblegue la libertad de conciencia y conducta que otorga el dinero.

Para el resto de la población, la historia más conocida es la del ahorro desesperado y la posterior aceptación de un trauma que, al menos, evita entregar en adopción a un recién nacido que no se puede mantener. Las jóvenes españolas no quieren llegar a esa situación, debidamente estigmatizada por los mismos que piden una ley más restrictiva. Los mismos que tienen medios para saltársela y que, en última estancia, desconfían de la promoción social que posibilita la planificación familiar.

Mientras el Gobierno sigue jugueteando con el aborto en su bancada del Congreso como si fuera un balón de playa y la oposición espera a que el Partido Popular se autoinmole desde el poder, la joven Beatriz se recupera de una «cesárea» necesaria para salvarle la vida y que, sobre todo, pretendía evitar la vergüenza de un país con una ley infame.

Anuncios

Un pensamiento en “Economía del aborto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s