Víctor Guerrero

Caballos pisotean poemas: GP de Canadá

canadaEl Montreal de Leonard Cohen es húmedo, frío y huele a tabaco y a sexo. En ese Montreal no caben los cochazos porque Leonard el joven, Leonard el de los años cincuenta, era un hombre pegado a un cigarrillo y a un verso con el que engatusar a las damas de la bohemia. O sea que no cabe imaginar al poeta con un foulard blanco al viento, cabalgando, vamos a suponer, un Ferrari rojo como el fuego mientras con el brazo de fumar acaricia el hombro desnudo de la musa. El Montreal de Leonard Cohen es una invención romántica que murió atropellada por los Fórmula 1 de la modernidad.

Leonard Cohen huyó de Montreal antes de que en la capital de Quebec decidiesen que había llegado la hora de cambiar el ritmo de la poesía asimétrica por el de los motores de la Fórmula 1. Les costó veinte años, pero en 1978, por fin, la Île Notre-Dame se dejó de pareos y alojó por primera vez el Gran Premio de Canadá de Fórmula 1. Ganó Gilles Villeneuve a lomos de un Ferrari 312T de 3 litros y 12 cilindros. Gilles, tan québécois como Leonard Cohen, se abrazó a la gloria y a las mozas de minifaldas más cortas que las mieles del éxito justo en la carrera inaugural de aquel circuito que luego bautizarían con su nombre. Porque Gilles Villeneuve —héroe de Quebec— fue a matarse en plena faena motora cuatro años más tarde y al otro lado del océano, en la Bélgica flamenca donde estaba y está el venido a menos circuito de Zolder.

El circuito Gilles Villeneuve es famoso por algo en lo que Gilles no tuvo nada que ver. La fama le viene por lo que la prensa y el circo de la F1 llama “el muro de los campeones”. Se trata, efectivamente, de un muro y el apellido le viene del hecho de que contra él se han estampado unos cuantos campeones del mundo de este deporte: Damon Hill, Michael Schumacher y Jacques Villeneuve (hijo de Gilles) terminaron sus grandes premios de Canadá contra el hormigón de la salida de la curva 13 de un circuito por lo demás corto, sinuoso y espectacular. El humor canadiense sonríe a la muerte: “Bienvenido a Quebec”, dice el slogan del muro.

En el Gran Premio de Canadá de este domingo 9 de junio, el muro no ha hecho honor a su nombre. Ni Vettel, ni Alonso, ni Hamilton, ni Raikkonen, los cuatro campeones del mundo en la pista, tuvieron problema alguno para sortear el riesgo. Vettel rozó otro muro en las primeras vueltas: iba primero, a fondo, haciendo vueltas rápidas con el depósito hasta arriba y la cosa no pasó de una firma en forma de marcas de neumáticos en la superficie de una pared no-de campeones. Vettel tiene suerte, pero sobre todo dispone de un coche extraordinario y un talento probado. Su “dominio escandaloso” se cimentó en una clasificación inmejorable y una conducción y una estrategia sin errores. Su victoria es intachable.

alonsoVettel no dio espectáculo porque a los únicos coches que tuvo que adelantar fueron los de los doblados. Alonso sí lo dio y completó una carrera heroica, hermosa y poética. Salió sexto y llegó segundo: pasó a Bottas, Rosberg, Webber y Hamilton. A todos en pista. A base de brazo fuerte y con su DRS a pleno rendimiento. También con grandes series de vueltas. De Alonso fue la vuelta rápida en carrera, lo que demuestra la capacidad de su Ferrari de correr más rápido que el resto. Falta que eso lo haga en la clasificación para que pueda optar, realmente, a disputarle todas las carreras al Red Bull de Vettel. Tercero fue Lewis Hamilton, víctima una vez más de la mayor degradación que sufren los neumáticos Pirelli en los Mercedes, y eso a pesar de las pruebas privilegiadas que la escudería alemana ha realizado en Barcelona para disgusto del resto. Montreal es así. Un lugar donde la poesía de la remontada de un Alonso es una melancólica gesta atropellada por la prosa implacable de un alemán que ni siquiera se deja el foulard al viento.

Enlaces

El muro de los campeones. Recopilatorio con música elegida con cierta pretensión irónica.

La muerte de Gilles Villeneuve. En Zolder, Bélgica, mayo de 1982.

Próximo Gran Premio

GP de Gran Bretaña, circuito de Silverstone, 28-30 de junio. Clasificación 2012: 1 Webber, 2 Alonso, 3 Vettel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s