Adrián Sánchez Esbilla

Maracaná: España 10 Tahihí 0

Fernando Torres celebra un gol ante Tahití

El espíritu de «lo importante es participar» queda muy bonito en estado de abstracción pero cuando es televisado en crudo para millones de espectadores en mitad de uno de los estadios más legendarios del globo, la idea se reblandece rápido. La idealización enfrentada a la realidad implacable suele terminar con un ojo morado a la primera y de nada de esto tiene culpa Tahití ni sus jugadores, los cuales se comportaron con una honradez enternecedora, inocentes del espectáculo macabro en el cual estaban participando.

España, igual de honrada, mostró respeto a su propia camiseta, a la del rival y al fútbol machacando sin piedad; otra cosa hubiese sido condescendiente, baboso. En el fútbol, el verdadero respeto se muestra metiendo 10 goles en lugar de cuatro. Fernando Torres, tetragoleador, lo definió muy bien al final del partido: «Jugamos sin hacer florituras, sencillo e intentando ganar por todo lo que se pudiese». La clave está en los dos primeros conceptos. No hubo regates ni humillaciones, nadie se quedó con la sensación de haber sido toreado ni burlado, al contrario, los futbolistas de Tahití, amateurs todos menos su lateral derecho, no lo olvidemos, conocieron en directo el máximo nivel del juego que aman como, evidentemente, no ama ningún directivo de la FIFA, quien los tiró como a cristianos a los leones; y ya se sabe, los leones comen.

Maracaná, insultado, se dedicó a jugar otro partido, convirtiendo su estructura magnífica en un altavoz donde retumbaba la calle de Brasil. Hubo cánticos y pitos, muchos, que el oído fino de Vicente del Bosque interpretó con inteligencia como manifestaciones de algo más profundo que una pachanga a destiempo.

Pele abrió la boca de nuevo anteayer para demostrar su carácter servil, de arrimado al poder, para pedir que los brasileños olvidasen las protestas y apoyasen la Confecup con la sonrisa en la boca bien cerrada, conformándose con ser palmeros y adorno colorista. El público en la grada y la gente en la calle, ya se sabe, molesta si no hace lo que toca.

Cuando Maradona tarifaba en los 80 de Joao Havelange aquello no eran delirios de cocainómano, sino la inteligencia salvaje del futbolista, que dice Jorge Valdano, conectada de forma directa e intuitiva a la sensibilidad popular que encuentra en el fútbol una manifestación política y no un paranormal aislado de la sociedad. Como nos quedamos sin Sócrates, el pensador con un 37 de pie, tuvo que ser Romario, otro anarcoide no integrado en el Sistema, quien saliese a pedirle a O Rei que dejase de decir gilipolleces, porque el estadio, la grada, todavía pertenece a la gente, al igual que la calle, por mucho que se empeñen en robárnoslas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s