Adrián Sánchez Esbilla

Mi balón contra tus músculos. España 3 Nigeria 0

 jordi-alba-espana

Una de las cualidades más fascinantes de la selección española es su facultad de ordenar el caos. España, léase Vicente del Bosque, tiene un muestrario táctico de tal calibre que ni siquiera el intento de instaurar sobre el campo un estado de locura logra descomponerla. Contra la Nigeria enérgica, valiente y directa de la primera mitad de Recife, España respondió con una combinación de  confianza, paciencia y, por qué no, suerte de campeón.

Que se pasó mal es algo innegable, también que España resistió como el equipo que es en defensa y lazó una serie de puñaladas mortales a cada hueco de la defensa africana que podrían haber ultimado el partido en aquellos cuarenta y cinco  minutos de frenesí. Sin tanto ritmo como frente a Uruguay, con menor fluidez, precisión y presión y con una Nigeria discutiendo el balón, España tuvo que buscar otras soluciones. Una muy interesante, en cierto modo ya exhibida frente a Tahití, fue la de dar un paso atrás y ampliar el campo por delante, provocando que fuesen los propios nigerianos quienes generasen los espacios que el ataque posicional, más lento, no era capaz de aportar.

Liderados por un Obi Mikel sensacional -nada que ver con la medianía que destruye sin criterio en el Chelsea, lo cual da idea del daño que un entrenador puede llegar a hacerle a un jugador- Nigeria atacaba más a través de acciones individuales que colectivas, lo cual provocaba desequilibrios que un equipo lleno de pasadores naturales como es el español aprovechaba de manera quirúrgica, filtrando balones hacia Soldado o para ese delantero disfrazado que es Jordi Alba. Dos goles, bien distintos, que remarcan la influencia del juego exterior camuflado del equipo en general y la importancia de la aparición del barcelonista en el contexto de un equipo que con él sobre el campo juega de facto con una defensa de tres hombres y dos extremos equívocos y laboriosos como el propio Alba y Pedro; un jugador de intangibles y uno de esos raros elementos “de selección” como pudiera ser Podolski o Klose en Alemania.

España, en definitiva, aguantó la exuberancia física de los niegerianos desde la confianza en sus recursos y Del Bosque, en un movimiento genial desde el banquillo, una de su marcas distintivas como entrenador, refrendó la idea de partida al no aprovechar la lesión de Fábregas para reforzar a Busquets con Javi Martínez; muy al contrario puso primero a Silva sobre el césped en un mensaje no ya de continuidad, sino de redoble y luego, ya con 2-0 retiró a Pedro por Villa, más segundo delantero que el canario para empujar al equipo todavía más hacia la portería contraria.

Nigeria se apagó así en la segunda mitad, con sustos todavía, sometida ahora a través del balón como, casi sin darse cuenta, lo había sido en la primera a través del espacio. España, que ya es campeona, sabe sufrir y se conoce a la perfección, de nuevo méritos para Del Bosque y su portentosa lectura de esta Confecup hasta el momento, y su categoría de equipo superior se ve refrendada por esos glorioso silbidos y abucheos desde la grada que los comentaristas de Telecinco tan mal les sientan. No se dan cuenta de que son símbolos de respeto, de que España se ha convertido en el equipo ganador y que a los ganadores se les odia y se les teme. Si encima juega al nivel de estos tres partidos, se suma el agravio comparativo.

Italia, rara, entristecida, espera en semifinales. Perdió sin brillo ni honor contra un Brasil opaco donde sólo Neymar ofrece fútbol y dejó dudas terribles tanto de su defensa, definitivamente mediocre, como de un Buffon que seguramente ya lo ha dado todo y no debería exponer sus actuales miserias. Sin Pirlo la Italia hermosa de la Eurocopa parece menos guapa, desmerece de cerca como desmerece Aquilani, la enésima mentira del fútbol contemporáneo, frente a la sabiduría estoica del ahora juventino.

Brasil los machacó con tan poco que pareció nada, refrendando ese fútbol profundamente deshonesto que llevan jugando desde finales de los ochenta. Brasil es un equipo que vende exactamente lo contrario de lo que tiene: no vende el fútbol brasileño, vende la idea del fútbol brasileño. En ese sentido es un triunfo del marketing.

Contra Italia presionaron a ratos con intensidad y se desplegaron con cierta rapidez, pero jugar al fútbol, lo que se dice jugar al fútbol, lo mínimo imprescindible. Tampoco es que puedan, ésa es otra. Con las décadas y los ejemplos los países producen un genotipo futbolístico determinado, tornillería a la media. Igual que ahora en España jugadores como Xavi e Iniesta aparecen en ambientes alejados del ecosistema Barça –Cazorla, Silva, Mata, Isco, Oliver Torres…-, en Brasil se impuso lo gimnástico hace tiempo, siempre con el Neymar de rigor, esta vez una versión especialmente lograda, confeccionándose los laterales profundos y alocados, los centrales grades y pesados, los mediapuntas de adorno, los delanteros torpes y, lo más devastador, los organizadores atletas; sin la clase de un Toninho Cerezo ni el cerebro táctico de un Mauro Silva. Jugadores, que no futbolistas, de mucho correr, que disimulan su incompetencia en la sobreabundancia de productividad.

En semis le espera Uruguay, cuya especialidad histórica es estropearle la fiesta a Brasil. Todos los amantes del fútbol verdadero estamos esperando que lo haga; otra vez.

Anuncios

3 pensamientos en “Mi balón contra tus músculos. España 3 Nigeria 0

    • Es verdad que Uruguay anda pasándolo mal en el Sudamericano (me parece que se acaba de meter quinto en repesca) y que es un equipo en decadencia, con buenos delanteros y mucha pelea. Pero no ha jugado mal del todo en esta Confe, contra Nigeria más que anda, y sobre todo que es un especialista en amargar la vida a los brasileños. También digo que esto es más una ilusión propia que algo factible, aunque Brasil es muy poco equipo, así que… veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s