Víctor Guerrero

El aire que llena el alma: GP de Gran Bretaña

pirelli2La explosión de un neumático tiene algo de decepción infantil, de pinchazo de globo en pleno paseo por la romería. Se les queda cara de niños desconsolados a los pilotos que lo sufren, y a sus novias de dedos largos, y a sus jefes de equipo, y a los dueños de la fábrica que cobra entre 800 y 1.600 euros por ejemplar. La explosión de un neumático es un coito interrumpido de recuperación improbable.

Cuatro pilotos se quedaron en Silverstone con ese careto de “dónde está el globo”: Hamilton, Massa, Vergne y Pérez perdieron el neumático trasero izquierdo en los primeros giros del Gran Premio. La razón no fueron los pianos sino los propios compuestos. Por resumir, Pirelli los ha “recauchutado” para evitar que se desgasten a lo loco, pero eso provoca presiones que terminan siendo insoportables para el neumático: reventón. Hamilton, principal perjudicado porque lideraba la carrera con pinta de ganador, dijo que la cosa era “inaceptable”. Acabó quinto después de pegarse un carrerón. Massa, que sabe lo que es salir en camilla de un circuito, repitió adjetivo.

El problema de los neumáticos es el siguiente. Fueron la FIA y la FOM –la organizadora del Mundial, o sea, Bernie Ecclestone– las que le dijeron al fabricante italiano que suministrase unas gomas blanditas, que se desgastasen rápido, para dar espectáculo. Pero eso molestaba a varios equipos y pilotos de renombre y Pirelli buscó alternativas. Apaños. Propusieron usar kevlar, el material de los chalecos antibalas, pero los mismos equipos quejicas dijeron que no. No se sabe lo que han puesto en los neumáticos de estos días, pero obviamente no han acertado.

Curiosamente, la carrera del último domingo 30 de junio no habría sido tan divertida sin estos chascos. Fernando Alonso, al que en otras ocasiones parece que le ha mirado un tuerto, fue de los afortunados. Acabó la prueba en tercera posición, tras varias remontadas meritorias, suerte en el momento clave (una vuelta más antes del primer pit stop y le habría estallado el globo) y la rabia habitual para devorar rivales peor calzados al final. Su tercer puesto le permite recortar quince puntos al líder Vettel, que ayer ser cargó la caja de cambios y no terminó la carrera, pero el héroe de la hinchada local no es feliz porque su coche no tira.

Sí que va bien el Mercedes de Rosberg, de nuevo hábil al volante y sensato en la estrategia. El hijo de Keke es el mejor piloto de las cuatro últimas carreras (68 puntos), seguido por el exigente Alonso (64) y del protojubilado Webber (55), al que Red Bull debió de ponerle –equivocadamente– la caja de cambios buena. El piloto australiano ha anunciado que deja la Fórmula 1, lo que significa que va a sentirse más libre que nunca para fastidiar a su veloz y tricampeón compañero de equipo.

El Campeonato del Mundo de Fórmula 1 está cerca de su ecuador. Ferrari empezó bien, pero ahora apunta malas maneras. Lotus, lo mismo. Mercedes ha superado sus problemas de desgaste extremo de neumáticos, pero a cambio ha conseguido que estallen algunos por el camino. Sólo Red Bull es constante en su dominio, a pesar de eventuales problemas mecánicos como el de Vettel en Silverstone, un lugar menos propicio para decidir guerras que otros pagos de esas Midlands donde los hombres se mataron por una rosa. La Fórmula 1 es de otra casta, de otra épica. Por ahora está desinflada por un problema de neumáticos, que en griego clásico sería “lo que lleva aire”, o sea, alma. Deporte desalmado.

Enlace
Pirelli se pone la venda antes de la herida. Segundo 00.50: “No tenemos nada que ver con la elección de neumáticos”. Ingrato curro de Mario.

Próximo Gran Premio
Alemania, circuito de Nürburgring, 5-7 de julio. Clasificación 2012: 1 Alonso, 2 Button, 3 Raikkonen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s