Raquel Rodríguez

Despachos desde El Cairo: Vuelta al estado policial de Mubarak

Foto Mosa'ab Elshamy

Foto Mosa’ab Elshamy

El atroz desalojo de los campamentos pro-Morsi dejó, además de un río de sangre, una cosa muy clara: el viejo régimen está de vuelta en Egipto. Y ha vuelto con uno de los que fueron sus mejores aliados, el estado de emergencia, que mantuvo Mubarak durante 30 años. Toque de queda, desde las nueve de la noche hasta las seis de la mañana, en casi todas las ciudades egipcias y la policía y el ejército con permiso para disparar fuego real al enemigo. No han necesitado el permiso para acabar con 638 hermanos musulmanes, pero por si acaso ya lo tienen.

Después de semanas de negociaciones, de que la mediación internacional fallara y de decenas de amenazas, la policía y el ejército decidieron desalojar los campamentos de la peor manera. Justo cuando la convicción de los islamistas empezaba a flaquear, conscientes de que volver a sentar a Morsi en el sillón presidencial era una utopía, cuando empezaba a extenderse la creencia de que lo mejor era volver a casa, justo en ese momento el ejército apretó el acelerador y Cairo se convirtió en un campo de batalla.No hubo barrio que se librara de los choques, ni iglesias o mezquitas, los tiros llegaron hasta los barrios seguros de Maadi o New Cairo.

9523422493_b80f3fae3a_b

Foto Mosa’ab Elshamy

Pero, ¿qué animó al gobierno a lanzar los tanques contra las tiendas islamistas? Su convicción de que no habría consecuencias, de que después de cientos de cadáveres seguirían siendo los ‘buenos’. No se equivocaban, porque al día siguiente las teorías de conspiración, los francotiradores que mataban islamistas eran también islamistas y en las fotos en la prensa no eran la verdad, la sangre no era sangre y los muertos no estaban tan muertos como parecía, llenaban Twitter y Facebook.

La brutalidad policial fue una de las señas de la revolución contra Mubarak, hoy muchos de los que la sufrieron la aplauden, ahora es para luchar contra el terrorismo. Justifican la vuelta al antiguo régimen, uno con nuevas caras y nuevos aliados, pero con la misma sensación de que todo vale. Probablemente Morsi empezó esto, con el acoso a los coptos y todo lo que oliera a occidental, pero Egipto vuelve a estar en el camino del fascismo y los islamistas esta vez no están en el poder, no se les puedo cargar con la culpa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s