Ciclos

Elmore Leonard. Cowboy en negro: Ciclo de Septiembre en el CICA

Desde este mismo viernes 6 de septiembre y a lo largo de las dos siguientes senmana el CICA propone una retrospectiva homenaje al gran novelista Elmore Leonard, repasando en dos bloques distintos su relación con el cine a partir de una selección de sus adaptaciones tanto en el territorio del western como del relato criminal.

ent-130820-elmore-leonardjpg-71487fabf27630c9

«Cuando comencé a escribir guiones en los años sesenta, no hacía falta vivir en Hollywood o ir al estudio. Si hubiera sido un requisito obligatorio, nunca me habría metido en el oficio. Pensaba que si vivía en Hollywood, me vería inmerso en el negocio de la escritura cinematográfica, los productores me llamarían con ideas que querían que desarrollase. Me parecía escribir bajo las órdenes de otro, aceptar encargos como un empleado, y no era la idea que yo tenía de la escritura. Adaptar mi obra a la pantalla ya era bastante malo: cambiar cosas, hacer que las ideas de otra gente encajasen, tener que incorporar lo que salía de la cabeza de gente que no entendía de qué iba la historia. La ventaja era que vender opciones y derechos y hacer guiones me permitía escribir libros: hasta los años ochenta no pude vivir sólo de ellos».

Hace un par de semanas fallecía a la edad de 86 años Elmore Leonard, probablemente uno de los escritores de género que más adaptaciones ha tenido de sus novelas en el cine. Su obra comenzó con el western y culminó en el género negro de corte pulp, o sea que fue leal a la literatura popular, de género, sin que sus historias hicieran realmente distingos entre uno y otro: Leonard contaba las mismas historias en momentos y paisajes diferentes.

Leonard_Mr_MajestykDe algún modo, su obra daba sentido a aquellos que consideramos que las películas de gangsters y las de vaqueros no admiten demasiadas distinciones, pues se relacionan entre sí como las dos caras de una misma moneda, o si se quiere, el anverso y el reverso de un naipe marcado por una escritura que retrata la soledad, la lealtad, la justicia, la venganza, la corrupción y la desolación, en un país joven que se hizo paso en la historia del siglo XX a base de sangre, mentiras y toneladas de plomo.

Si algo nos gusta de Elmore Leonard es su capacidad para escribir diálogos, sus gusto por los caracteres por encima de la arquitectura de la trama. Sus textos apenas han sido retocados en el cine. En todo caso, la mayoría de las cintas han tenido que alargar el metraje incorporando nuevas escenas porque la concisión de estilo del novelista no permitía que sus historias durasen más de una hora sobre el celuloide. Si por algo destacan los diálogos de sus novelas es por el ejercicio serpenteante de un sarcasmo, áspero y sentimental y, en definitiva, por el humor negro que destilan sus personajes, cuyo sonido desprende el cinismo feroz de idealista lúcido. Así lo contaba el escritor a Martín Amis, en una entrevista publicada en Los Ángeles Times hace una década: «Yo escribo un libro sin saber qué va a pasar para no aburrirme, para entretenerme inventando cosas mientras sigo escribiendo, creando personajes en el primer acto que espero poder utilizar más tarde, para un retrato de grupo, para un cambio en la trama. Si un giro de la trama es sorprendente, también debe resultar creíble. Así que escribo cada escena desde el punto de vista de un personaje: el “sonido” de ese personaje aporta un ritmo a la prosa, y una credibilidad a lo que sucede en la escena. El lector lo acepta porque el personaje está allí. Puede que no fuera aceptable desde mi punto de vista, si yo fuese un autor omnisciente que cree que lo sabe todo. El “sonido” de los personajes es mucho más entretenido que el mío, así que no meto en él mis narices. No quiero que el lector se dé cuenta de que estoy ahí, escribiendo. Y, si suena a escritura, reescribo».

A lo largo del mes de septiembre, el Centro de Interpretación del Cine en Asturias presentará una retrospectiva de las películas que surgieron de la mente de este novelista y guionista que se ganó la admiración de cineastas y escritores de la talla de Saul Bellow, Martin Amis o Dennis Lehane. Será un placer para los ojos y para los oídos de los amantes del western y del cine negro. Directores como Martin Ritt, Quentin Tarantino, John Frankenheimer, Steven Sorderberg, ,Abel Ferrara, John Sturges, Budd Boetticher o Richard Fleischer convirtieron en imagines sus historias. Comenzar la temporada con un escritor de su talla, sin duda será la mejor forma.

tallt3

Los hombres del Oeste

Viernes 6. 19:30.

 3-10-to-YumaEl tren de las 3:10. 3:10 To Yuma; 1957. USA. Dir.: Delmer Daves. Con Glen Ford, Van Heflin, Richard Jaeckel, y Felicia Farr.

El tren de las 3:10 fue la primera historia que Elmore Leonard vendió al cine. Publicó el relato en Dime Western: 4.500 palabras. Tuvieron que añadir al menos media hora de metraje al comienzo porque era un relato demasiado breve para una película de hora y media, que comienza cuando el ayudante del sheriff -Van Heflin- lleva al forajido –Glen Ford- al hotel donde tienen que esperar el tren de la tarde con destino a Yuma. El ayudante es un ranchero arruinado que se ha presentado voluntario para llevar al bandido al tren, aunque sabe que su banda intentará rescatarlo. El resultado es un western noir intenso y fantasmal muy bien interpretado, con el sobrio Van Heflin decidido a cumplir su misión, primero por la recompensa y por los demás, luego por sí mismo, y un genial Glenn Ford moldeando un personaje complejo con una gran economía de medios: una autentica serpiente amenazadora en su calma desde la brutal escena de presentación en la que dispara a través de uno de sus propios hombres hasta la sorprendente decisión final. Junto a ellos el inquietante Richard Jaeckel, memorable sicario con una relación con su jefe entre lo homoerótico y lo paterno-filial. Duelo de mentes más que de pistolas, estéticamente cercano al thriller en la dura fotografía blanquinegra y en los afilados diálogos (a revisar la corriente western-noir) y coronado con un claustrofóbico tercio final de tensión casi insoportable donde Daves da una lección magistral de dominio del tempo cinematogáfico, estirándolo y retorciéndolo a voluntad.

________________________________________________________________________________________________________

 Martes 10. 19:30.

1232705234Los cautivos. The Tall T. 1957. USA. 74 min. Dir.: Budd Boetticher. Con Randolf Scout, Maureen O´Hara, Richard Boone y Arthur Hunnicut.

Elmore Leonard escribía relatos de acción, con revólveres, en las que la violencia era un elemento natural, la razón para leer un western. «Jamás, en treinta relatos y ocho novelas, monté un tiroteo en la calle, que es como terminan casi todos los western. La violencia sucedía de manera más inesperada y con menor intensidad. “Y le disparó”». The Tall T era una novela corta que salió en la revista Argosy y que Hollywood compró bastante pronto. Pieza maestra, al tiempo integrada y singular del ciclo Ranown, lleva el western hasta su grado cero de abstracción, limitando el espacio, ascético, y afilando el duelo psicológico entre un héroe imperturbable, icónico, Randolph Scott, y un villano ambigüo y humano, el gran Richard Boone. Obra maestra.

_______________________________________________________________________________________________________

Miercoles 11. 19:30

10847Un hombre. Hombre.1966. Dir.: Martin Ritt. Con Paul Newman, Fredric Marck, Richard Boone y Diane Cliento.

«Llevo trabajando desde que tenía 10 años, limpiando escupideras a 10 centavos diarios. Han pasado 30 años y sólo veo por la ventana un camino que no lleva a ninguna parte. Lo único que anima el paisaje es un perro que levanta la pata en aquella pared. Los sábados por la noche encierro a los borrachos, esos malditos borrachos que me vomitan en la camisa la cena y el alcohol que llevan en sus estómagos. Tengo en la pierna 2 kilos de hierro y eso me convierte en víctima fácil de cualquier vaquero con una copa de más. No Jessie, no necesito una esposa, sino desaparecer», afirma el sheriff a Jessy, la actriz protagonista, al comienzo de esta película. Todo un resumen de la mirada existencial de la época. Pese a que su producción literaria destaca por el género policíaco, Elmore Leonard siempre tuvo predilección por el western. Su primer gran éxito fue Un hombre, llevada al cine por Martin Ritt en 1967 y considerada una de las mejores obras del género cuando estaba en su plenitud. Brilla Paul Newman interpretando a John «Hombre» Russell, un hombre blanco criado por indios apaches. Se trata pues de una película modélica en el universo de Elmore Leonard. Su personaje, un hombre que tanto tiene de solitario como de humano es, al mismo tiempo, un desengañado y un tipo duro que actúa bajo presión. El modelo se repite a lo largo de su obra hasta en aquellas pertenecientes al género negro y hoy forma parte del imaginario literario y cinematográfico –derivado hacia el cinismo-, de principios de este siglo desde que comenzó a ser desarrollado por este autor hace unos 50 años. Y como expresara cierta vez el también novelista James Lee Burke: «Era capaz de escribir sátira social disfrazada de novela negra y novela criminal disfrazada de sátira social». Su influencia impregna los diálogos y actitudes de los personajes de nuevos novelistas y realizadores y su nombre se inscribe al lado de Arthur Miller, Philip Roth o Norman Mailer

__________________________________________________________________________________________________________________

Jueves 12. 19:30

Joe_Kidd_polishJoe Kidd. 1972. USA. Dir.: John Sturges. Con Clint Eastwood, Robert Duvall, John Saxon, Don Stroud, Stella García, James Wainwright.

Considerado por algunos un western menor en la extraordinaria trayectoria de John Sturges —en la que destacan títulos como Los siete magníficos, La gran evasión, Conspiración en silencio o El sexto fugitivo—, seguro que muchos disfrutan con este híbrido de acción, aventuras y dirty western al estilo de los setenta protagonizado por Clint Eastwood como profesional contratado por un despiadado terrateniente, Robert Duvall, dispuesto a colonizar por la fuerza un pueblo fronterizo con México y que terminará por colocarse del lado de los débiles, liderados por el revolucionario John Saxon. Como aliciente, destaca la precisión de las armas de fuego utilizadas en el rodaje de la película, de cuya supervisión se encargó el propio escritor.

_______________________________________________________________________________________________________________

 Viernes 13. 19:30

mr-majestykMr. Majestyk. 1974. USA. Dir.: Richard Fleischer. Con Charles Bronson, Linda Cristal, Lee Purcell y Al Letteri.

Estamos ante uno de esos raros casos —aunque no el único— en los que la novela se elabora en función del guión, en lugar de hacer el recorrido inverso, que suele ser más habitual. El propio Elmore Leonard se encargaría de convertir en novela el guión que había escrito para una película, que sería dirigido por Richard Fleischer en 1974. Charles Bronson interpreta a un veterano del Vietnam que ha decidido abandonar cualquier actividad violenta y vive tranquilamente como melonero en un pueblecito de Colorado. Sin embargo, el enfrentamiento con una banda de extorsionadores hará que vuelva a empuñar las armas para defender sus propiedades. Charles Bronson consigue ser la opción idónea para este personaje que desata toda su furia, dentro de un film que cuenta con otras tramas paralelas, como el problema de los trabajadores ilegales mexicanos y los traumas de la guerra. Un western desubicado, violento y bruto que muestra la colisión de los universos de Leonard y Bronson, actor-autor.

_____________________________________________________________________________________________________________

ku-bigpic

Neo-noir con estilo

 Lunes 16. 19:30

el_cazador_de_gatos_1988Cazador de gatos. Cat Chaser. USA. 1989. Dir. Abel Ferrara. Con Peter Weller, Kelly McGillis, Charles Durning, Fredric Forrest, Tomás Milian,

El cazador de gatos, publicada en 1982, es una novela negra en la que George Moran, un ex marine de la ocupación estadounidense en República Dominicana y administrador de un hotelucho de habitaciones siempre vacías frente al mar, se enamora de la esposa de un millonario ex jerarca de la dictadura de Trujillo. Moran vive obsesionado con encontrar la voz femenina de una francotiradora que le acechaba burlonamente desde los tejados al grito de “cazador de gatos” y que en un momento fatal le perdonó la vida- Abel Ferrara le otorga un tratamiento clasicista a la narración que destaca entre la anodina puesta en escena general y que suma a la llamativa voz over, muy literaria y marcando un distancia sarcástica con lo narrado, el aplicado empaque de su tercio final (más por el brío que le imprime Ferrara a secuencias como el crudo asesinato en la bañera), el esfuerzo de Peter Weller. el mayor interés y el toque de distinción que hace finalmente digerible el conjunto y no directamente desechable radica en la presencia, genial, de un enorme Charles Durning, grande entre los grandes secundarios del cine norteamericano que hace suyo y de su particular rimo interpretativo cadencioso y pausado a un viscoso y falsamente amigable “arreglador”, un cabrón de cuidado que será pieza clave de la trama y personaje/actor que se lleva la gloria sin aparente esfuerzo entre un mar de tópicos manejados sin gusto ni estilo en el que ni siquiera una banda sonora que incluye a talentos como Mark Isham o el pianista jazz Chick Corea flota bien.

_________________________________________________________________________________________________________________

 Martes 17. 19:30

6688Cómo conquistar Hollywod. Get Shorty. 1995. USA. Dir.: Barry Sonnenfield. Con: John Travolta, Gene Hackman, René Russo, Dani DeVito, James Gandolfini, Dennis Farina y Harvey Keitel.

La mejor forma de trabajar en la industria del cine es siguiendo las reglas del hampa. Elmor Leonard se ríe del “todo Hollywood” donde la moralidad de las productoras no se diferencia de la de la mafia. En esta historia se nos cuenta la vida de Chili Palmer, un ganster metido a productor. Leonard quedó bastante satisfecho con la adaptación de esta novela: «Era mi primera historia contemporánea que realmente me gustaba en la pantalla…y la razón por la que funcionaba era porque los personajes se tomaban en serio los unos a los otros y no se reían. No había ninguna pista para la audiencia, con risas o muecas que les indicase que era una comedia. La decisión quedaba en manos del público» (Los Ángeles Times, 1998). El personaje Chili Palmer (John Travolta) está basado en un personaje real que dedicó al negocio de las estrellas a principio de los 60. Acabaría convertido en detective privado. Por otra parte, Harry Zinn (Gene Hackman) se inspiró en la vida de el productor de 52 Pick Up vive o muere, Menahen Golan. Divertida, chispeante y estilosa supuso, además, la resurrección de Leonard para el cine, casi con niveles de fiebre por sus novelas.

_____________________________________________________________________________________________________________

 Miércoles 18. 19:30

jackie_brown-1Jackie Brown. 1997. USA. Quentin Tarantino. Con Pan Grier, Robert Foster, Robert De Niro, Michael Keaton, Samuel L. Jackson y Briggite Fonda.

Con la idea de conseguir que Pam Grier protagonizara su película, sirviendo además como un homenaje al cine de blaxploitation, Quentin Tarantino hacía que la protagonista de Rum Punch pasara de ser una treinteañera blanca a una mujer negra de mediana edad en una decisión audaz en el contexto del Hollywood de los últimos 90; mucho más cuando transforma el relato noir de base en una historia de amor madura emotiva y lacónica al ritmo cadencioso de los Delfonics. Una de las mejores películas de su director, en la que Tarantino sabe captar a la perfección el tono del cine que pretende homenajear, consiguiendo hacer completamente suya la obra de Leonard, pero sin traicionar en absoluto su espíritu. Por este filme, Samuel L. Jackson conseguía el Oso de Oro al mejor actor en la Berlinale, mientras que Robert Foster conseguiría una nominación al Oscar al mejor actor secundario y Jackson y Pam Grier sendas nominaciones al mejor actor y actriz a los Globos de Oro. Independientemente de que sea mejor o peor, o les guste más o menos que otras, el propio Elmore Leonard la considera la mejor adaptación cinematográfica de sus novelas.

_________________________________________________________________________________________________________________

 Jueves 19. 19:30

un_romance_muy_peligroso_1998_8Un romance muy peligroso, Out of sight. 1998. USA. Steven Sorderberg. Con Jennifer López, George Clooney, Ving Rhames, Don Cheadle, Albert Brooks y Dennis Farina.

Con su trayectoria ya perfectamente trazada, Steven Soderbergh se dejaba invadir también de un estilo ligeramente tarantiniano en su aportación cinematográfica al universo de Elmore Leonard. Simpática y molona traduce casi mejor que ninguna la ligereza irónica del universo criminal de Loenard y su entrañable galería de personajes extravagantes;  aunque el paso del tiempo evidencia algunos de los excesos de hijo perdido del Nuevo Hollywood de Soderbergh con sus juegos con el montaje asincrónico y su carácter elusivo general, aunque todo ello sea también la seña de identidad de su director, que sólo hace películas para el momento, nunca pensando en que se seguirán viendo veinte años después. Eso sí, la banda sonora de David Holmes no tiene desperdicio alguno. De alguna manera, la película tendría continuación en Karen Sisco, un spin-off que retomaba el personaje interpretado por Jennifer Lopez en una serie de televisión, pero en forma de Carla Gugino.

__________________________________________________________________________________________________________________

Viernes 20. 19:30

Be-Cool_1Be Cool. 2005. Dir. F. Gary Fray. Con John Travolta, Uma Thurman, Harvey Keitel y Vince Vaughn.

Una década después el propio Leonard adaptaba al cine su propia secuela, Be Cool, en una película homónima en la que todavía se seguiría evidenciando la influencia del universo tarantiniano, a través de un reparto en el que volvían a coincidir John Travolta, Uma Thurman y Harvey Keitel. En esta ocasión era F. Gary Fray quien se ponía al mando detrás de las cámaras, para contar nuevamente las peripecias del ganster Chili Palmer, en esta ocasión, sumergido en los trapicheos de la industria musical. «La idea de una secuela germinó cuando la MGM me preguntó la noche del estreno de Get Shorty si yo podría hacer una segunda parte, y yo dije “Seguro, por qué no?”. Comenzé a pensar en Chili Palmer metido en los negocios de la moda, pero aquella idea perdió pronto interés. Por entonces también había escrito un par de libros más, Out of Sight y Cuba libre. Fue luego cuando mi editor me sugirió el negocio de la música para la secuela y aquello sonaba muy bien. Entonces, comencé a investigar y a descubrir que había un montón de históricos criminales envueltos en el negocio, y pensé que podría ser perfecto, porque el personaje de Chili corría en la misma dirección que sus viejos amigos».

_____________________________________________________________________________________________________________

homeboaboa-envsrcboawebsitesite_mediaelmore-leonard-low-res Horarios: 19:30 h.

Precio de las entradas: 2 euros

Anuncios

Un pensamiento en “Elmore Leonard. Cowboy en negro: Ciclo de Septiembre en el CICA

  1. Pingback: Elmore Leonard. Cowboy en negro: Ciclo de Septi...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s