Víctor Guillot

Jaime Poncela: «Javier Fernández ¿es un presidente o un administrador concursal?»

En la vida cotidiana gijonesa hay una serie de periodistas que son los que verdaderamente le toman el pulso a la ciudad. Uno de ellos, con los que ha crecido y aprendido la profesión en Asturias, es sin duda Jaime Poncela, hombre socarrón, campechano y de buen dejo, columnista del diario El Comercio, quien a través de sus Artículos de saldo ha conseguido que muchos periodistas sigamos creyendo en el oficio. Conoce la historia política de Gijón porque la ha vivido desde dentro y desde fuera. Ni lo uno ni lo otro ha conseguido restarle un ápice de la ironía, el estilo y un sentido inconformista de la vida, plasmado en su trabajo día tras día, de manera incorruptible. Hay periodistas que se identifican con la gente, que son gente, y que le otorgan a esta palabra una dignidad merecida que los aspirantes a jefes de redacción siempre despreciaron porque nunca la entendieron. Amante del buen vivir, de la prensa y la política, este gijonés de pro que se crió en el barrio obrero de La Arena repasa junto a nosotros las actualidad política asturiana, que por diferentes motivos no vive su mejor momento.

008Jaime Poncela para NEVILLE

Jaime Poncela. Fotografía de Alejandro Nafría

-Tu columna en El Comercio se titula Artículos de saldo. Los que te leemos sabemos que esa columna está muy lejos de ser considerada un saldo; muy al contrario, son buenas columnas en un contexto político que, probablemente, sí admita la consideración de saldo.

 -Cuando yo elegí ese título para mi columna, y de eso ya han pasado unos cuantos años, lo hice de un modo muy intuitivo. Por aquel entonces, había leído una sección titulada Artículos de fumador que me hacía mucha gracia. Por mi parte, Artículos de saldo nacía con el propósito de medir el valor de una columna, el valor de la letra escrita, el valor del periodismo, que no deja de ser un saldo, puesto que de un día para otro pierden todo su valor. Pero, efectivamente, el saldo ya es generalizado: me refiero al saldo de las ideologías, al saldo de la ética y de todo lo demás. Hay gente que me dice que me regodeo de todo eso, que soy demasiado ácido, oscuro o negativo. Pero yo no puedo escribir de otra cosa. Es evidente que estamos en un momento de saldos. Esta ciudad, Gijón, está de saldo porque es una ciudad aburrida, gobernada por unos señores que creen que están dirigiendo un club de tenis; esta región es una región gobernada por un presidente inédito: ¿es un presidente o el administrador concursal de una empresa en quiebra?; y finalmente, este país, que está siendo un país gobernado por una banda de chorizos. Todo eso nos crea una sensación de saldo. Madrid 2020 ha sido el máximo exponente de este saldo. Nos han presentado como si España fuera un bazar chino de todo a cien o menos de cien. De manera que la dinámica y la sensación política que me produce es de absoluto desconcierto y de una terrible desgana. De todo eso, finalmente, lo que queda es un sarcasmo que moviliza al personal en contra de ellos.

-El sarcasmo podría ser el consuelo de la inteligencia.

-Yo creo que sí. Porque la gente todavía tiene intacta la capacidad para pensar por sí misma. De alguna forma es así. Todo el mundo se da cuenta de que todo es una vil mentira, una estafa. Yo lo veo como el juego del gato y del ratón, en el que, de vez en cuando, el ratón se escapa por alguna esquina y le da un susto al gato. En la medida en que me dejan y me pagan por ello y sin más pretensión, sigo escribiendo estos artículos.

-En tu caso queda de manifiesto aquello que decía Umbral sobre el papel del columnista. Tengo la sensación de que cada día pones en práctica el solo de violín dentro de una orquesta desafinada.

-Es que a mí, personalmente, como lector de periódicos, me aburren soberanamente las columnas. Los periódicos de aquí y la mayoría de los periódicos nacionales me producen una verdadera sensación de no tener nada que leer. En mi época de periodista activo, desde 1984 hasta el 2006, fui redactor de calle. Hacía mi columna como complemento. Una expresión de la época era “el periódico trae mucho que leer”. Era esa sensación que uno tenía con los periódicos de allí y tambén con los de aquí. Había mucho que leer. Pues ahora tengo la sensación de que no tengo nada que leer. Son periódicos clónicos, sin personalidad, quizá por la falta de profesionales, porque están mal pagados y mal entendidos, porque no tienen tiempo para profundizar en historias, en noticias, en cosas que realmente aporten a la gente algo que no sepamos. Son periódicos aburridos. La mayor parte de las columnas que se publican son previsibles y sin creatividad alguna. Leemos a tipos serios y de corbata que pretenden arrimar la sardina a lo suyo para preguntar lo antes posible aquello de “qué hay de lo mío”. Y está claro que a la gente no le interesa. Yo pretendo escribir sobre lo que a la gente le gusta leer. Hay gente joven como tú que escribís en prensa y que, por lo menos, las diez primeras líneas se pueden leer. Hay enfoque, manejo del idioma, una construcción sintáctica diferente. Y eso da gusto leerlo. Pero la mayoría son sota, caballo y rey. Aburridos y previsibles. No aportan nada a la gente. Como leí a Sofía Castañón en tu revista, «comunicarse es algo muy serio y un verdadero lujo o privilegio».

-Continuando con esta última reflexión, ¿crees que la prensa escrita se ha frivolizado?

-La frivolizacíon de la comunicación es real. Bien por la contaminación de la televisión que entró en ese juego al estilo del Sálvame de Luxe, que por otra parte no engaña a nadie y defiende sus contenidos como lo que son. No obstante, si fuera un buen espectáculo, sería entretenido.

-De todos modos, también hay buenos contenidos. Pienso en Buenafuente y El Gran Wyoming.

-El nivel de talento y creatividad en estos dos casos es muy alto. Es un espectáculo que tendrá partes mejores y peores, pero que funciona. Cervantes hablaba de decir las cosas riendo y esa fórmula es muy buena. Hoy el periodismo que se hace es de desguace, de destroce.

-No hace mucho me desayuné con un artículo en La Nueva España publicado por un ex concejal que anteriormente había sido condenado por acoso sexual. Ya no es una cuestión estrictamente estilística o profesional. Es una auténtica desgarradura moral de la profesión.

-Yo creo que la profesión se tiene que refundar desde muchos aspectos. Después de la crisis de El País o Público surgieron buenos productos en la esfera digital escritos por buenos profesionales. Los lees y lo que han escrito es solvente. Seguramente los sueldos son una mierda, las condiciones también, pero lo que hay es, básicamente, periodismo. Luego escuchas a Juan Luis Cebrián decir en el funeral de Jesús de la Serna que fue su maestro y entonces te entran ganas de vomitar.  Un fulano que ha convertido la Cadena Ser en algo que uno ya no sabe lo que es, que echó a 150 periodistas por correo electrónico, una persona así, en mi opinión, no está capacitada para dirigir un medio de comunicación. Estará capacitada para dirigir una fábrica de condones, una mercería o una hamburguesería. Pero no la Ser, que se ha caracterizado siempre por la falta de prejuicios de todo tipo, por el impulso del librepensamiento, por la capacidad de impulsar el talento. Cebrián y otros están haciendo todo lo contrario.

011Jaime Poncela para NEVILLE

Jaime Poncela. Fotografía de Alejandro Nafría

-¿Qué futuro le ves a los medios convencionales?

-Los norteamericanos ya lo están planteando de otra manera. Han vendido el Washington Post. Es muy difícil, pero la salida será la conversión de las cabeceras tradicionales a los medios digitales. Será una transición muy difícil, lo admito. Si no, habrá una generación de lectores de 30 a 50 años que no leerá periódicos pero sí se informará a través de Internet. Al final, esa gente, ese target, que diría un cursi del marketing, se pasará a los medios alternativos, a los nuevos medios, porque allí sí tienen qué leer y tienen participación y opinión y ya ven que sus puntos de partida son mucho más transparentes. Los contenidos que están construyendo estos medios alternativos están hechos para que el lector se sienta atraído por ellos y no por los intereses del poder económico de turno o de la empresa del Ibex de turno. Porque estos intereses, al final, a la gente corriente no le interesan lo más mínimo. Por lo tanto, se tiene que repensar la profesión completamente, y lo que no se puede hacer es fusilar a generaciones enteras de periodistas con muchos años de carretera y fuentes, que tienen callo y que pueden enseñar a la gente que empieza.

-En mi experiencia como redactor, cuando uno comenzaba a tener una agenda, rápidamente el jefe de turno le cambiaba de sección.

-El periodismo es una profesión muy puta y muy competitiva y, cuando alguien huele que le puedes quitar la silla, mata y descabalga a quien sea. Y si encima eres nuevo y recién llegado, prepárate, porque te hunden. Eso que cuentas tú lo he visto muchas veces: el listo de turno de Oviedo te tiraba una noticia y dos semanas más tarde la sacaba él. En ese caldo no se puede hacer nada. No puedes tener a los mayores inútiles de la redacción de jefes, gente que no conoce a nadie en ningún sitio. Éste es el subdirector de no sé dónde. Ah, pues vale. Por el contrario, también ha habido jefes como Carantoña, el tipo más atrabiliario del mundo, que se sentaba en el Café Dindurra con quince periódicos y pedía que no lo molestaran. Aun así, era un tipo con una opinión, una capacidad de juicio sobre esta ciudad y con una influencia terrible sobre ella, impresionante. Pues eso se acabó.

-En las próximas semanas es probable que nazcan dos periódicos digitales asturianos de orientación progresista, ahora que Asturias anda huérfana de periódicos de izquierdas. ¿No resulta muy aleccionador y bastante desalentador que vayan a salir dos periódicos que se disputarán el mismo espacio ideológico en una región pequeña como ésta?

-Dejando aparte las personalidades de los fundadores de los periódicos, sobre las cuales habría mucho que decir, estamos una vez más contemplando lo que le pasa a la izquierda habitualmente: cada flanco tirando perdigones con su escopeta al enemigo en vez de sumar fuerzas para tirar con un cañón.

-Me gustaría que hicieras una valoración del estado de la izquierda en Gijón.

-Yo trabajé con el equipo de Paz Fernández Felgueroso desde el año 2006 hasta el 2009. En aquella época hablé con algún dirigente socialista desde el punto de vista del votante eventual, porque advertía que el PSOE tenía un problema muy serio con la sucesión y la elección de un nuevo candidato. Ese problema ya lo habían tenido cuando Vicente Álvarez Areces se propuso como candidato a la presidencia del Principado y lo volvieron a tener con Paz Felgueroso, que aceptó continuar con un tercer mandato, uno más del que ella quería. El caso es que el PSOE de Gijón llegó al borde de las elecciones del 2011 sin ningún tipo de decisión tomada sobre su candidato, por lo tanto, sin un liderazgo consolidado, y fiándolo todo a la inercia y la creencia de que esta ciudad era una ciudad de izquierdas.

-¿Y tú crees que esta ciudad ese realmente de izquierdas?

-Es que dejarse llevar por la inercia de pensar que la gente en esta ciudad es de izquierdas es como pensar que la gente en esta ciudad es gilipollas y que vota sin ningún criterio. Y Santiago Martínez Argüelles, con todos mis respetos, era y es un catedrático de economía aplicada, pero no un buen candidato. Santiago entonces no estaba para eso. Todavía no se ha bajado de la pizarra, continúa dando clases de economía. Por otra parte, tiene un equipo a su alrededor, buena gente, supongo que honradísimos, que nunca estuvieron en la oposición, que no saben ni quieren aprender, dado que llevan dos años y se aprecia que no tienen picardía, reflejos ni beligerancia. Continúan cometiendo errores de bulto. El principal ha sido elegir a un secretario local que era, al mismo tiempo, vicepresidente de Liberbank. No les importó meter a su secretario local en el mismo saco que al resto de corruptos. Y yo no creo que Martínez Argüelles lo sea, pero tampoco creo que tenga víscera política, al menos no la que tuvieron Paz Fernández Felgueroso, ni mucho menos Vicente Álvarez Areces o Francisco Álvarez Cascos, que son dos animales políticos que ven venir las cosas a kilómetros. Santiago Martínez Argüelles y su equipo no actúan hasta que tienen la ballena sentada encima. Lloran, se quejan de las críticas, pero no actúan. Construyeron una estructura interna de partido para satisfacerse a sí mismos y a sus corrientes, no para lanzar un mensaje de ningún tipo y sin ningún ánimo de renovación. Pensaron que tenían a todos en contra, y para solventar ese problema creyeron que la mejor solución era incorporarlos a todos en la ejecutiva. De manera que cada vez que se reúne la ejecutiva del PSOE en Gijón se reserva el estadio de El Molinón porque todos esos no caben en la Casa del Pueblo. Lo escribí para que lo leyesen y les pareció muy mal. Yo, como elector, confié en ellos y me están decepcionando muchísimo.

-Hace unas semanas, en vísperas de la Fiesta de la Sidra, Cimadevilla, el barrio más emblemático de Gijon y en el que más sidra se bebe en la calle, era declarado en “estado de sitio” por el concejal de turno y la Policía Local. Quedaba terminantemente prohibido beber sidra en la calle. Los llagareros que anunciaron el boicot a la Fiesta de la Sidra reconsideraron su postura en el último momento, y ante otro boicot al encuentro de Poniente donde todos los gijoneses escancian una botella de sidra, la ciudadanía respondió con un nuevo récord de escanciado. Me parece muy sintomático del estado de ánimo de los gijoneses. Aunque se gobierne a golpe de ordenanza, se resten sus derechos o, directamente, se meta la pata, han aceptado que la vida continúa, no reaccionan, no pasa nada.

-La izquierda quiere que la oposición la hagan otros por ellos. Nosotros, como ciudadanos, bastante tenemos ya con nuestra vida como para también hacerle al PSOE la oposición. Si no puedo beber en el Lavaderu, me voy a la cuesta del Cholo. Me habría gustado ver al portavoz del PSOE entre aquellas cincuenta personas que fueron a sentarse a la plaza del Lavaderu y que la Policía Local despejó. Habría estado bien que a Santiago Martínez Argüelles se le hubiera ocurrido sentarse allí, no porque sea concejal, sino porque un policía local no puede levantar a nadie de un espacio público. Allí había que estar haciendo oposición, y yo me pregunto: ¿dónde estaba? Son gestos que la gente aprecia y que en el PSOE nadie ve.

009Jaime Poncela para NEVILLE

Jaime Poncela y Víctor Guillot, en el Café Alambique de Gijon. Fotografía de Alejandro Nafría

-¿Cómo influye Izquierda Unida en todo esto?

-Izquierda Unida sube en todas las encuestas, pero no sé si Jorge Espina, portavoz de IU en el Ayuntamiento, tiene el mismo eco. Aparte de echar esas soflamas dedicadas al sexo de los ángeles, no atornillan, no hacen labor de zapa, ni sacan temas, ni tocan los cojones. IU siempre estuvo gobernando con el PSOE y por comparación, el anterior coordinador de IU de Gijón,  Jesús Montes Estrada, Churruca, lavaba mejor la cara y cumplía los pactos. Churruca era implacable. De vez en cuando sacaba los pies del tiesto, a sus socios los llamaba de todo, después quedaban en El Globo y solucionaban las discrepancias a golpe de sidra. No sé de qué van, con todos mis respetos. Yo no sé cómo Jesús, uno de los tíos más manipuladores y controladores de lo que pasaba en su organización, y esto se lo dije a él, no sé cómo se le pudo colar semejante mico como candidato. Mico en sentido coloquial, no peyorativo. Numéricamente no hay nada que hacer, y cuando se montó este último follón, sitiar Cimadevilla, el PSOE dijo palabras muy gordas: desestabilización del estado de derecho, golpe de estado. Cuando utilizas palabras tan gruesas, tienes que tomar una decisión política conforme a eso. Se debía haber propuesto una moción de censura. Y si la pierdes, la perdiste. No pasa nada. Pero por lo menos hiciste algo. Si la pierdes, se lo cuentas al PP, que tiene la desvergüenza de apoyar al gobierno de su odiadísimo Cascos.

-¿Cómo crees que responderá el electorado a todo esto dentro de dos años?

-La ciudadanía responderá de la forma más lógica: dando la espalda al PSOE. El electorado básico del PSOE son los pensionistas y jubilados, que por ley de vida se irán muriendo, dejarán de tener el voto. La verdad, no sé quiénes los van a votar. La gente de vuestra edad ¿tiene realmente algún interés o la mínima creencia de que serán capaces de parir algo original? A mí me parece lo más preocupante.

-Por lo tanto, ¿crees que ganará Foro las próximas elecciones?

-Teniendo en cuenta cómo está la oposición, es probable que gane las elecciones, aunque no gobierne en solitario, no. Si la izquierda no hace algo decente y creíble en los dos años que quedan, la alcaldesa Carmen Moriyón volverá a gobernar. Porque Carmen Moriyón está cultivando un buen rollito que a la gente de clase media y a ese electorado heredado del PSOE, gente mayor que tiene miedo a que le quiten la pensión, la temerosa, le covence. Esta señora, ya sea porque es doctora, ya sea por la beneficencia permanente que practica o por esa “carina” de buena mujer, puede convencer a mucha gente. Los que escribimos solemos ver las cosas desde una perspectiva equivocada. No creo que Foro vaya a conseguir un resultado espectacular. Para la izquierda, la situación sólo será reversible si el PSOSE, que es la otra gran fuerza política, se pone las pilas. A los socialistas hay que advertirles que no se crean que, por estar atechados cuatro años, de repente van a ganar las próximas elecciones con alguna gran historia, y con ese candidato… menos.

-¿Y entonces qué le queda a los socialistas?

 -Yo creo que el PSOE debería hacer un corte ahora mismo, una crisis interna en condiciones, y poner a Santiago a dar clases de economía y de Keynes y sustituirlo por un candidato que meta caña a esto.

-¿Y hay alguien en condiciones?

-Lo mejor de todo es que no hay nadie. El listo de José María Pérez, Josechu, el que se retiraba a trabajar a la empresa privada un año antes de que acabara el mandato…, ése está de diputado autonómico. Es lógico. Ahora que hay menos jamón para repartir, el Principado es una buena salida. Dicen que puede ser el sucesor de Fernando Lastra o la gran esperanza, según algunos, de Gijón. Pero es muy duro presentarse de alcalde en un pueblo y levantar cuatro años de oposición mal hecha.

Hace unas semanas no se celebró la fiesta de Rodiezmo. Pero sí se hizo, por llamarlo de alguna forma, otra fiesta. ¿Era necesaria la Fiesta de la Rosa en Oviedo?

-Me parece absurdo. Suspendieron Rodiezmo, que era el sancta sanctorum del socialismo español, del guerrismo y del sindicalismo de pata negra.  Otra mentira. Rodiezmo era la fiesta socialista de los profesionales del sindicalismo y de toda la gente a la que arreglaron la vida con pensiones de toreros. Yo si fuera uno de ellos, estaría muy agradecido. Pero, aparte de eso, ¿qué pensaban hacer? Gobernar a favor de la corriente es muy fácil, ser oposición cuando los demás son muy malos, también es muy fácil. Pero, aparte de eso, estos socialistas ¿qué mas saben hacer? Se supone que aquí gobiernan. Pero el gran asunto del debate público en estos momentos, dicho con toda la ironía del mundo, es cuánto van a cobrar los diputados. Y entonces, a mí se me cae la cara de vergüenza, cuando escucho a auténticas momias políticas como Fernando Lastra, que no ganó unas elecciones en su vida, o a Mercedes Fernández, Cherines (presidenta del PP en Asturias), o a la mayor parte de los que están en el Parlamento asturiano, hablando como padres del patria, con un tono engolado. Efectivamente, al final, lo único que consiguen es que la gente piense que son unos auténticos caraduras. Mientras yo tengo que pagar por un café no se cuántos impuestos de IVA, estos tíos tienen 900 euros por la patilla en dietas.

-¿Tienes la impresión de que el Gobierno de Javier Fernandez está legislando según lo que dicta el programa de UPyD?

-Los regeracionistas de UPyD son un mundo a parte, pero crecen en las encuestas. El PSOE debería meditar por qué crecen. Algunos piensas que son de izquierdas. Parece que los socialistas están encantados de que el debate lo centren las comisiones de investigación y el salario de los diputados. Es muy divertido eso. Para ellos es muy divertido. Ése es el papel de esta legislatura: meterse cuatro mil euros al mes en el coleto y trabajar de lunes a jueves. A los asuntos gordos como el déficit se responde con un “Rajoy no nos deja hacer nada”. Del puerto de El Musel ni hablan. El paro en Asturias es consecuencia de la crisis en España. Cómo justificamos vivir de puta madre, pues con pijadines como los sueldos de no sé quién, los kilometrajes o cinco alcaldes en Cudillero. Y por cierto, una película de los hermanos Marx no habría sido tan entretenida.

019Jaime Poncela para NEVILLE

Jaime Poncela. Foto de Alejandro Nafría.

-Tu sentido derrotista de las cosas no está muy alejado del derrotismo que se vive en la calle.

-¿Qué nos queda entre las manos?: nada. Absolutamente nada, una región de saldo. Me llamó la atención que en el Día de Asturias nadie hubiera hecho una sola mención a lo que significa el Día de Asturias. O sea, quiero decir que podíamos haber estado celebrando el Día de Extremadura. Hace años yo decía que Soria sería una región que más pronto que tarde desaparecería porque tenía muy pocos habitantes y hoy creo que Asturias va en esa misma dirección. La empresa Tenneco desaparece y todavía algún “iluminado” de la Administración se preguntaba hace unos días por qué no cerraban en el País Vasco, puesto que son menos productivos que aquí. La respuesta es muy sencilla: vaya y enfréntese con el Gobierno vasco a ver si le dejan.

-¿Percibes la misma indolencia que yo cuando se anuncia el cierre de Suzuki o Tenneco?

-A mí no me gusta hacer juicios de intenciones, pero en la faceta medio pública que tenemos los que escribimos, nos autocensuramos. Nos dejamos llevar por la prudencia y no sé por qué, porque yo no debo nada a nadie. Quiero decir que de mi trabajo vivo y con mi dinero pago. A estos tíos, cuando trabajé para ellos, me pagaron y santas pascuas. Te contienes porque no quieres caer en el “todo esto es una mierda” o en “el mundo se acaba”. Al consejero de Industria, Graciano Torre, qué cojones le importa lo que pasa en Suzuki y en ningún lado si ya está en edad de jubilarse y ya tiene al hijo colocado en el Parlamento. Esto es como la puta monarquía. Y la monarquía aquí caló de tal manera que cuando la ex consejera de Izquierda Unida Laura González dejó el cargo, ya había colocado a la fía. Pero qué es esto. En Andalucía se marcha el presidente Griñán y antes pone a una mujer con unas primarias cogidas con alfileres. Pero de qué democracia, regeneración y renovación me hablan. Mentira. Y transmiten una desgana y en Asturias especialmente. El presidente del Principado, con el tema de la minería, estaba inaugurando un parador. Esto no se le ocurría ni a Fraga Iribarne cuando era ministro de Información y Turismo porque tenía más instinto político que todos ellos.

-¿Crees que Javier Fernández sufre algún complejo político con la gestión de su antecesor, Vicente Álvarez Areces? Parece que todo lo que huela a Tini automáticamente se aparta. Ni se menciona.

-Es que cuando Javier Fernández se presentó a las elecciones, tenía un programa: el programa era machacar todo lo que había hecho Areces. Pero no se da cuenta de que, precisamente, la mejor manera de eclipsar a tu antecesor es cubriéndote de gloria poniendo esto como los chorros del oro. La gente y los periódicos tienen mala memoria. Metes perres y publicidad en los perióidicos hasta empufarse y en un año aquí no hubo ni Tini Areces ni el rey Pelayo. Si el programa era cumplir el déficit, habría que preguntarle para qué, y si Tini era muy malo porque amplió El Musel, hizo el nuevo HUCA y el Niemeyer, habría que decir: ¿y? Todavía siguen ingresado enfermos en el HUCA, ingrese usted a su padre en ese viejo hospital, que parece una cochiquera. Las camas, la instalación eléctrica y las tuberías. Se construyó en los años sesenta, siguiendo el modelo americano de entonces, cuando los médicos venían con sus masters de Estados Unidos y estuvo bien en su momento, pero eso no vale para nada.

-¿Y el puerto de El Musel?

-El puerto es una historia que se desmadró. No es dificil imaginarse  los intereses que hubo ahí y más si estaba Florentino Perez por el medio.

-Un astuto periodista tituló así uno de sus artículos: “El negocio está en la mar”.

 -Y tenía toda la razón.

-Al poco lo apartaron de la información portuaria. Resultaba demasiado inoportuno.

-Porque no se deben tocar esos temas. Como decía el otro día Juan Cruz, el periodista es gente que cuenta a la gente lo que le pasa a la gente. Cuando el periodista se cree que ya no es gente, que está por encima, que lo que tiene que contar a la gente se lo dicta otro y si, además, no es lo que interesa a la gente…, entonces el periodismo se acabó.

-¿Cómo fue tu experiencia al frente del gabinete de prensa del puerto?

-Yo estuve de jefe de prensa seis meses, después de haber sido inaugurado. Se vivía con mucha angustia en ese momento. Rexac, presidente de la Autoridad Portuaria entonces, y los demás eran conscientes de que era un trabajo muy arduo poner eso en marcha. Y con todo lo que falta. Tendrán que echar mano de otras opciones. Si el plan inicial no funciona, tendrás un plan B.  Se podía vender a una gran compañía dedicada a los contenedores. Yo no sé cómo se gestiona un puerto, pero hay gente muy lista que sí sabe. Los actuales gestores, Rosa Aza y José Antonio Lago, sí lo saben, llevan toda la vida. El estudio financiero lo hicieron ellos.

-No parece que el puerto esté en la agenda de Javier Fernández.

-¿Realemnte está interesado en algo? ¿Sabemos a qué se dedica? Me parece un paisano clásico exponente del político de reemplazo que tuvo muy buena suerte: consejero de Industria, senador… Y todo a dedo. Sus primeras elecciones fueron estas últimas ¡con 65 años cumplidos! Que alguien venga a enmendar la plana a Tini, y yo no soy tinista acérrimo, y negar su trabajo, aunque sea criticable, me parece muy mezquino.

-¿Y por qué ha sido así o por qué se ha permitido?

-Como diría otro ex presidente, Rodríguez Vigil, que no es precisamente santo de mi devoción, en Asturias se hace democracia de mesa camilla. Todos los partidos políticos están dedicados a sus vendetas. Javier Fernández es un tío que tuvo la grandísima suerte de no tener que dar la cara para nada hasta que cumplió 65 años. Y si ya tienes el riñón cubierto y salvado de todo, tus últimos años de vida política dedicados a una gestión deberán ser atrevidos. Date de hostias con todo dios y no pases el día caminando con el pelo recién cortado a navaja salido de la barbería de la plaza Requejo, ni vayas sólo a tomar unos culinos de sidra y luego a comer y dormir la siesta a casa de tu madre. Ni te conformes con ir por la tarde un poco al despacho a firmar. Javier Fernández parece un registrador de la propiedad, no un presidente. No se le ve en ningún lado. Hizo una campaña electoral de mierda y, cuando habla, desmotiva al electorado. Tengo un amigo que lo llamó Funerales Fernández. De Gaspar Llamazares siempre se dijo que era un tipo muy triste, y al igual que Anguita, se ofendía un poco cuando lo criticabas porque parecía que siempre estaba en posesión de la verdad. Pero con el paso de los años, se está viendo que son consecuentes, que se lo curran, que no se les escapa una. Y se meten en todos los charcos a denunciar, a apretar, y nunca se les coge ni en la mínima. Por el contrario, Javier Fernández es un triste, un presidente desmotivado, que se presentó porque le obligó alguien, porque no quedaba más remedio o porque era el que mejor quedaba en los carteles. Ya no sé. Ya sabes que Foro hizo en Gijon un casting para elegir a sus concejales. Cómo se eligen los candidatos y con qué criterio, ésa ye otra.

010Jaime Poncela para NEVILLE

Jaime Poncela. Foto de Alejandro Nafría.

-¿Por qué no se pide desde la Junta del Principado la dimisión de Cascos tras declarar como testigo en el caso Bárcenas?

-Se tiene miedo, no sé. Porque Cascos a lo mejor sabe cosas de ellos, porque no le dan importancia. Las soluciones más acertadas suelen ser las más ramplonas. Creo que no se toman la molestia. Alguien les habrá dicho que no se preocupen, que va a caer solo. Probablemente Javier Fernández no quiere sudar, no vaya a ser que se le despeine el corte de pelo a navaja. Yo no me lo explcio. La Junta es una de las instituciones a las que menos atención presta la gente. Tampoco pasaría nada. ¿Alguien sabe qué se hace allí, además de discutir sobre las dietas? No transmiten nada.

-En los tres últimos años tu ejercicio del periodismo se ha fundido con una tragedia personal, una situación judicial y un contexto político muy lacerante. ¿Cómo se sale de eso?

-Bebiendo vasos de vino, escribiendo mucho, leyendo más y esperando. El tiempo pondrá las cosas en su sitio. Todos perderemos y todos ganaremos. Yo no tengo ninguna esperanza en una solución milagrosa, ni espero que nadie saque un conejo de la chistera ni tampoco que la izquerda se regenere de la noche a la mañana, ni que los jueces sean maravillosos, ni que me toque la Primitiva. Al final, esto te lleva a rebajar tus expectativas en todo, y con tal de no pedir en la calle, ya me doy por satisfecho. No espero nada, tan sólo que dentro de la política haya hombres y mujeres con ganas de innovar y de cambiar las cosas y que la gente con su voto, o con su voto en blanco, deje claro que no está de acuerdo con esto. Y que la ironía y la bilis acumulada se puedan canalizar para sacar algo constructivo. En definitiva, lo que yo pienso y piensa mucha más gente, que tenga una plasmación política…m aunque, como ya ves, soy muy escéptico. A mi hija de 16 años le he dicho que aprenda idiomas y que se pire de aquí, porque esto no tiene arreglo en muchos años. Ni social ni políticamente. Es un país echado a perder, como pudimos ver, que se la juega todo a una “relaxing cup of café con leche”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s