Pablo García Guerrero

La intelectualidad decrépita: el manifiesto de los 343 cabrones

En 1971 Simone de Beauvoir redactó el conocido como «manifiesto de las 343», que pedía la despenalización y la legalización del aborto. Otras de las firmantes fueron Catherine Deneuve, Marguerite Duras, Jeanne Moreau o Françoise Sagan.

A partir de una viñeta de la revista satírica Charlie Hebdo el manifiesto pasó a conocerse como «de las 343 guarras»; de ahí viene el intento de parodia de los «343 cabrones» que firman el manifiesto que publica esta semana la revista Causeur, y que aquí traducimos en su integridad, en el que piden que se paralice el proyecto de ley que prevé sancionar a los clientes de la prostitución. Entre los firmantes, el escritor Frédéric Beigbeder y otros artistas, escritores o humoristas de poca monta, algunos de los cuales ya se están retractando. De ellos dice Le Nouvel Observateur que son un «pupurrí representativo de la decrepitud moral de la modernez intelectual-burlesca de los años ochenta que se convirtió en reaccionaria», de las manifestaciones contra el matrimonio homosexual a la islamofobia rampante.

Desde ese primer «mi puta» hasta las apelaciones a la «libertad», a lo «sexualmente correcto», a la literatura y la intimidad, el manifiesto es de una decrepitud intelectual nauseabunda, y, pretendiendo sin conseguirlo ser satírico y punzante, no hace más que reforzar los valores jerárquicos de la dominación sexista en el contexto del más burdo consumismo. Una decrepitud aún más notoria cuando es precisamente una mujer, Élisabeth Lévy, quien dirige la revista que lo publica.

Esperaremos al mes que viene a ver si la revista lleva un manifiesto de las putas nigerianas de la calle Labat, que duermen de pie bajo la lluvia, o de las menores de edad que rondan la Porte de la Chapelle. Quizá para ellas libertad signifique otra cosa.

¡No toques a mi puta!

Contra las leyes antiprostitución, por la libertad: el manifiesto de los 343 cabrones

En materia de prostitución, somos creyentes, practicantes o agnósticos.

Algunos de nosotros han ido, van o irán de «putas», y no se avergüenzan de ello.

Otros, que nunca han sido clientes en persona (por razones que sólo a ellos les competen) nunca han tenido y nunca tendrán el comportamiento ciudadano de denunciar a aquellos de sus semejantes que recurren al amor tarifado.

Homosexuales o heterosexuales, libertinos o monógamos, fieles o volubles, somos hombres. Eso no nos convierte en los frustrados, perversos o psicópatas que describen los defensores de una represión disfrazada de lucha feminista. Paguemos o no por relaciones carnales, bajo ningún pretexto lo haríamos sin el consentimiento de nuestras parejas. Pero consideramos que cualquiera tiene derecho a vender libremente sus encantos, y que incluso le guste. Y rechazamos que los diputados dicten normas sobre nuestros deseos y nuestros placeres.

No nos gustan ni la violencia, ni la explotación ni el tráfico de seres humanos. Y esperamos que los poderes públicos hagan todo lo posible para luchar contra las redes y sancionar a los proxenetas.

Amamos la libertad, la literatura y la intimidad. Y cuando el Estado se mete en nuestros pantalones, las tres están en peligro.

Hoy la prostitución, mañana la pornografía: ¿qué se prohibirá pasado mañana?

No cederemos ante las ligas de la virtud que están en contra de las mujeres (y los hombres) de poca virtud. Contra lo sexualmente correcto, pretendemos vivir como adultos.

Todos juntos, proclamamos:

¡No toques a mi puta!

Primeros firmantes: Frédéric Beigbeder, Nicolas Bedos, Philippe Caubère, Marc Cohen, Jean-Michel Delacomptée, David Di Nota, Claude Durand, Benoit Duteurtre, Jacques de Guillebon, Basile de Koch, Alain Paucard, Jérôme Leroy, Richard Malka, Gil Mihaely, Ivan Rioufol, Luc Rosenzweig, François Taillandier, Eric Zemmour.

Anuncios

5 pensamientos en “La intelectualidad decrépita: el manifiesto de los 343 cabrones

  1. ¿Qué demonios es eso de “los valores jerárquicos de la dominación sexista en el contexto del más burdo consumismo”? Pareces un loro que repite consignas sin tener ni puñetera idea de lo que dice.

    Pero, sea lo que sea, parece que, según tú, justifica el empleo de la violencia contra gente pacífica.

    Es obvio que prostituta y cliente llegan a un apacible acuerdo mutuamente beneficioso que sólo a ellos concierne, es decir, no hacen daño a nadie, pero según tu rancia mentalidad retorcida, liberticida y totalitaria merecen ser reprimidos y violentados por… ALGO, que no te dignas aclarar.

    Te haré algunas preguntillas para centrar el tema ¿Crees que es lícito usar la violencia contra personas pacíficas cuyos actos nos disgustan o disgustan a algún ser que consideramos superior? ¿Te parece razonable combatir una supuesta “violencia” culposa nada evidente, puesto que para poder captarla hay que tener una sensibilidad especial o ser una especie de iniciado, con violencia real e inequívoca contra estigmatizados inocentes concretos?

    Supongo que te habrán molestado mis descalificaciones ¿No comprendes que tu discurso es mera descalificación y que si quieres convencer a alguien inteligente tendrás que argumentar un poco lo que sostienes?

      • Y tú vuelve a meterte en la jaula, espabilao.

        Ser camionero es un noble oficio del que se puede estar muy orgulloso: hace falta ser muy capaz y autodidacta para emprender un negocio y abrirse paso compitiendo en el mercado; nada que ver con esos petulantes borricos a los que la política regala unos devaluados títulos universitarios y pretenden vivir a costa de la sociedad sin tener que demostrar día a día que sirven para algo. De manera que tu torpe invectiva clasista no sólo no me ha ofendido sino que te ha retratado muy bien como el insustancial que eres.

        De momento, uno-cero: ya ha aparecido un tonto en apoyo de la represión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s