Adrián Sánchez Esbilla

Manuel Ortega (editor y crítico de cine): «Ser crítico y estar dominado es un sinsentido»

Lolo Ortega es sobre todo escritor. Lo mismo da que publique relatos futboleros y musicales en Ecos del Balón que crítica cinematográfica, “a su manera”, en Miradas de Cine. Ortega es, además, publicista, DJ ocasional y gaditano. En cualquier texto siempre deja su impronta, especial, fresca, diferente, sentimental. Ahora, junto a un grupo de críticos y camaradas en Miradas de Cine, prorroga esta web veterana en su versión impresa publicada bajo el sello Macnulti Editores, un proyecto independiente que inaugura su catálogo con John Carpenter. Ultimatum a la tierra, coordinado junto a J. D. Cáceres Tapia, un libro colectivo que repasa desde una óptica heterodoxa la carrera y motivos del último superviviente de la serie B.

155055_10151346615713895_2061089196_n

Foto Alfonso Herranz

-Lo  primero… ¡¿Cómo se os ocurre?!

-Porque queremos que nos ocurran cosas, que se nos ocurran cosas. Teníamos la idea y las ganas y lo siguiente era simplemente confirmar que éramos capaces.

-Macnulti es, de algún modo, una cooperativa y otro ejemplo de la autogestión necesaria: escribís, fabricáis, distribuís…, todo eliminando pasos intermedios y controlando el producto en cada paso. Pura artesanía.

-La independencia cuesta, pero es un precio justo para poder hacer lo que queremos, para no dejarnos domesticar por las circunstancias, las apariencias o los compromisos. Eliminamos pasos intermedios para llegar antes. Controlamos el producto final para que no nos controlen desde el principio.

-La tirada es reducida, pero como comentaba hace poco Javier G. Romero, quien participa en este libro también, este tipo de edición hace posible atender demandas posteriores o sacar nuevas ediciones más o menos cortas.

-Totalmente, el amigo Javier sabe de esto porque él siempre ha tenido alma de francotirador, porque su obra siempre ha sido un éxito trabajando sin demasiado apoyo. Nosotros, un mes después de que sacáramos la primera edición, ya estamos barruntando la segunda. Pequeños pasos pero precisos y seguros

-Hay una eclosión del fanzinerismo gracias, en gran parte, a que los medios técnicos de impresión y las redes sociales como distribución son armas muy eficientes. ¿Macnulti tiene algo de este mundo, de esa evolución que es el prozine?

-Desde el máximo respeto a ese movimiento, siento que nosotros nunca hemos pertenecido a él: ni en el fondo ni en la forma. Tal vez en la actitud, quizá en la  independencia, pero nuestro modus operandi siempre ha sido más estandar.

-Decías hace poco en tu Facebook que no aspiras a otra cosa que escribir siempre en Miradas de Cine o en Ecos del Balón. Yo pienso parecido sobre encontrar unos espacios de comodidad, por pequeños que sean, y no volvernos baratos, que es a lo que todo este estado de crisis aspira, a volver a la gente barata. ¿Es Macnulti una ampliación de eso?

-Hasta hace poco tenía en mi Twitter una definición que decía: “Escribo de cosas que me gustan en sitios que me encantan”. Creo que una cosa va unida a la otra. Miradas de Cine y Ecos del Balón se parecen mucho: muy buenos escritores que además son aún mejores personas, que mueren (y matan) por lo que hacen y que no aspiran ni a aleccionar ni a trepar. Para ellos alcanzar la cumbre es tener los pies en el suelo.

-Por lo que he leído y me has contado, las monografías colectivas serán una parte, pero preparáis también libros temáticos individuales que tendrán un formato más breve.

-Habrá cabida para todo siempre y cuando cumpla lo que queremos transmitir. Los principales serán los estudios monográficos colectivos (el siguiente será sobre Adam Sandler, sí, has leído bien), pero también habrá estudios colectivos sobre temas (el primero sobre cine kamikaze) y monográficos individuales como el que dedicará Oscar Brox a Winding Refn.

-¿Sólo ensayo cinematográfico o pensáis abrir a otras temáticas?

-Sólo ensayo cinematográfico.

1476416_571936859547041_154239926_n

Antonio José Navarro, Sergio Vargas, Manolo Ortega, Tonio L. Alarcón y Roberto Alcover, en la presentación del libro John Carpenter.Ultimatum a la tierra, durante el último Festival de Sitges

-Como Miradas, el libro transpira heterogeneidad, una ausencia de línea editorial, digamos, que permite desde la ortodoxia hasta las interpretaciones herméticas, la filosofía, la sociología, la reflexión sobre el presente o la memoria sentimental.

-No tener línea editorial es tener línea editorial también. Lo que pasa es que ésta se basa en la libertad del analista a la hora de enfrentarse a la obra de cada autor. Eso marca una línea que deshace las fronteras. Sabemos de muchas revistas que te dicen lo que tienes que escribir y cómo lo tienes que escribir, las estrellitas que tienes que poner y los adjetivos que debes utilizar. A nosotros eso nos parece llevar la mierda que conforma el mundo actual y el capitalismo desaforado, el borreguismo servil y la dictadura blanda del miedo a no pertenecer al mundo de la crítica. Ser crítico y estar dominado es un sinsentido.

-Aunque el volumen tiene una estructura más clásica. Con una mitad dedicada a la revisión temática y otra a repasar título a título la filmografía.

-Nos gusta romper desde dentro. A veces cuando se hace desde fuera estás haciendo otra cosa. Como la guerra de guerrillas, como los ladrones de ultracuerpos, como el veneno o la bilis, actuamos desde dentro.

-¿Cómo fue la selección de colaboradores y el reparto?

-Éste lo coordinamos J. D. Cáceres Tapia y yo, y por lo tanto se hizo seguramente desde un bar, con un bolígrafo, prestado por un camarero. El reparto se hizo mediante una encuesta en la que hacíamos cuestiones para ver qué le podía interesar más de Carpenter a cada uno de los elegidos. El proceso temporal está explicado en el prefacio.

Miradas lleva algo más de una década en activo, que en tiempo de Internet equivale como a medio siglo o cosa así.

-Cumplimos doce años en breve. Seguramente empecemos a fumar a escondidas. El milagro de Miradas está en saber contar siempre con gente fabulosa a todos los niveles. Para mí, a nivel personal, poder trabajar en un mismo proyecto junto a Óscar, que antes nombraba, Diego Salgado o Tonio L. Alarcón es un auténtico privilegio.

-En los últimos tiempos habéis emprendido un análisis concienzudo del cine comercial, con un tratamiento alejado por igual de la condescendencia y del fanatismo.

-Siempre nos hemos intentado alejar de dogmatismos y también siempre hemos huido de análisis facilones. ¿Cuánta paja se puede leer en Internet y en revistas tradicionales sobre la última de Linklater, Spring Breakers o The Act of Killing?¿De verdad que uno puede diferenciar lo que dice una de lo que dice otra? Con Transformers 3 es más complicado. La incorporación de Roberto Morato a la redacción creo que potenció todo esto.

– ¿Carpenter encajaría un poco ahí? Un extraño autor industrial, autárquico y hasta anacrónico.

-La que es anacrónica es la industria. La que vive en otro tiempo es la crítica. Carpenter es difícil de dominar para unos y para otros y todo lo que no es dominable debe ser eliminado.

-Su fidelidad al género y a una manera de contar es una postura ética insólita.

-En el libro lo comparamos con Tourneur, con Browning, con Aldrich o Frankenheimer. Directores que nunca se pusieron por encima de su obra, pero tanto a nivel estético como ético fueron, más que hijos de su tiempo, padres de su conciencia.

-¿Define un poco a Macnulti John Carpenter? La elección de Carpenter, quiero decir, su espíritu de resistencia, su honestidad, su gusto por las formas populares de la cultura… ¿Es una declaración de intenciones?

-Macnulti está a miles de millones de putas millas de Carpenter, pero queremos parecernos en él. Él se jugó su sustento y nosotros no arriesgamos tanto. Aunque nunca vamos a estar en venta. Por ejemplo presentamos el libro en el Festival de Sitges, pero eso no fue óbice para que criticáramos el maltrato que Ángel Sala instauró en este edición para con la prensa. No somos domesticables porque no queremos vivir en la industria (en este caso en la crítica industrial, la que se calla en sus crónicas posteriores para mantener no sé qué privilegios o en la de los estómagos agradecidos que bajan el lomo para ser acariciados). Carpenter siempre fue honesto consigo mismo y en Macnulti creemos que es la única manera de ser honestos con nuestros lectores.

-Pero también hay un fondo terrible: a Carpenter cada vez le cuesta más hacer una película, quizá consecuencia de no haberse vuelto barato, quizá simple deriva de los tiempos…

-Hay bastante de las dos cosas, pero su obra sobrevivirá a todos los mierdas que le han hecho la vida imposible. Seguramente a ellos no los recordarán ni sus nietos. Es una pena que él o Joe Dante pasen su madurez pensando en proyectos que no verán la luz, pero tal vez todos seamos un poco responsable de esto.

– Macnulti es, para quien no lo sepa, un homenaje a un personaje de The Wire, todo un antihéroe con mucho de pícaro y bastante de testarudo.

-Mitad policía íntegro, mitad gilipollas integral, que decía David Simon. Jimmy McNulty nos recuerda a la vez lo que nos gustaría ser y en lo que nunca nos gustaría convertirnos. Por eso está bien que lo tengamos ya en nuestro escudo. Para seguir investigando y para no relajarnos con nuestros defectos.

-¿Qué queda? ¿Seguir?

-No hay otra. Seguir hacia delante para que no nos muerdan los zombis.

Anuncios

2 pensamientos en “Manuel Ortega (editor y crítico de cine): «Ser crítico y estar dominado es un sinsentido»

  1. Pingback: Sobrevivir, eso es todo: John Carpenter. Ultimatum a la tierra | Esbilla cinematográfica popular

  2. Pingback: J. F. Montero: «El cine kamikaze es una forma de supervivencia» | NEVILLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s