Víctor Guillot

José Luis Cuerda en el CICA

29212-825-550

Este jueves, 12 de diciembre, a las 19.30 horas, viene José Luis Cuerda al Centro de Interpretación del Cine en Asturias, a presentar el guión de Amanece que no es poco, publicado por Pepitas de Calabaza. Cuerda es uno de los últimos directores que pone en práctica el humor fino del 27, pasado por un filtro costumbrista y campesino. Del mismo modo que hay un cine negro rural, un agro-noir, del que NEVILLE es ferviente defensor, venimos observando la existencia de una comedia agraria, que sólo es la excusa perfecta para poner a la razón en entredicho. A José Luis Cuerda le debemos la primera película apocalíptica de la historia del cine español, sellada con un título absoluto: Total. Sólo a un tipo de Albacete se le ocurre convertir un Londres futurísimo, bizarro y desolado en un páramo de la estepa castellana, narrado por un pastor (maravilloso Agustín González) que cuida atentamente de su rebaño.

José Luis Cuerda nos trae el campo, no porque quiera embarrarse con el tópico español del viejo calado en su boina de la mirada enfebrecida en un espacio agreste o áspero, sino porque trata de buscar un clima doméstico donde el protagonista siempre es coral, o sea, nosotros. En este espacio pequeño, amable y singular, Cuerda da rienda suelta a su imaginación, lleno de geniales paradojas, construyendo un pueblo donde existe una fervorosa admiración por William Faulkner, los hombres crecen igual que árboles enraizados en la tierra, los curas y los guardia civiles cavilan y se dejan solazar por el libre albedrío, las putas son elegidas democráticamente por voto secreto en singular escrutinio y los suramericanos huelen bien o pasean en bicicleta. Amanece que no es poco nos da el tono existencial que ha arraigado en nuestro país, siguiendo la estela del neorrealismo español, un humorismo que trataba de consolar al españolito de los cincuenta, con un sentido afilado y hasta cierto punto paternalista, que logró fraguarse a expensas de la censura franquista gracias a guionistas como Rafael Azcona y directores como Berlanga, Ferreri o Forqué. José Luis Cuerda lleva este humor hasta el extremo más radical, liberado de las ataduras del régimen, llevando el costumbrismo a una nueva dimensión de corte surrealista, a la manera en que Fellini llevó el neorrealismo italiano a otras cotas con Amarcord.

FI001569

El cine de Cuerda no tienen la finezza y emoción de Amarcord, pero sí la ligereza y soltura suficientes como para poner en evidencia que el existencialismo en España, a diferencia del existencialismo francés, viene precedido de una resignación católica de la que nadie se puede escapar tan fácilmente, y de la que nosotros sólo nos liberamos con un valiente ejercicio de la ironía y el sarcasmo, llevado hasta sus últimas consecuencias, es decir, asumiendo que en la ironía española ya no hay ironía ni sarcasmo posible, porque la vida se ha vuelto tan absurda que resulta imposible construir sobre ella ningún tipo de analogía que no sea devorada por nuestra propia existencia. Dicho de otro modo, en este juego todo es pura verdad y sólo podemos aceptarla desde la burla y la risa. Esto es lo que sucede también en Así en el cielo como en la tierra, película coral que volvería a reunir a “lo más granado” del cine español. El título ya nos da el propósito del director: desmontar todos los dogmas de fe escritos en los textos sagrados, poniendo en práctica la mayoría de ellos en un pueblo manchego que goza, efectivamente, de la existencia de su Padre, de su Hijo, de su Espíritu Santo y todo una pléyade de vírgenes y santos que deberán enfrentarse desde la razón al cumplimento de los milagros.

Las películas de José Luis Cuerda son una síntesis de una España lastrada por la guerra civil que sólo puede ser afrontada desde la comedia o desde el drama. Curiosamente, el cine bélico en España no ha cuajado, y no creo que se deba estrictamente a razones presupuestarias, sino de otra índole, más propias de nuestro carácter y de nuestro destino. Hablábamos antes de Fellini y podemos hacer la misma analogía respecto del cine italiano y si me apuran del cine serbio, con Emir Kusturica y su Underground. Hasta el propio Álex de la Iglesia, que ha rodado una de las secuencias de la guerra civil española más hermosas de cuantas se han filmado , con la magistral Balada triste de trompeta, se vio abocado a que la protagonizaran soldados falangistas y payasos republicanos (entre ellos el propio Fofito). El genio español no admite la épica de la guerra, quizá porque su gramática falleció en el propio conflicto o en guerras anteriores.

La lengua de las mariposas

En cualquier caso, la guerra civil está presente de un modo o de otro en el cine de Cuerda. No es extraño, por tanto, que decidiera adaptar los relatos contenidos en La lengua de las mariposas, hermoso libro escrito por Manuel Rivas, para hacer, por fin, un drama que pone de manifiesto que la guerra civil española fue una guerra entre guardeses y maestros de escuela. Naturalmente, ganaron los guardeses, porque los maestros de escuela no tenían nada que guardar. Esta película, protagonizada por el gran Fernando Fernán Gómez, nos da la clave de nuestro país. Y es que en España, la guerra civil es un género literario como lo es el western en América. Pocas películas se han hecho en el cine español de tan sostenida violencia, disimulada y creciente, como ésta. José Luis Cuerda decide filmar una hermosa elegía de España.

Pero hoy celebramos Amanece que no es poco, sus cercanos veinticinco años de existencia, la mejor comedia de todos ellos, según la crítica, compendio de lo que ha venido siendo el ser español: tragedia y absurdo, rojos y nacionales, yankis y mesetarios, genio, risa y tristeza que embriagan a cualquiera que se detenga a pensar lo que es ser español, sin esnobismos ni profundas reflexiones filosóficas, con absoluta frivolidad y amargura, pues del mismo modo que nos atrae la sangre, somos hijos putativos del esperpento hasta el día del juicio final.

Anuncios

Un pensamiento en “José Luis Cuerda en el CICA

  1. Pingback: José Luis Cuerda en el CICA (Centro de Interpretación de Cine de Asturias). 25 años de "Amanece que no es poco".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s