Marcos García Guerrero

VIP. Sporting 3, Mirandés 2

Lekic Mirandés

Fotografía de La Nueva España

En el palco VIP todo es más guapo, más limpio, más cómodo. Hay asientos blandinos, cacharros by the face, pinchucos matafames, azafat@s a tu servicio y pantalla de plasma para ver las repeticiones. Un lujo. En el palco VIP se ve mejor el fútbol, pero se siente menos. La gente no grita, como mucho alza la voz con pose de aristócrata decimonónico con monóculo en su palco exclusivo de la ópera. No se palpa esa alegría vital casi agónica que parece concentrada en cada grito de gol del aficionado de la grada llana. En el palco VIP, sentado en un asiento que cuesta más que lo que cobra al mes el seguidor sportinguista medio, no es difícil imaginarse por qué suele existir una distancia tan grande entre los altos capos de los clubes de fútbol y sus aficionados. Y es que hasta tú, ceniciento venido de la grada proletaria invitado a esa fiesta hasta la medianoche, estás tan cómodo que te amodorras y cuando te quieres dar cuenta llevas cinco minutos mandando fotos por whatsapp para que tus colegas vean cómo farda la cosa. “¿Y el partido qué?”, te dicen. “Ah, sí, bueno, ahí está”, respondes. “Espera, que te mando una foto de los pinchinos.” Enviando.

En el palco VIP todo es más guapo, sí, pero falla la tarifa de datos del móvil como en el resto del campo. Algo así como lo que le sucede en todos los partidos al equipo. Llamémoslo como queramos: el Sporting guadianero, la anguila o el Doctor Jekyll y Míster Hyde, pero a estas alturas de la temporada la bipolaridad del equipo de Sandoval es su mayor característica. Ayer, tras ir entrando poco a poco en el encuentro hasta dominarlo por completo, sobre todo tras anotar tres demoledores goles en cinco minutos, un desliz porculero en defensa (otro más) nos dejaba al llegar el descanso con un agrio regusto en la boca (regusto que, eso sí, en el palco VIP siempre se puede paliar más fácilmente con un refrigerio por la patilla. En la grada de enfrente a comer pipas y a escupirlas al de delante. O a subir y pagar a precio del Cabaré una cerveza sin alcohol. Sorry).

Del gol rojiblanco (minuto 33) al segundo tanto del Mirandés (minuto 73), el Sporting jugó uno de los mejores tramos de la temporada: tocando, combinando, gustándose… Era difícil entonces imaginarse un once titular mejor que el que estaba sobre el campo (a excepción de la inclusión del mermado Lora y el lesionado Bustos). La goleada parecía inminente, un caño por aquí, un sombrero por allá, Canella emulando a Roberto Carlos, los cacharros volando en el palco VIP, los ultras cantando a Mike Oldfield y revisionando en clave anticarbayona los villancicos navideños de hoy y de siempre. La vida parecía de color de rosa, o mejor dicho, rojiblanca. Hasta que un nuevo regalo defensivo metió al rival en el partido y nos hizo, pese a no recibir una ocasión clara de gol, acabar pidiendo la hora. Fun, fun, fun.

_MG_3227.jpg

Fotografía de La Nueva España

Y la sensación que nos quedó, una vez más, es la de que este Sporting es un gigante con puños de piedra y pies de barro. Sacude y se tambalea. Normalmente te noquea, pero si le aguantas el tipo, sólo tienes que esperar a que pierda el equilibrio por sí mismo. Y eso es lo que volvió a pasar ayer.

No obstante, se vea todo desde el palco VIP, desde la grada proletaria o en el chigre de debajo de casa, hay cosas incontestables. Este equipo suma y sigue. Tercer clasificado, ya está a un punto del segundo y a dos del primero. Lleva siete jornadas consecutivas sin perder y ha logrado por fin romper el maleficio de no ganar dos partidos seguidos. Parece lanzado. Y el motivo principal hay que buscarlo en esa dupla serbia que es lo mejor que le ha pasado al Sporting en ataque desde la aparición de David Villa. Y es que Scepovic y Lekic son, éstos síVery Important People.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s