Marcos García Guerrero

La fiesta en paz. Barcelona B 2, Sporting 2

Barça B-Sporting 13.jpg

Soy de los que preferiría que los futbolistas no descansasen en Navidad y que, como en Inglaterra, se metiesen entre pecho y espalda un maratón de cuatro partidos en diez días. A lo loco. Que si el Boxing Day, que si el año nuevo, lo que haga falta por el espectáculo. Horarios unificados, precios populares, familias de vacaciones, estadios a reventar, y medio mundo sentado en el sofá viendo por satélite el único fútbol de interés que se disputa en esas fechas. Ding, ding, ding.

Pero en España, donde nos pasamos por el forro de los cojones los convenios de trabajadores, donde las últimas reformas laborales son cheques en blanco para la patronal, donde la corrupción está institucionalizada al servicio de los grandes poderes y es excretada en nuestras bocas abiertas de ciudadanos anónimos y alineados, aquí, país orgulloso de su fútbol tiqui-taca investigado ahora por Bruselas a causa de cosas rarunas, aquí, decimos, no se juega en Navidad porque según algunas interpretaciones contradice el convenio colectivo de los jugadores. Bien. De acuerdo. Siempre del lado del trabajador. Pero otro día nos sentamos a hablar de la deuda de los clubes españoles con Hacienda y la Seguridad Social.

Así pues, en esta España mía, en esta España nuestra, nos toca aceptar el parón obligado que congela durante dos semanas la clasificación y, con ella, las sensaciones y perspectivas de nuestro equipo. Y podemos concluir, finiquitado el último partido del año, que estas sensaciones (y estas perspectivas), incluso para los más agoreros, son claramente positivas.

Se confirmó en Barcelona, ante el filial culé, lo que han sido las líneas generales del Sporting de esta temporada: poderío arriba, debilidad atrás, dominio temporal y dificultad para matar los partidos. Y todo ello aderezado por dudosas decisiones arbitrales. El punto conseguido en el Mini Estadi no es mal resultado para un Sporting que echó demasiado de menos a Cases en el medio y que, una vez más, fue variando su disposición táctica en el campo durante el partido. Sigue arrojando dudas el equipo de Sandoval, pero también sigue encaramado en lo alto de la clasificación enlazando rachas de regularidad que sólo se han visto por aquí en tiempos de las mejores campañas. Y los datos, fríos como estas fechas, hablan por sí solos: segundo clasificado y en ascenso directo, ocho partidos seguidos sin perder, pichichi de la categoría (Scepovic), dupla más goleadora (Scepovic y Lekic ya suman más tantos que todos los marcados por el líder, el Deportivo de la Coruña) y equipo con menos derrotas. Vamos en serio.

Si bien a los sportinguistas nos gustaría evitar el parón navideño y añadir al empacho gastronómico de estas fechas el futbolístico, no hay que menospreciar tampoco la posibilidad que nos brinda este descanso para seguir soñando despiertos. En definitiva, aprovechar que por una vez podemos tener la fiesta en paz.

Anuncios

Un pensamiento en “La fiesta en paz. Barcelona B 2, Sporting 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s