José Luis Espina Suárez

Siete maneras de matar un gato, de Matías Néspolo

matias-nespolo

Matías Néspolo

La primera vez que cayó en mis manos un escrito de Matías Néspolo (Buenos Aires, 1975) fue en el mes de julio del año 2005. Se trataba de un suplemento cultural que el periódico El Mundo publicaba los viernes en la edición de Cataluña. No sé si por entonces existía ya la separata Tendències que actualmente se publica los jueves y de la que Matías fue coordinador, o si surgió posteriormente como sustitución de ese Suplement de cultura. Aquella aportación de Matías llevaba por título La otra literatura catalana y encabezaba la noticia con el texto «La india Sunny Sing, el sudanés Jamal Mahjoub, el francés Mathias Enard y el senegalés Sidi Seck hablan de su experiencia creativa en su lengua materna».

Apenas un mes más tarde tuve acceso a un ensayo aparecido en la revista Letras Libres firmado por Ruth Franklin y que bajo el título Muerte y resurrección de la ironía: nueva narrativa estadounidense hablaba de la nuevas voces de la narrativa norteamericana, de orígenes diversos, pero con el nexo común de los atentados del 11 de septiembre.

Salvando todas las distancias, teniendo en cuenta que Barcelona no es Nueva York, que nuestro mestizaje no es el de la ciudad de los rascacielos y que los muertos de nuestro 11-M no causaron ningún impacto literario, aquel ensayo de Ruth Franklin tenía para mí cierto paralelismo con el artículo de Matías Néspolo, hasta el punto de animarme a contactar con cada uno de los autores citados e invitarlos a diferentes eventos literarios. Tuve el placer de conocerlos a casi todos, aunque me falló Sunny Shing, que por razones familiares había tenido que regresar a Londres, ciudad donde reside. Todos estuvieron en alguno de los encuentros literarios que acostumbro a organizar y, aunque no fue ése el motivo de la presentación del libro de Matías, parece que su presencia haya servido también de broche a esa especie de obsesión personal con los personajes de su artículo.

Volviendo al asunto del paralelismo con el ensayo de Ruth Franklin, lo que es innegable es el peso que los autores latinoamericanos han tenido y siguen teniendo en la literatura de este país. Por concretarlo en Barcelona, y por extensión en Cataluña, hoy se puede decir que la literatura escrita en castellano no se entendería sin la inclusión de autores como Juan Gabriel Vásquez, Santiago Roncagliolo, Rodrigo Fresán, Lázaro Covadlo o el mismo Matías Néspolo, por poner sólo algunos ejemplos. Si en aquellos tan manidos años del boom latinoamericano Barcelona fue el regazo de autores como Vargas Llosa, Benedetti o García Márquez, hoy son estos otros sus herederos.

En cualquier caso, nada es lo mismo, y mientras que aquel boom se caracterizaba por una reivindicación unitaria de lo latinoamericano, de sus temas y preocupaciones, hoy su literatura no es explicativa de un continente, sino que desde la singularidad de sus territorios se exploran conflictos de carácter universal.

7Siete maneras de matar a un gato (Los Libros del Lince, 2009) también responde al nuevo modelo. Matías Néspolo edifica una historia trepidante, un relato de personajes sin nombre, identificados por el escueto alias con que se bautiza a quienes quedan reducidos a meros accidentes, fallos inesperados en los engranajes imperfectos del mundo desarrollado.

Su historia llega cargada de argentinismos, de giros locales y jerga marginal, un relato sobre esas cosas que escondemos bajo las alfombras de los grandes salones, la borra mugrienta que crece oculta entre las patas de un mueble caro. Una historia de argentinos en Argentina, un relato de odios a muerte y lealtades inquebrantables. Y aunque las latitudes sean otras, la marginalidad retratada, la miseria de las periferias no es diferente a la que hoy encontramos en los extrarradios de cualquier urbe de este país.

La lectura de Siete maneras de matar a un gato nos trae a la memoria otras historias periféricas, unas literarias como por ejemplo El triunfo del ya fallecido Francisco Casavella, otras cinematográficas como ese relato brutal que el colombiano Víctor Gaviria nos presenta en su película La vendedora de rosas, o esas otras recreaciones de la España suburbial con que Carlos Saura o José Antonio de la Loma nos acercaron a aquellos delincuentes épicos de los primeros años de la transición.

Siete maneras de matar a un gato cumple los principales retos de una buena novela. Obliga a la reflexión en un viaje por escenarios desconocidos mientras construye una narración impecable, de diálogos creíbles y en la que palpitan las biografías de unos personajes empeñados en la propia destrucción. A partir de ahí, como cada novela tiene tantas lecturas como lectores, que cada cual añada su propia dosis de condimento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s