Víctor Muiña Fano

Un buen día para el club: Gijón Mariners 24 – Las Rozas Black Demons 28

DSCN2337Discúlpenme, pero esta vez no tengo muy claro si había buen ambiente en la grada o si el césped de las Mestas estuvo a la altura: servidor causó baja por lesión en el equipo titular de Neville, así que, mientras me preguntaba si no será factible que la TPA empiece a dar los partidos, me dispuse a enterarme de lo que estaba pasando como buenamente podía.

A falta de retransmisión, la información fue llegando a través de las redes sociales y la mensajería instantánea. Por desgracia, los primeros datos resultaron tan extraños como el medio a través del que llegaban: y es que no suelen ser, los Mariners, un equipo al que le cueste entrar en los partidos; sin embargo, un 0 – 14 de salida solo podía deberse, suponía yo, a que el buen arranque de los Black Demons, uno de los favoritos para el ascenso, hubiese coincidido con un mal primer cuarto de los locales.

Alguna buena noticia logró colarse, en cualquier caso, entre tanto contratiempo: al parecer, los carteles de las jugadas han vuelto a la banda de las Mestas – gracias Míster. Ojalá todas mis peticiones fueran tan fáciles de cumplir y los de la TPA se pusieran las pilas –. Los carteles, por cierto, además de entretener a las masas, debieron marcar el camino para que el equipo se rencontrase con sus clásicos, capitaneados en este caso por Raúl Caldero y Newfel Benchikh, que sigue atesorando entre su repertorio la capacidad de convertir la protección que sus compañeros le brindan en cada retorno en una oportunidad de touchdown.

La crecida mariner alcanzó para adelantarse 16 – 14 en el marcador pero, cuando ya nos las prometíamos muy felices, una carrera y un touchdown tras intercepción de los Black Demons devolvieron a los visitantes una ventaja de doce puntos que los gijoneses solo pudieron recortar hasta el 23 – 28 final.

Tras una frenética tarde de teléfonos móviles – que no de transistores, cosas de los tiempos – servidor se preguntaba qué escribir sobre una entretenida derrota que no había tenido el placer de presenciar. Ni siquiera el amago de remontada era suficiente para contrarrestar el peso de una derrota que obliga al equipo a ganar todos los partidos restantes para aspirar al liderato de la liga regular. Mi gran suerte es que suelen ser los propios Mariners quienes se encargan de generan buenas noticias contra viento y marea.

DSCN2115Ya era de noche cuando algunos jugadores y miembros del club comenzaron a responder las preguntas que les hice sobre el partido. No pudo dejar de sorprenderme que, por encima de la decepción por la derrota, en todos sus mensajes flotaba una sensación de orgullo que ni siquiera tenía que ver con su propio partido, sino con el que supuso el debut del equipo junior frente al filial de los Black Demons y que terminó con un resultado de 0 – 54 en el marcador. Un severo correctivo que los futuros Mariners tendrán que aprender a digerir con el mismo aplomo que sus compañeros del primer equipo, porque será esa habilidad, y no otra, la que permitirá seguir creciendo a un club que, además de los equipos senior y junior, ya cuenta también con un conjunto de flag football y un equipo femenino.

Al final del día, cuando sube la fiebre y empiezan a doler los golpes del partido, un amigo vino a contarme cómo transcurrió la jornada en el Complejo Deportivo de las Mestas y me pareció que la del sábado había dejado a su paso una mala tarde para el equipo y un buen día para el club.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s