Víctor Muiña Fano

Partido de recuperación: Gijón Mariners 62 – Cantabria Bisons 2

Imagen 155El partido contra el colista de la clasificación no pudo llegar en mejor momento para los Mariners que recuperaron, en una apacible jornada, sensaciones, puntos y jugadores.

Todo salió a pedir de boca en una tarde que vino a anticipar la primavera gijonesa. Incluso la afición entró con buen pie a un partido que registró una excelente entrada y en la que algunos socios descubrimos que, con nuestro carnet, podemos solicitar un ticket de entrada con el que participar en la rifa del descanso. Desde luego, fue la tarde ideal para recibir esta buena nueva, porque pronto quedó claro que la única emoción del día sería descubrir a quién le tocaba la sudadera del equipo.

Ya se echaba de menos, en cualquier caso, un partido en el que todo saliera bien: Santi López, Raúl Caldero y un inspirado Jonathan Sánchez devoraban yardas; Newfel Benchikh acudió a su habitual cita con el touchdown tras retorno; Marcos Martínez conectaba con el receptor Sergio Gutiérrez; y hasta los miembros del equipo defensivo, tan efectivos como siempre en su labor, consiguieron esta vez anotar a través de Daniel Rodríguez tras bloquear un punt – un patapún p’alante – de unos Bisons superados desde el primer minuto. Los Mariners dominaban, el speaker explicaba las cosas raras a la afición, el sol de febrero calentaba pero no molestaba y la cerveza salía de la cantina fresca y con espuma. Perfecto.

Imagen 064Como los marineros habían dejado todo el pescado vendido al descanso y tras comprobar que mi primera rifa no iba a ser propicia, hubo tiempo para reflexionar sobre lo diferente que está siendo esta temporada con respecto a la anterior: a estas alturas de la liga 2012 – 2013, los Mariners acababan como líderes invictos la misma primera vuelta que, este año, terminan con un balance de dos victorias y dos ajustadas derrotas. Hace unos meses, el equipo entró como cabeza de serie en un playoff en el que partía como uno de los favoritos al ascenso y, en cambio, en la presente liga, tendrá que disfrutar de la tranquilidad que aporta la necesidad de ir partido a partido.

En un deporte en el que una fugaz acción puede condicionar el resultado del partido de ida contra los Black Demons o el del desplazamiento del equipo hasta Coslada, quiero creer que el caso concreto de uno de los jugadores de la plantilla puede hacerse extensible al resto de sus compañeros: hace poco menos de un año una grave lesión apartó a Álvaro Palacio de los terrenos de juego, obligándole a presenciar desde la grada la inesperada derrota de sus hasta entonces invictos compañeros frente a los Granada Lions. Ayer, tras una recuperación igual de dolorosa pero más anónima que las de esas estrellas que luchan en un gimnasio frente a las cámaras de televisión, Álvaro volvió a jugar al football. Se incorporó a un equipo que va a luchar porque nadie sea tan invicto como lo fueron ellos el pasado año y, sobre todo, por ganarse el ascenso a la máxima categoría a la hora de la verdad. Porque de eso se trata, al fin y al cabo, este deporte: da igual la forma en la que un equipo logra llegar vivo y pleno de confianza a esos instantes en los que los jugadores pueden convertir una derrota en una victoria. Lo importante será estar ahí y hacerlo.

Fotografía: Mayte Cueli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s