Marcos García Guerrero

Sporting Horror Story. Sporting 2, Numancia 2

Scepovic y Sandoval. Foto de J. Pañeda, El Comercio

Scepovic y Sandoval. Fotografía de J. Pañeda, El Comercio

Canella vuelve al campo con ese vergonzante súper vendaje en la cabeza típico del futbolista herido en batalla, con ese casco blanco compresor que deja un quirico de pelo en el cogote. Y tú te lo imaginas como la microcefálica Pepper del manicomio Biarcliff de American Horror Story, como una triste metáfora de lo que estaba siendo el Sporting en ese momento: la parada de los monstruos.

Sin embargo, nada hacía presagiar poco tiempo antes lo que sería el grotesco devenir del partido. Domingo prestosu de solín posciclogenésico, rivales directos dejándose puntos en sus partidos, afición risueña y jubilosa batiendo el récord de asistencia de la temporada y gol tempranero de Sergio Álvarez para acabar de venirnos arriba. Demasiado perfecto todo para ser cierto.

Paradójicamente, el gol local supuso el efecto contrario de lo esperado: como un brebaje ponzoñoso, revitalizó al Numancia y envenenó al Sporting, que comenzó a convertirse progresivamente en ese monstruoso Mr. Hyde que se ha empeñado en chafarnos tantos partidos esta campaña. Con las fuerzas del mal liberadas, las tablas en el marcador no se hicieron esperar. Bien plantados en el campo, los sorianos dieron un baño táctico a los rojiblancos (defensa adelantada, presión alta, mediocampo rival anulado) mientras un Sporting envuelto en tinieblas se entregaba de lleno al esperpento (centros meloneros, despejes de tuercebotas, resbalones inoportunos, remates que sólo podrían entrar en una portería de rugby…) y provocaba que el gesto del aficionado en la grada empezara a parecerse peligrosamente al del protagonista de El grito de Munch.

Sporting

Nacho Cases. Fotografía de J. Pañeda, El Comercio

El segundo gol visitante, mediada ya la segunda parte, fue el golpe definitivo. Hasta entonces ambos equipos se habían repartidos ocasiones, fruto del orden y del juego bien intencionado las del Numancia, incluidos dos palos, uno de ellos por despeje de una mano espectacular de Alberto, y motivadas por jugadas esporádicas y atropelladas las del Sporting. Pero el tanto de Regalón (de verdad que lo de los nombres de los jugadores de Segunda sí que es una Horror Story) abrió definitivamente las puertas a la casa del terror. Comenzaron entonces los silbidos, especialmente intensos con los cambios, y pese a que los Ultra Boys le habían dado al inicio del partido el beso de la mafia a Sandoval, recordándole con una pancarta que era «uno di noi», parte de El Molinón comenzó a pedir la cabeza del entrenador. A falta de cabra demoniaca, había ganas de sacrificar al gochu.

Y entonces llegó el de siempre. Incluso en partidos más discretos como el de ayer, Scepovic marca la diferencia. Cuando más perdido parecía el equipo, nuestro padre Karras con acento serbio exorcizó parte de los demonios que amenazaban con poseernos, provocando un penalti que él mismo se encargó de materializar. Espoleados por el gol y avivados con el acierto de los cambios (Lekic, Mendy y Lora), los últimos diez minutos del encuentro fueron de largo los mejores del Sporting, aunque llegaron demasiado tarde.

Lleva tiempo el Sporting mostrándose dubitativo, precisamente en el momento de la temporada en que más consistente tiene que ser. Y es que ese festival de los horrores que ayer fue el juego del equipo (y el de la semana pasada, y en parte el de la anterior) recordó por momentos los peores partidos del año pasado. Una película de terror que ninguno de nosotros queremos volver a ver.

Anuncios

Un pensamiento en “Sporting Horror Story. Sporting 2, Numancia 2

  1. Maneras de sufrir, maneras de vivir … es lo que nos toca y no olvidemos que cada uno de nosotros debemos nuestro padre esta vida de sobresaltos, pues él fue quien nos convirtió en hinchas del Sporting. ¡Tranquilos todos, el día que ganemos será la bomba!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s