Marcos García Guerrero

Selfie Esteem. Autorretrato de la estupidez humana

Simpsons

Una conocida presentadora saca su móvil de ultimisima generación en uno de los eventos televisados con más público del año, se hace un autorretrato junto a unos cuantos famosos, lo sube a una red social, pide que lo compartamos, y la genialidad se convierte en todo un acontecimiento social y mediático. Si el éxito del selfie de Ellen DeGeneres en los Oscars no es el mayor ejemplo actual de la estupidez humana, que venga Carlo M. Cipolla y lo vea (o mejor dicho, lo retuiteé).

Analizado fríamente, el fenómeno del selfie (ojo, «palabra del año 2013» para el diccionario Oxford) es por su propia naturaleza ridículo, pero el éxito del celebrity selfie y el massive celebrity selfie (no sé si existen estos términos, pero que por inventarnos palabros en inglés no sea), demuestra que tantas horas delante de la pantalla megusteando deja nuestros cerebros con más agujeros que un queso gruyer. Ya no se trata de que a uno, persona humana e insignificante, le pueda ser indiferente lo que sus múltiples amigos de Facebook, Twitter o Instagram hagan a cada segundo del día u opinen de los temas más diversos, a fin de cuentas nadie nos ha obligado a unirnos a una red social y además, somos libres de ignorar lo que queramos; es que se nos pide que compartamos, para mayor gloria de la marca telefónica de turno, y que celebremos, como si fuese uno de los actos más divertidos de nuestra existencia, una foto cutre de unas cuantas estrellas hollywodienses haciendo el garrulo y con la que intentan demostrar que son mucho más cercanas a nosotros de lo que realmente son. Y nosotros lo hacemos. Y lo hacemos en manada. La estupidez humana elevada a la décima potencia. Que se haga un selfie Julio Iglesias de su lado malo de la cara y luego hablamos.

Vivimos la dictadura del aquí y el ahora cibernético, del exhibicionismo (¿controlado?) que se alimenta del voyeurismo, y viceversa. Es imposible escapar a los tentáculos de las redes sociales, medios revolucionarios para comunicarnos que bien utilizados pueden proporcionarnos ventajas incuestionables, pero cuyo mal uso acaba convirtiéndonos en gregarios aborregados de la gilipollez. Nadie está a salvo de caer en su trampa, y no hay que ser un lunático ni un conspiranoico para darse cuenta de que la cosa se nos está yendo de la manos.

Es el mito platónico de las engañosas sombras proyectadas por los sofistas y el mundo real fuera de la caverna. Es el Matrix de los hermanos Wachovski y las máquinas que controlan el cotarro. Es la perfecta e incorpórea inteligencia artificial de Her por la que suspira Joaquín Phoenix mientras ignora a la guapa y tangible Amy Adams. La cibersocialización extrema frente al progresivo individualismo real. El estar sentado en la mesa con la familia y hablar por Whatsapp con los colegas. El estar tomando algo con los colegas y mirar Facebook en el móvil. Se trata de estar donde no estás y no estar donde estás. Y de que pierdas el tiempo mientras otros se dedican a hacer lo que les interesa. Otros que, por cierto, se cuidan bien de no publicarlo, claro.

Anuncios

7 pensamientos en “Selfie Esteem. Autorretrato de la estupidez humana

  1. Además de haber puntualizado tan bien ese sentimiento de vacío al que nos lleva la tecnología, me encantó la interpretación que hiciste de Her, la cual nunca me había planteado. Excelence artículo, saludos.

  2. Por fin gracias a Dios alguien más que diga lo que yo pienso, ya que a mi me acusan de ser aguafiestas y antiguo, por opinar lo que tu opinas. MARCOS GARCÍA GUERRERO FOR PRESIDENT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s