Jorge Alonso

Xoel López: «El que está subido al escenario y el que está tomando un café es exactamente el mismo»

Xoel López, sí, el-de-Deluxe, tiene disco en solitario, firmado con su nombre y con los aires que ha ido recogiendo en cinco años de peregrinaje. El sábado 15 de marzo ofrecerá un menú de dos platos en Gijón.  Presentación de El asaltante de estaciones, el libro que ha editado en Chelsea Ediciones como vermut en el nuevo club Portobello, antiguo Manacord, y concierto en la Sala Acapulco como plato fuerte. Una buena excusa para charlar con él en NEVILLE.

xoel-lopez-5

Tras unos cuantos años de carrera bajo diferentes paraguas como Lovely Luna o Deluxe, éste es el primer disco que firmas con tu nombre: ¿ganas de jugar sin red o de mostrar desde el principio que éste era el más tuyo de todos?

Sí, no es un cambio de la noche a la mañana, la verdad es que es algo que ya llevaba masticando durante un tiempo, ya antes de irme a América, con los últimos discos de Deluxe. Como tú dices, es verdad que el hecho de presentarme con mi nombre da la sensación de que esta vez te responsabilizas más o te muestras más, pero en mi caso va de la mano. Hay gente que sí que marca diferencias entre el músico y la persona, pero ése no es mi caso. El que está subido al escenario o el que está tomando un café es exactamente el mismo. Pero ese cambio, esa música tal vez más cercana a mi persona y a mis experiencias personales, con la que pretendía ser más yo y menos la música que me gustaba, que es a lo que tiendes muchas veces, ese cambio, ese paso, fue gradual, es sólo que el momento en el que me sentí agusto y libre para hacerlo fue con este disco.

-Un disco que curiosamente es fruto de muchos lugares y de la colaboración con mucha gente, ¿no?

Sí, claramente. En el disco se puede apreciar, hay mucho explícito en las letras pero también es un disco de fusión, que mezcla estilos sin problema ni prejuicios, y si bien hay canciones que cuentan un poco mis experiencias, viajando y eso, también hay otras que van completamente a su bola. Algo muy curioso que me ha sucedido, porque los viajes te generan muchas sensaciones, te cambian muchas cosas, no solamente lo que ves, lo que no conocías, esas montañas, lo nuevo, eso te fascina, es que al mismo tiempo aparece con mucha más claridad, según te alejas, tu pasado. A mí me vino mucho a la cabeza Galicia sobre todo, y eso que venía de vivir diez años en Madrid, pero bueno… a veces te vas y te pasa eso, que de repente ¡bum! Y eso es lo que ocurrió, que de repente me vino mi origen, mi tierra, mi familia, y bueno, son cosas que no controlo y que también me sorprenden a mí.

-Como dices, es un disco de fusión bien entendida, con aires latinos, bien entendidos también, y se está haciendo mucho hincapié en esto, pero lo cierto es que no es algo nuevo para ti. Recuerdo por ejemplo una canción que se llamaba Caetano Veloso en el If Things Were To Go Wrong (2003), que era una bossa.

Hombre, pues me alegra que puntualices eso porque es verdad que a veces cuando te dedicas a esto, sobre todo cuando hay gente que no te conoce mucho, tendemos polarizarlo todo, y no es blanco o negro. La música latinoamericana ya aparece en discos anteriores, es verdad que son pinceladas, detalles, que está un poco oculto, no era lo que más sobresalía, pero ya había pistas. En general yo creo que la gente que me ha escuchado, que me conoce, sabía que yo soy un tipo abierto, es decir, que hay muchas cosas diferentes en lo que hago. Lo que pasa es que a veces, yo qué sé, te pilla una época en la que estás rayadísimo con un disco de Dylan y estás muy folkie, y son variables que funcionan y que marcan cada disco, pero realmente yo siempre tuve esa mentalidad abierta y siempre escuché mucha música brasileña, y de Latinoamérica en general. Claro que no es lo mismo escucharlo en tu casa que irte allí, donde te influye mucho más directamente.

-No sé de hecho si en el single Tierra hay algo del tema de Veloso que también versionó Radio Futura…

Pues yo creo que no, bueno, no conscientemente pero a lo mejor…, el título está ahí, pero más allá de eso yo creo que no, ¡Ya me gustaría! (Risas). Sí, porque admiro mucho a Caetano y esa es una canción muy buena, pero no, para bien o para mal Tierra es una canción enteramente mía.

-El disco da un poco la sensación de ser fruto de la necesidad de dejar plantado en firme todo lo que fuiste recolectando en ese peregrinar.

Claro, es que ese hecho, el plantearse un cambio, irse a otro continente, favorece mucho esa sensación de libertad, es algo que cualquiera puede experimentar, te cambias de ciudad, o te cambias de trabajo, llegas a un lugar nuevo en el que nadie te conoce y partes de cero, sin un rol tan marcado, esas cosas que te condicionan. Entonces cuando me fui y me puse a hacer cosas en un lugar  donde nadie me conoce, donde eres otra historia, donde nadie va a decirte nada que te pueda condicionar. Porque aunque uno no quiera, y yo lucho mucho contra eso e intento tener la máxima libertad posible, la verdad es que el contexto condiciona, es algo inevitable. Es algo que va más allá de lo musical, es algo personal, que te limpia. Ahora me siento mucho más aireado y me enfrento a todo esto de la gira y el disco y la promo desde otro lugar, yo llevaba unos años trabajando de cojones (Risas). Necesitaba parar un poco, tomar vacaciones, es verdad que se alargó bastante, pero bueno, bienvenido sea.

-Como ese “fin de semana” de John Lennon que se alargó un año, ¿no?

Algo así, en mi caso iba a ser uno y fueron cinco, así que imagina.

-Por cierto en el disco sale mencionado Buenos Aires, vamos que le dedicas una canción, y muy guapa además. Calamaro decía aquello de No tan Buenos Aires, no sé si para ti ha sido una experiencia diferente, o si en realidad es imposible abarcar una ciudad como Buenos Aires.

¿Sabes qué pasa? Que al final uno tiene su Buenos Aires, su ciudad, tendemos a echarle la culpa a las ciudades…

-… como en el poema de Kavafis (La ciudad).

Claro. Te viene un tío y  te dice que Madrid es una mierda y esto y lo otro y lo que pasa es que en realidad no quería estar allí porque tenía a la novia en no sé dónde, o porque estaba agobiado por otra cosa. Realmente al final cuando yo hablo de Buenos Aires hablo de mi vida en Buenos Aires, de lo que yo hago, de lo que yo siento, también luego hay otra parte que sí tiene que ver con la ciudad en sí, y son las referencias que te dala ciudad, las vías de tren, las flores, es como si te ponen el mismo lienzo con otros colores diferentes.

-Respecto al directo, aunque primero presentas el libro que editaste con la editorial Chelsea de Álex Cooper, que es muy guapa y muy interesante, no sé muy bien cómo te lo planteas: ¿más acústico, más eléctrico, una miscelánea, nada de lo anterior?

Mmmm, bueno de las opciones que me diste creo que va más entre la miscelánea y lo más eléctrico (Risas). Sí, porque en Gijón la última vez que estuve fui yo solo, y aunque es un formato que me gusta especialmente y sé que hay mucha gente que lo disfruta, pero siento que tengo cierta deuda con Gijón, y en esta ocasión seremos cinco músicos en el escenario, de modo que reproduciremos un poco el sonido del disco, pero siempre tiendes a hacerlo más enérgico, en unas canciones cojo la eléctrica o la acústica, aunque usemos la española y hay mucho intercambio, pero siempre se tiende a hacerlo más enérgico

Anuncios

Un pensamiento en “Xoel López: «El que está subido al escenario y el que está tomando un café es exactamente el mismo»

  1. Pingback: “El amor no es lo que piensas” | Yo Quería Trabajar En El Crónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s