Jorge Alonso

Xoel López y la homeopatía

ATA ARRÓSPIDE.MAR.2014_62

Xoel López ofreció el sábado pasado en la Sala Acapulco de Gijón un concierto limpio, arreglado y cómplice que se aleja de su lado más afilado para ofrecer un perfil despejado, saludable y accesible.

Con pequeños problemas de sonido (demasiado plano y bajo), solucionados después de las cinco o seis primeras canciones, Xoel se arrancó a solas y con la bonita Buenos Aires que muestra el aire del disco y de lo que iba a ser el concierto. Sendos guiños a Lovely Luna  y Deluxe, sus dos proyectos anteriores y mucho de Atlántico, un disco notable, aunque se echen de menos los picos, con perdón.

Deluxe llegaron a su momento más alto de popularidad con ese himno ególatra, de aire nocturno y tal vez tóxico (al menos en los bares en los que sigue siendo coreada hasta el éxtasis), que entra en vena vía riff infalible. Puro pop, vaya. Pero Xoel tiene una paleta amplia, variada y de gusto exquisito, y para el nuevo cuadro ha tirado de colores latinos, paisajes nuevos y la base de la música británica sesentera. El concierto mostró ese bagaje, con la complicidad de un público que terminaba los versos que Xoel, impecable de voz, empezaba.

En el ecuador la banda con la que López vengaba sus últimas visitas acústicas formó una suerte de combo entre Bo Diddley y su icónica (y bastante fea) guitarra cuadrada, y un coro merengón. Sin caer en el buonrrollismo fácil ni en lo obvio latino, en un justo medio que arrancaba sonrisas y, en la medida de lo posible y lo decoroso, cierto movimiento de caderas. Tierra, el primer single del disco, y punto álgido del directo, resume esta aventura, este nuevo rumbo.

El último tramo fue más sesenta británico, pasado por el filtro de ese delicado todoterreno que es Caetano Veloso, y se fue trotando sin caer hasta la hora y tres cuartos, con Xoel de nuevo sólo en el escenario, y sin pesar a los trescientos cincuenta asistentes, dejando un retrogusto dulce y real, con el cierre del Here Comes The Sun, no podía ser de otra manera. Xoel ha caminado mucho y se ha pasado a la homeopatía popular. Hay quien no cree en ella, tal vez la química sea más efectiva, pero esta es más dulce. Y más llana también.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s