Marcos García Guerrero

Por la hora canaria. Las Palmas 2, Sporting 1

1Te levantas con resaca a las doce, que serían las once, pero que jugando en Canarias son las diez. Una locura. Te tomas un neobrufen.

Conectas Yomvi y no tira. Mal asunto. Te vuelves a la cama para escuchar el partido en la radio, y a los dos minutos ya estás sobando. No hay mayor somnífero que un partido mañanero de Segunda División. Despiertas a la una, que serían las doce, aunque en Canarias serían las…, bueno, lo que sea. La cuestión es que te despiertas justo para el comienzo de la segunda parte, y para escuchar el casi gol de Lekic y el gol sin casi de Las Palmas, que además te dice David González que es demérito del Pichu Cuéllar, tragaderu.

Das la vuelta en la cama; un pigacín para quitar las penas. Pero ya no hay manera. Así que no te queda más remedio que escuchar con desinterés (apagar la radio nunca), esperando que entre la hora canaria y la nuestra se haya perdido un gol que nos reenganche en el partido y en la lucha por el ascenso directo. Y el gol lo encuentra Lekic. Si el año que viene nos quedamos sin Scepovic, por favor, que el gigante serbio no se mueva.

La alegría del tanto sportinguista te reactiva, hasta el punto de barajar la loca idea de levantarte e intentar de nuevo enchufar Yomvi. Al final pasas, porque en la cama estás de puta madre y tú ya sabes (lo intuyes desde la comodidad de las sábanas) que Yomvi no funcionará. Mientras, en la radio te dicen que el Sporting se viene arriba, que llega, que tiene ocasiones, pero que perdona. Y tú empiezas a cerrar los ojos y a hacer la croqueta, porque has vivido esa situación demasiadas veces como para saber lo que se avecina.

Y pasa lo inevitable, claro. Balón contrario al larguero, barullu desde la radio y penalti para los canarios. El culpable, dicen, Mandi, matau. Pero luego se corrigen, y te confirman que es un error del árbitro. Así que mucho peor… ¡Villarato! Con la mala hostia que ya tienes, escuchar al iluso de David González reclamar justicia divina por la afrenta sufrida te enciende aún más, porque será un gol como un campanu, pringao, y lo demás es silencio, o mejor dicho, mucho ruido y pocas nueces. Ocasiones de última hora de las que nosotros nunca metemos.

2Cuando el árbitro pita el final, miras la hora cambiada, la antigua y la canaria. Pero para encontrar la respuesta al descalabro del Sporting (el de hoy, y el de los últimos partidos) hay que retrasar el reloj hasta principios de año. Un equipo que no es capaz de ganar dos partidos seguidos, y que ya apenas suma fuera de casa, no puede postularse en serio para el ascenso directo. Ni siquiera en esta Liga en la que nadie se decide a ganar. Y hay que ir asumiéndolo: con lo que hay, nos da para jugar la liguilla, e igual ni eso.

Anuncios

Un pensamiento en “Por la hora canaria. Las Palmas 2, Sporting 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s