Belén Suárez Prieto

Pleitesía para los Stones

rolling

Un grupo de amigos se va de su país huyendo de la presión impositiva. Son jóvenes aún, pero dentro ya de la edad adulta, no son unos niñatos. Son atractivos, alguno de ellos, con un enorme sex appeal. Son ricos. Son famosos. Son drogadictos.

Se van de su país para no pagar impuestos y se trasladan a la Costa Azul, primeros setenta, y se diseminan por la soleada Provenza, con sus familias, con sus amigos, con sus camellos… Hay mujeres bellísimas, no hace falta aclararlo.

Uno de ellos alquila una mansión. Se dedican a dar paseos en barco por la costa, que se les hacen tan cotidianos que aquellas rutas acaban siendo la calle principal de su deambular exiliado por el Mediterráneo.

Alguno de ellos se droga a manos llenas. Gastan enormes cantidades de pasta. Se han ido de su país para no pagar impuestos. Navegan por la costa mediterránea. Toman el sol. Follan mucho.

Descrita así, esta pandilla puede repelernos, con un punto de envidia; millonarios evasores tostándose al sol mediterráneo mientras consumen heroína y demás hierbas en abundancia…

Pero, mientras hacían esto, también construían esa catedral de la música popular, parían esa obra maestra de la cultura popular del siglo XX, el Exile on Main St.

Los Stones, en un raído sótano de un palacete provenzal, crean su mejor disco; británicos paliduchos, levantan ese monumento de la música negra, que culminan en California, una vez más California, siempre California, imprescindible para entendernos. De Europa a Estados Unidos en un viaje donde hubo de todo, pero, sobre todo, por encima de todo, hubo una confluencia de talento en estado de gracia que escupieron en abundancia para que, más de 40 años después de la publicación del disco, en 1972, haya quienes sigamos descubriéndolo y maravillándonos y estremeciéndonos y llorando y sintiendo que, tras franquear la puerta que nos abre “Rocks off”, ya no hay marcha atrás.

Ya no hay marcha atrás cuando de “Rocks off” se va hasta “Shine a light”, en un buen puñado de canciones mecidas por esas majestuosas voces negras femeninas. Ya no hay marcha atrás cuando, casi 40 años después de la publicación del disco, se edita de nuevo con las sobras de los primeros setenta añadidas y entre el material de deshecho aparece esa piedra preciosa del lamento amoroso llamada “Following the river”.

La pareja indisoluble Jagger/Richards compone canciones inmensas, como si, blancos y flacos, hubieran nacido en el algodón de los campos extensos del sur; como si hubieran mamado la leche del góspel en los bancos de las iglesias. Nos narran lo de siempre como nunca, el amor y su consecuencia inevitable, el desamor; trufado todo, que es lo mismo, con el sexo, el alcohol, el baile…

Nunca es tarde para bucear en el genio, nunca es tarde para enamorarse, nunca es tarde para el agradecimiento, a quienes nos han dado las posibilidades materiales y espirituales para disfrutar de la conmoción que provoca el arte, por el enorme privilegio de que disfrutamos sumergiéndonos en el Exile.

El miércoles 25 de junio, en el Santiago Bernabeu, rendiremos pleitesía a Sus Satánicas Majestades, por enésima última vez, por última enésima vez. Bisabuelo Jagger de la hija que tuvo mientras componía el Exile, recién viudo;superviviente a los cocoteros Richards tras haber tomado todo el opio de los campos de Afganistán. Cumpliendo, con Watts, presente en Provenza, y con Wood, y con tantos otros que se quedaron por el camino, antes o después, o que están en él, de las más diversas maneras, 50 años haciéndonos la vida más llevadera.

Lo tenían todo cuando construyeron el Exile: la erótica de la belleza, la erótica de la fama, la erótica del dinero… Pero tuvieron, por encima de todas ellas, la que ha hecho que estén en la historia, la única que la inmensísima mayoría podemos disfrutar de ellos y con ellos, sin posibilidad de volver atrás, porque supieron entender que si la poseían nos la tenían que regalar: la erótica del talento, inmenso y compartido.

Cause you always brought the best in me.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s