Josu Alonso

Los puntos no resuelven la deuda. Un balance económico para el Sporting

El molinon

“El dinero debe estar en el campo, no en el banco”. Esta frase del mítico Johan Cruyff reclamando más inversión en fichajes para el FC Barcelona podría cobrar más sentido que nunca en el Sporting actual. El problema surge cuando en el banco no hay dinero o en su caso la liga te ha prohibido gastar un solo euro en fichajes. Los problemas del Sporting no empiezan ahora. De hecho, la situación es cíclica y vuelven a verse escenas como las de hace 10 años. Es el caso de jugadores reunidos con la dirección buscando tranquilidad para el pago de las fichas. El club tiene una deuda de 32 millones de euros, de ellos 16 con la Agencia Tributaria. El resto se corresponden, apuntan desde el club, con gastos generados por obras en el Molinón y Mareo, la recuperación de las marcas o créditos con Doyen Group así como inversiones privadas en fichajes, caso de Stefan Scepovic.

Recurso ante el TEAD

El pago más inminente a Hacienda se tiene que producir antes del próximo mes de junio. 5 millones de euros que desde el club esperan no tener que abonar. ¿Por qué? Porque confían en el recurso presentado a principios de año ante el Tribunal Económico Administrativo Central. Si el TEAD dijera si y permitiera al club fórmulas alternativas de pago de la deuda, los 5 millones pasarían a ser gestionados por una empresa privada con unas condiciones más flexibles. En Mareo por ahora guardan silencio aunque creen que entre enero y febrero de 2015 se conocerá la decisión de la justicia. Aún y todo, quedarían todavía once millones en la recámara a pagar hasta 2017.

javier-tebas-1

Javier Tebas

Sin embargo, y el propio director general del Sporting lo reconocía, un rechazo del tribunal podría poner en serios aprietos al club. Tanto como un descenso administrativo a Segunda B. El propio Javier Tebas lo ha señalado en los últimos días. Vamos, que el Sporting se puede convertir en el nuevo Murcia si la justicia no obliga a Hacienda a abrir la mano.

El futuro reparto de los derechos de TV que, todo apunta. va a cambiar a partir de 2017, también parece abrir un halo de esperanza en la planta noble. De momento el presidente de la liga solo ha reconocido que se buscará un reparto más equitativo, similar al de otras competiciones. Veremos cómo Tebas lidia con el rechazo de Real Madrid y Barcelona.

Otra posibilidad de la que la LFP habla abiertamente para casos como el del Sporting es la venta de futbolistas. Los de Abelardo están cuajando un inicio de temporada que nadie lo hubiera soñado. Eso si, los buenos números unidos a la falta de dinero tienen sus contras. La obligación casi de tener que vender.

 Estructura mastodóntica

Para entender cómo el Sporting ha llegado hasta aquí, sería bueno analizar los datos de un club que posee una estructura que no es acorde a lo que genera. Dicho en otros términos, es un club que vive muy por encima de sus posibilidades. Se culpa a la Agencia Tributaria de estar incumpliendo la Ley del Deporte que permite aplazamientos pero más allá de la norma está la catadura moral de plantearse estas opciones cuando hay gente que no llega a final de mes o empresas que están cerrando por falta de viabilidad en sus negocios.

Desde la temporada 2008/2009 (primera campaña en Primera División) se han fichado 34 jugadores, han salido 63 futbolistas y ha habido, entre altas y bajas, 28 movimientos de técnicos y auxiliares. Seguramente los excesos de las 6 últimas campañas han provocado en cierta medida la actual asfixia, aunque en principio tampoco debería ser así. Por ventas de futbolistas se han obtenido 11 millones de euros. ¿Dónde se ha invertido ese dinero? La explicación del club es que ha habido que fichar, hacer obras, etc.. No sirve porque a esos once hay que añadir ingresos en conceptos como derechos de TV o abonos entre otros. Esta temporada, teniendo en cuenta que es la segunda en la categoría de plata, el Sporting ha ingresado 3 millones de euros en abonos. Que imagine el aficionado cuanto pudo ingresar en primera y ahora la deuda es mayor que antes del ascenso.

¿Por qué el club no quiere dar la cara? ¿A qué se debe el silencio que reina entre las paredes de las oficinas de la Escuela de Futbol de Mareo? Aparecer ante los medios de comunicación una vez cada año o año y medio apoyado por la plana mayor no es dar la cara, es únicamente cumplir con el expediente.

 Ruptura del consejo

La situación desde luego no es cómoda y la afición comienza a revolverse porque a estas alturas muy poca gente cree que el Sporting es un caramelo que todo el mundo se quiere llevar a la boca. Más bien podríamos compararlo con un alimento que está muy cercano a su fecha de caducidad.

Covaonga javier, pte_ mister__ [Desktop Resolution]

Antino Veiga, Javier Martínez y Javier Fernández, rezando a la virgen de Covadonga.

El consejo del Sporting esta dividido en dos: en una parte se mueve el hijo del máximo accionista, Javier Fernández, apoyado por Javier Martínez y el presidente Antonio Veiga; y en otra los asesores externos Iñaki Eraña y Fernando Losada. Precisamente la relación se acaba de romper cuando este último da la cara tras la manifestación de un sector de la afición pidiendo la salida del club de los gestores. “Este consejo no es sordo. Yo me doy un margen de dos meses para que se cierre la vía de la financiación y la venta. Los cambios están más cerca que nunca pero si en ese tiempo no hay movimientos dimitiré”. Estas palabras, apoyadas después por Eraña, molestaron a Javier Fernández que entendía que Losada se había extralimitado en sus funciones. Las reuniones habituales de los lunes pasaron a mejor vida.

Alfredo García Amado y Javier Fernández son las dos cabezas que tratan de conseguir financiación a corto-medio plazo y una posterior venta. La colaboración con el Storm City de Miami había disparado las alarmas sobre una posible entrada de José Antonio Reygadas en el club. El abogado mexicano podría aportar dinero aunque Fernández prefiere la vía europea a la americana. Se negocia con un grupo empresarial europeo aunque poco más se sabe ya que el asunto se está llevando con mucha discreción. Hay que recordar que quien quiera comprar el Sporting debería desembolsar 4 millones de euros aproximadamente por el valor de las acciones de José Fernández más la deuda que arrastra la entidad.

Por ahora ni hay financiación, ni hay comprador y los plazos corren en contra del Sporting. En lo deportivo las cosas esta saliendo muy bien con la segunda plantilla más joven de la categoría encaramados a la cuarta posición de la tabla pero, señores dirigentes, los puntos no disuelven la deuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s